CON MIS MEJORES DESEOS

Después de atravesar seis gélidos inviernos

sin apenas vacilar,

de realizar en ellos un esfuerzo continuo,

comienzas a sentir el triunfo y su bondad,

pues es un paso menos que dar,

es en tu vocación el fin del principio.

 Mas reconozco que en mi interior

 crece por momentos una nostalgia prematura,

y una cierta melancolía me invade,

pues no recibiré tus bromas por la mañana,

ni me enfadaré gracias a nuestras absurdas discusiones.

 

Por eso y por mucho más

 es por lo que me apena ver como partes,

 pero me alegra más que cumplas tu sueño,

jamás vuelvas,

pues soy feliz al comprobar cómo tus alas surcan el cielo.

 

Te pido que como hace la gaviota cuando observa su mar,

tú continúes soñando,

sé desde hoy la lechuza que enseñe a caminar,

y esa paloma que con su laurel en el pico

 muestra el mensaje de las palabras de Cristo,

 sé abogado y custodio de la paz….

Mas con Yai sé por siempre la golondrina que ama y que se deja amar,

crea una familia y acurrúcala en el interior de tu alma,

mas ante el furor compórtate con calma,

mantén vivo el fuego en tu hogar.

Yo confío en que recuerdes según tú a este mal escritor,

 al menos cada vez que laves tu ropa,

pues él supo que tarde o temprano lo lograrías,

y ahora sonriendo alza por ti su copa.

Confieso sin más  que me siento emocionado al escribir este texto,

no es para decirte ni mucho menos adiós,

 sino para que sepas que al menos en algo te aprecio….

 En este momento con total sinceridad te deseo lo mejor,

rezo por ti esta noche a nuestro Dios,

pues Él hizo posible que te cruzaras conmigo,

por eso le estoy y te estoy agradecido.

Aquí estaré,

observaré desde mi cueva lo que te ha marcado el destino,

solo me queda decirte

vuela alto maestro,

 nunca dudes de que aquí tienes un amigo.

A CARLOS MARTINEZ GOMEZ

CON MIS MEJORES DESEOS EN SU NUEVA ANDADURA.

UN FUERTE ABRAZO AMIGO,

         GRACIAS POR SIEMPRE MAESTRO.

            Escrito el 03/02/2016    

Anuncios

LA BRISA

Quiero ser mientras respire

como una fresca brisa que pasea por los campos de su existencia sin rumbo,

y ese sutil susurro que posa ante las altivas piedras su crítica activa y serena,

pues jamás juzgaré, no es ese mi papel,

mi única labor es unir posibles diferencias.

 

Deseo ser el huracán que murmura para sí mismo

antes de destruir lo que representa toda su insana injusticia,

y quiero dignificar aquello en lo que empleo mi tiempo  gracias a mi esfuerzo,

ser para ti ese hermoso latir que se acelera por dentro,

pero sobre todo ser hacia este mundo y hacia ti totalmente honesto……

 

Y ni soy esa fiera salvaje que remueve conciencias,

ni pretendo ser más que lo que dicen de mi con una pluma mis dedos,

no soy la obstinada guadaña que trae consigo la muerte,

y juro que jamás asistiré en vida a mi entierro.

 

Lucharé por ser feliz,

por seguir la estrecha senda de la pasión y la alegría,

y ruego porque nuestro amor no se canse nunca de sí mismo,

pues  pretendo que vuele siempre alto

al tener el corazón de ambos un único destino.

 

Comprende que tú y yo somos dos aves sin prisa,

y que mi trayecto únicamente tiene sentido si alcanzo el horizonte contigo.

 

Y sin más reconozco que de tu tempestad yo quiero ser su paz y tu calma,

déjame ser un soplo de alivio cuando te despiertas cada mañana,

y ese impulso de esperanza que tan sólo a veces te atrapa,

por favor  permíteme ser el único amante que acaricie tu alma.

 

Y proclamo que intento ser libre

aunque esto no signifique que no me encarcele a mis sentimientos,

el más grande y más bello que tengo,

es a esta hora mi hogar perpetuo,

en él se encuentra un amor sin límite,

yo solo a ti te lo entrego.

 

Porque mi deseo es por siempre surcar el mar de tu pecho

siendo como aquella brisa que transita sin miedo,

las calles oscuras velan mi sueño,

únicamente te pido perecer sin gloria ni ruido en Madrid,

pero jamás separarme de ti,

pues  solo contigo quiero ir desde aquí hasta el cielo.

 

Escrito el 26/01/2016.

ESE PADRE QUE NO SOY

Confieso que ante esto sí soy cobarde, que mi valor se esfuma cada noche como lo hace el humo en una ciénaga, y cierro los ojos soñándole, queriendo no sentir su figura entre mis brazos, y es que el deseo de tenerle es tanto,  que ante ello necesito ser más que nunca  cauto y usar la sensatez, a esas locuras que están  tan idealizadas que las partan cien rayos.

Ya me ves mi amor, aquí como siempre desnudo.

Sé que únicamente puedo expresártelo en unas cuantas líneas y sin mirarte a los ojos, a ti, que me culpaste de no querer tener nunca a un hijo, que me acusaste de mis eternas dudas y de las palabras que solo a ti te digo, las que te muestran mis más profundos temores…. ¿Y sabes qué? quizá tengas razón, seguramente sí que cometo  un error contigo, y ahora, en la lucidez que me otorga esta noche, pienso que soy demasiado honesto, que continuamente te muestro mi lado más sincero, y eso quizá para algunas personas es imperdonable….

Mas puede que junto a ti no sepa ser de otra manera, y creo que soy un esclavo de sendos errores, pues no sé cómo ocultarme debidamente, y lo que en sí pudiera ser fortaleza, es interpretado constantemente como debilidad, como el llanto del pobre…

Deberíamos ser conscientes de que todo ser que tiene el privilegio de poder denominarse humano duda y siente dolor.  Las personas sufrimos, lloramos, reímos, y a veces nos lo ocultamos a nosotros mismos o a los demás por el miedo al qué dirán, para intentar evadirnos de ese dolor que siempre es y será inevitable….

 

Por ello mi único error (si es que se puede llamar así), es que yo no pretendo ocultarlo. Eso es lo que soy, lo que me hace un ser precisamente de este mundo y no de otro, y si alguien quiere fingir ser el más duro que se ponga una careta, que forme un muro ante sí, que yo el mío ya lo he derribado, y nunca me arrepentiré de haberlo logrado….

A estas altas horas te digo, con la mano en mi pecho, que  tengo mil y una razones para no tener al que sería nuestro hijo, el tuyo y el mío, pero que a su vez también tengo mil y una más para que nazca rodeado del amor que tú y yo sentimos.

Aunque te confieso que ante esto sí que soy un hombre cobarde, y que mi valor es tu luz…. perdona si no te he sabido mentir, y si de nuevo he caído en el error de ser como siempre demasiado honesto.

 

Escrito el 18/01/2016.

CONSEJOS A LA LUZ DE ESTA LÁMPARA

Te veo escribir

y observo atentamente tu figura,

tu semblante a menudo es entre serio y nostálgico,

y además sé que para ti nunca es ni será ningún placer fingir…

 

También sé que lo único que buscas es ser feliz

y sentirte libre,

y que ni el dinero ni la fama

son cosas que desees

ni te impidan dormir.

 

Descubro al mismo tiempo que tus ojos

las lecturas que lees en soledad,

y en el papel persigues al menos la consideración de narrador decente,

pues en tu mente se encuentra siempre el anhelo del alumno,

el de superar al buen maestro y así mejorar lo que él hubo escrito.

 

Lo que te impulsa es la vocación,

la ilusión de expresar aquello que experimentas y que solo tú ves,

y comprendes que en ti no hay ningún genio,

pero a su vez que jamás debes echar por tierra la labor de tus dedos.

 

Te ruego que no te atormentes,

que no te humilles nunca más ante el amor,

pues yo más que nadie entiendo tu camino,

sé aquello que te mereces,

lo que tú has conseguido,

lo que luchaste con valentía

desde tu pasado hasta el presente,

ese sueño que ya has conseguido.

 

Y como todo ambivalente

sé que te mueves por dos extremos,

comprendo que aquello que quieres,

jamás es tu deseo…..

 

Te pido que sigas jugando con la tinta de esta pluma

sin tener la necesidad de acomplejarte,

pues los hay y los habrá siempre más grandes,

al igual que alcanzan las mieles del éxito algunos peores….

mas por ello no te pares,

no frenes nunca tu obra,

porque sé que pocos como tú se habrán levantado

después de probar tantas veces el licor

de la derrota….

 

Ahora sonríe a la mañana,

y mírate en el espejo,

escucha de ti mismo estas palabras,

y haz caso a tu propia voz,

sigue su consejo.

 

Escrito el 12/01/2016

LO SIENTO

Perdona si te molesto,

si crees que me intento meter

demasiado en tus cosas,

siento a veces ser hacia ti

tan honesto,

perdona si no sé dejar a tiempo en silencio

mi boca.

 

Por favor,

no tengas en cuenta la torpeza de mis palabras

pues tan solo te piden que no me mientas,

y dime lo que se te antoje

pero siempre hazlo a la cara….

 

No me digas que lo comprendes

si ves en mí lo que te parece alguna rareza,

quiéreme si así lo sientes,

olvídame si tu corazón en este momento lo desea…

 

Ya me ves,

no soy ni hombre importante

ni caballero andante,

y quizá mi mayor fortuna

es que tú te fijaras en mí.

 

Mi alma bien sabes que es vagabunda,

y sobre mi escritura qué decir….

hay ocasiones en que me parece un tanto mediocre…

y sin más reconozco mi miedo y que me sacuden a menudo las dudas,

dudas de lo que yo para ti represento,

y miedo al dolor que me ahogará lentamente

si te pierdo.

 

Te pido perdón por quererte,

por hacerlo así de desnudo,

y no desconfíes ya que no sé hacerlo de otro modo.

 

Siento comportarme como un loco,

como un desecho moribundo….

 

Te pido perdón si en algún instante te molesto,

y siento en el alma si no es tu deseo,

que mi amor se muestre a este mundo por ti tan sincero.

 

 

Escrito el 11/01/2016

LA IMPORTANCIA DE VUESTROS OJOS

En tus momentos más bajos, cuando nadie, ni tú mismo piensas que puedes salir adelante…

Cuando pertenecer a este mundo que te es tan ajeno es como un sueño inalcanzable, puesto que él es algo normal y tú eres a menudo enjuiciado como si fueras un monstruo…

En el momento en el que te sientes más agotado después de tantos y tantos desprecios, de sentirte tan culpable sin razón, de pensar si en verdad puedes ser tú como un sádico verdugo, en vez de la víctima de unos prejuicios que siempre y a todas luces son irracionales…

Es cuando tienes que salir de nuevo, a pesar de la más que probable frustración, y enfrentarte a ese público invidente que no sabe o no quiere ver….

Ten claro que tú eres una persona como otra cualquiera, con tus derechos y obligaciones, con tus penas y alegrías, y solo por eso mereces el respeto que algunos pobres de espíritu e ignorantes te niegan…

Te aseguro que gracias a tu perseverancia te darás un día cuenta de que por este planeta pululan otros ojos, unos que en vez de rechazarte te acogen, que no se fijan tanto en tu diferencia como en lo que os une, y que tienen claro que cada persona es única en sí misma, y por eso, para el propio crecimiento del individuo, se debe escuchar e intentar comprender…

Siempre me pregunté ¿por qué todos nos esforzamos por ser diferentes si después eso mismo visto en el otro es rechazado?…

Por eso, busca a esa gente, tú que sé que te sientes tan solo, y si la encuentras, aunque sea en alguna persona dispersa, lucha por ella, y muéstrale tu sonrisa, porque aunque a veces se caiga y se sienta perdida, tu gesto le recordará que tiene un motivo para volver a levantarse, ten presente que su fuerza es tu fuerza, y la tuya la suya….

Pienso que esta vida merece aún más la pena por esos locos idealistas que como el Quijote persiguen un sueño, por esos hombres y mujeres que te saben ver tal cual eres, gente que se esfuerza por conseguir que este mundo pueda convivir cada día con un poco más de respeto y de paz….

Quizá yo sea otro loco idealista, pero tengo la convicción de que se puede lograr hacer visible lo invisible, para ello solo hay que levantarse con ilusión, e intentar ver esta vida con otra mirada.

A MARIANO ARIAS Y A LOS AMIGOS DE “CON OTRA MIRADA”. SE OS RECUERDA Y ADMIRA…

ESCRITO EL 06/01/2016

ELOGIO AL DOS

Dos son las golondrinas

que miraban al horizonte hoy

desde nuestro balcón,

y dos minutos dura

la lectura de este texto,

aunque eterno

su final deseo que perdure,

a pesar de que esto supusiera

que lo hiciera

tan solo en tu pecho.

Sin dos no es posible

hacer de la pasión

un fuego que ilusione,

ni nada que no conduzca

al abismo de no poseer jamás ninguna esperanza….

Porque al igual que un escritor no puede existir

sin su pluma,

y del mismo modo que con dos acordes

alguien es capaz de componer

alguna de las melodías más bellas,

yo,

sin los cuidados de mis padres

nunca me hubiera hecho hombre,

y sin sus enseñanzas

no habría osado ni tan siquiera soñar el ser libre.

.

Sin dos no es necesario el tiempo,

ya que no llegas tarde a ningún encuentro,

y al ser solitario en un momento dado la soledad le confunde ,

y el silencio termina por volverle loco,

pues en un tramo de su camino

el miedo siempre le vence,

y envuelve todo aquello que él ve y siente.

¿No te das cuenta que si un niño no tiene ningún amigo se lo inventa?,

pues dos son más que uno,

y dos son uno únicamente cuando un mutuo sentimiento así lo sustenta.

Sin dos no hay perdón

ni consuelo posible,

y dos son las letras

con las que culminaré

este texto,

dos son contigo

los años vividos,

dos los anillos

que nuestros dedos ostentan.

Dos son para mí las expresiones más bellas,

y sabes que cuando te las susurré fui sincero.

¿Qué puede haber más bonito

que escribirte lo que ya te dije en la intimidad de nuestro lecho?……

Pues aquí y ahora lo repito y lo confirmo….

´´Te amo´´,

´´te quiero´´.

Escrito el 03/01/2015

ADORNOS

Adornos que recorren a estas horas las atestadas calles,
que trepan por sus árboles,
y se ocultan…..

Que te sorprenden aunque seas de ellos consciente,
a pesar de que los esperes,
y lo hacen de improviso,
aunque tú mismo sepas
que se hallan al torcer cada esquina.

Guirnaldas creciendo en el más extenso de los arrabales,
y en la comisura de vuestros labios desapasionados,
la cobardía de su disfraz hecha jirones,
vueltos estos a ser cosidos con una brutal prisa,
sin razonar que no son las mejores condiciones….

Y caigo en la cuenta
de que la nata que decoraba mi pastel
la olvidé sobre uno de mis lienzos,
y de que en él dibujé algo que creo irreal,
pues en él te dibujé a ti,
diosa de mis sueños…

Tú que eres tan solo un anhelo,
algo que con fuerza deseo.

Paseo y veo rostros ocres
en caras sin vida,
máscaras que ocultan de sí mismas lo que en verdad sienten,
que ostentan sus verdes pálidos y sin esperanza,
y esos blancos que de sus dedos nunca saldrán puros,
pues están consumidos por la mezquindad y su arrogancia….

Por eso te quiero a ti,
tú que estas ahora y siempre desnuda,
porque aunque torpe e imperfecta
te prefiero enteramente así,
sin zonas oscuras…..

Amo la naturalidad de tus gestos,
y la sencillez con que lanzas al aire tus palabras,
no te das cuenta de que te amo sin ambages,
de que este pecho que en mí late no te miente….

Pues tú eres la maquinaria de este reloj,
la mano que le da cuerda y le enloquece….

No pares jamás este tiempo que es de los dos,
que yo te lo pagaré con la luna y mi amor,
y así será eternamente.
ESCRITO EL 31/12/2015.

DESDE EL CALOR DEL COLCHÓN

Buenos días ciudad,

tú que nunca duermes

y bostezas cansada tu humo

entonando la misma canción…

 

Esa que nos habla de tus calles imperfectas,

del caos en las aceras,

y de la gente sola,

esa que dentro de ti

busca como loca

compañía en el corazón.

 

La tuya es la melodía de la nostalgia,

con tu chotis y su chulería,

y la medio verdad de tu historia,

pues de ti ya sé que no tan solo se puede ir al cielo.

 

Buenos días tenga también la vida,

aunque se congelen sus flores fuera,

a pesar de tantos hombres convertidos en lobos,

y de nuestro duro y desagradecido trabajo,

el que nunca llena el bolsillo del honrado,

el que mantendrá vacía su despensa.

 

Buenos días al sol,

que tímido observo como se oculta tras los tejados,

buenos días a los rostros marchitos,

a los que perdieron su resplandor,

y a las tumbas humildes,

las que se perdieron entre las cunetas,

y a todos los legados

que nos hicieron ser como somos….

 

Adiós a la guerra de un pueblo,

saludos al perdón….

 

Y ahora despierta tú mi amor,

ayúdame a deshacer las sábanas de esta cama,

y riámonos de la tristeza que nos ocupó tanto en el ayer,

y de todas esas cosas que no puede solucionar el alma.

 

Quiéreme en esta vida

y hagamos que ella sea eterna,

que  no quiero más amor

que el tuyo,

no quiero más pasión que esta

con la que en este amanecer me alimentas…

 

Descubre tu alegría,

consigue tus sueños,

vuela de mi mano aún más alto,

y date cuenta de que ya por siempre tú y yo

seremos como uno mismo,

a pesar de que somos dos

los que nos amamos…..

 

Escrito el 27/12/2015.

ENCUENTROS Y DISTANCIAS

Ayer quedé con un amigo de la infancia. Me había acordado a lo largo del tiempo muchas veces de él, de su inquebrantable alegría, de su valentía, y de la vitalidad con que lo hacía todo imprimiendo a los que le rodeábamos un halo de ilusión, unas ganas renovadas de devorar esta vida. Le recordaba como si fuese un ejemplo a seguir, alguien que merecía realmente la pena en esta ciudad un tanto plomiza, en este barrio un tanto gris.

Por ello y por una cierta nostalgia busqué en internet, pregunté a antiguos conocidos de ambos, y al fin pude contactar con Arturo, en el pasado uno de mis mejores amigos.

Sin embargo, después de marcar su número, cuando apareció su voz al otro lado casi escupiendo un escueto ´´diga´´, un ´´diga´´ sin casi interrogación, con una pronunciación perezosa y cansada, me pregunté si con el que me encontraba hablando era aquel amigo o no del ayer, y después de las dudas y de unas breves palabras entre los que ya éramos dos desconocidos, accedió a la cita que le propuse con lo que me pareció una gran desgana, y a continuación, al colgar, evoqué otro mundo, uno en el que Arturo era como una especie de maestro siendo yo como un niño apartado, un simple y celoso discípulo.

Quizá por ello me fui separando de él, reconozco ya pasados los años que no aguantaba ser siempre su sombra, me quemaba el deseo de lo que por mi propio carácter no podía ser, eso que a su vez era mi amigo el que lo representaba.

Por eso ayer me topé con una gran decepción y un cierto alivio, a pesar de que fue también un amargo reencuentro….. Y es que Arturo ya no es el que era, ya no ostentaba ni su alegría ni la vitalidad de antaño, tan solo transmitía apatía, pena y aburrimiento, y al cuarto de hora una despedida, un ´´que te vaya bien´´ que sonó como un ´´hasta nunca´´, y yo con ese ideal que era él por los suelos, como saliendo de un sueño que descubro que no era en absoluto real.

Ahora Arturo se ha convertido en una leyenda perdida, una amistad truncada, en algo más que olvidar.

Escrito el 24/12/2015.

CUIDAR DE TU ALMA

Vistas a esta ciudad que no respira,

que lentamente se ahoga.

 

Sala de espera sin absolución,

que no tiene en sus paredes reloj,

pues en su fría calidez

el tiempo es lo que más y menos importa .

 

Madrid se asfixia con el humo de su arrogancia,

con la falsedad de nuestra hipocresía,

y sin pasión te miente y te atrapa,

te pone en el cuello una soga,

desprecia con desdén todo aquello que con tu esfuerzo logras.

 

Te hace mendigar,

sientes en ella una honda soledad,

y aun siendo así

no puedes evitar añorarla,

en la lejanía no puedes hacer nada

salvo amarla.

 

En sus calles en sombras

observo su rostro dormido,

y mi mente vuela al ras de tu suelo,

te encuentro en el latir de mi pecho,

te hallo en lo más secreto,

lo que no son nada más que mis sentimientos.

 

Risas y lágrimas ante cualquier partir,

dolor y alegría,

recuerdo y olvido,

esto es en esencia vivir.

 

En estos dos meses transcurridos en el hospital me di cuenta,

de que cuidar de aquello que más quiere tu alma,

significa lo mismo que

cuidarte y amarte a ti.

 

(A MARISA, MI AMOR, Y A LAS QUE SE FUERON EN ESTE AÑO QUE LLEGA A SU FIN, ELSA Y MORETA)

 

ESCRITO EL 16/12/2015

CAMBIOS

Desde hace ya tiempo, un tiempo que es como un atardecer casi imperceptible, seguramente más duradero del que yo pretendo reconocer, observo como mi rostro se transforma y miro a esos ojos que me desafían en el espejo, y me digo, miéntete, dite a ti mismo que todo va bien, que estoy consiguiendo encontrar mi lugar en este mundo, que no tengo miedo.

 

Siento la juventud por mis venas pero mi cuerpo se cansa. Mi mente se dispersa, mis dedos ya no tienen el vigor, la rapidez, la ilusión de antaño, y las letras se espacian, se vuelven reflexivas, los textos van perdiendo su frescor, y los grandes proyectos se demoran.

 

Ahora los halagos los recibo sin aposentar sueños inútiles, y las críticas a menudo ya no me sirven ni para aprender. Soy consciente de casi todos los errores cometidos, y comprendo mis debilidades, intentando que todos se den cuenta de mis fortalezas, y ocultando con cierto patetismo mi falta de brillantez, mi ausencia de indolencia.

 

Todo a mi alrededor se ha relativizado a pesar de que soy mucho más firme en mis posturas. Mi palabra jamás se arrodilla aunque mantenga la prudencia, pues el sosiego es lo que el tiempo en mi más cultiva.

 

El pasado es a mi espalda cada vez más ancho, y el presente me sorprende día tras día agarrado de tu mano. Del futuro mejor ni hablar, ya que se hace cada vez más sombrío. Aquello que planeé años atrás ni lo logré, ni ya creo tener el deseo de lograrlo.

 

Sin embargo quién habría dicho hace apenas tres años que crearía un hogar en Madrid, que me haría cargo de un buen trabajo, que te encontraría, que me enamoraría de ti, y quién supondría que tu pecho me brindaría su amor y yo perdería el temor de aceptarlo…..quién lo hubiera ni tan siquiera pensado, y sin embargo ha pasado.

 

Mas continúo siendo como un niño grande, alguien que desconfía de su propia valía, un hombre que intenta soñar lo que ya nunca en su vida podrá ser, aquel que se alegra al ver la sonrisa de una niña…

 

Será que me hago mayor, que el reloj jamás se para, que crece a cada instante mi sensatez, quizá será que estoy cambiando.

Escrito el 10/12/2015.

OTRA NOCHE SIN TI

Cae la oscuridad
y cierro mis ojos,
sé que tu no estás,
que hoy no vendrás,
que no te podré arropar
con mis brazos,
y este frío que me envuelve
no es el de la calle
sino el de este cuerpo solitario.

Su único fuego es tu tacto,
y mi mayor ilusión
es que estés feliz siempre
a mi lado.

Mas me prometí nunca amar,
y no quise oír mi latir,
pero en aquel restaurante,
en ese rincón que a esta hora
rememora nuestro nombre con nostalgia,
descubrí tus ojos,
deseé tu boca,
y en el paseo de camino a tu casa
te besé.

Madrid ya será para siempre ese recuerdo
que sin pretenderlo retorna.

En ese momento empezó mi vida,
en ese instante sentí de verdad
por primera vez,
mas era consciente de lo inevitable
que sería el dolor,
porque cuando algo te importa,
cuando realmente lo amas,
una guerra interna te asedia,
al igual que tus propios celos,
y el silencio de su ausencia
te duele como si te asestaran la puñalada más violenta,
pues te sientes indefenso,
como si te desgarrasen unos afilados colmillos el pecho.

Y lo sé porque así lo siento,
sin saber aún que sentirás tú,
qué pensarás de esto que con
total sinceridad te cuento.

Tengo presente el que quizá
ves en mí a un mal escritor,
a un pordiosero sin rumbo.
Quizás notas que soy como un niño
insensato,
como un loco sin brillo,
un ser sin futuro,
o un soñador que demasiado a menudo llora,
que seguro adelanta en exceso las cosas.

Por todo esto hay ocasiones
en que me pregunto
el por qué me quieres,
y aunque me gustaría
sé que no tengo la capacidad
para expresarte cuánto te quiero.

Y duele…

Duele esta noche y su luna,
al igual que dolerá la luz
cuando me despierte al alba.

Sin embargo iré a recogerte este viernes,
e iría todos los viernes que hiciesen falta,
mi única felicidad es ver tu sonrisa,
y mi mayor tristeza nuestras siempre
torpes discusiones….

No dudes de que sufro
al notar la tibieza de este lecho
que sabes que tan sólo es nuestro,
y al que a esta hora le falta su otra mitad,
pues le falta el ardor de tu cuerpo….

Te deseo y me frusto,
porque quiero besar tu cuello
y no puedo,
tocarte a esta hora sería mi salvación,
pero sé que hoy es inutil ese sueño.

Me prometí nunca amar
e intenté no escuchar
las voces de este latir…

Mas descubrí tus ojos,
y acaricié con mis labios tu boca.
Al pasear junto a tí empecé
a sentir la vida,
y soy consciente de que este dolor
que me aqueja,
esta enfermedad que tanto me alivia,
es producto del recuerdo de tu sonrisa,
es tan sólo por lo mucho que
yo te amo.

(A Marisa Belarmino)

25/11/2015.

LOS SABORES DE LA AUSTRIACA

No tenía nada de especial, parecía un día como otro cualquiera, uno cargado de la misma monotonía que me hace pensar a veces que no debo esperar mucho de esta vida.

Por aquel entonces trabajaba de recepcionista en un casino de la zona centro de Madrid, tenía un futuro incierto, muchos sueños en la maleta, y quizá excesivos pájaros en mi cabeza. No sabía qué debía esperar de mí mismo, estaba algo confuso entre tanto bullicio habituándome como podía a una ciudad nueva, a un mundo diferente, uno que no comprendía aún bien del todo. Sin embargo, fue en aquel día que no parecía para nada especial cuando cambió mi destino, porque en aquella media mañana a la que le amenazaba con su agua un cielo encapotado de gris entré en ¨La Austriaca¨, y me senté en un taburete en una de sus barras.

No conocía aquel sitio, no te conocía a ti. Entre plato y plato te vi pasar y de repente se difuminó todo. Se quedaron en silencio las conversaciones, desaparecieron las risas, así como la gente que nos rodeaba, nada existía en aquel instante excepto tú y yo, y el reloj en lo alto se dio bien cuenta de ello queriendo pararse, o más bien esa fue mi ilusión, pero la única verdad es que nunca lo hizo, jamás por nadie el tiempo se frenó.

Allí estabas tú con tu juventud, la única mujer de pelo rubio y sonrisa incandescente que me hizo dudar de si debía o no acercarme, de si podría salirme algo de voz por mi de improviso ahogada garganta, mas fui valiente por esa vez y te hablé como nunca creí que lo haría hacia nadie, como ya jamás lo volvería a hacer, y aquella tarde la Gran Vía comprobó cómo mi inocente y ansioso corazón se aceleraba a cada paso.

Apenas pude dormir después gracias a un feliz insomnio, tu imagen estaba impregnada por las paredes de aquel pequeño y solitario cuarto en el que habitaba. Pensaba aquella fría noche en nuestra nueva cita en ¨La Austriaca¨, en si realmente aparecerías o por el contrario al no encontrarte allí te convertirías con el tiempo en un dulce recuerdo, en uno de esos a menudo bellos fantasmas que sin dejar rastro alguno desaparecen.

Quizá no me equivoqué en nada y sin embargo allí te vi al día siguiente, al igual que nos vio la luna hacer el amor en una habitación del hostal que se encontraba justo al lado.

Todavía no llego a comprender muy bien lo que pasó, como se esfumó aquella alegría que creía compartida. Pasamos un mes juntos entre comida casera y los besos furtivos que nos dabamos a escondidas, quizá rodeados de demasiado misterio, un misterio que se convirtió poco a poco y de repente en tu ausencia.

Te fuiste sin dejar rastro, sin una nota, sin ninguna palabra, sin tan siquiera una razón que intentara mentirme. Desapareciste y el reloj que estaba en lo alto soltó una sonrisa resignada, una sonrisa triste, puesto que supo que mi pasión estaba destrozada, y eso es algo que para él es una tan repetida como vieja historia.

Ese fue el infeliz impulso que me hizo agarrar una pluma y sacar un papel de mi cartera, y ya no estaré nunca seguro, pero creo que sobre aquella barra escribí el que ha sido mi mejor poema de amor. Al salir de allí se lo regalé a un vagabundo olvidando así para siempre unas letras que no obstante todavía hacen que arda por dentro.

Desde entonces no he parado de escribir, no sé si lo sabes, y reconozco que aunque ahora tengo muchas más cicatrices, la que tú me dejaste es la única que aún en ocasiones sangra, y sin quererlo del todo pero deseandolo intensamente vuelvo a ¨La Austriaca¨, y sonrío, y entre bocado y bocado de vez en cuando alzo mi copa. Brindo por tu recuerdo, porque estando allí tengo siempre la ilusión de reencontrarte, y porque sus sabores me transportan a un tiempo de ensueño, a un mundo lejano en el que fui realmente feliz, puesto que ese es y será nuestro rincón, el lugar en el que me enamoré de ti.

                                                           

Escrito el 25/11/2015.

UN SIMPLE JUEGO.

Me acuerdo de la alegría que me producía jugar a balonmano y efectuar algún pase que parecía inverosímil, así como conseguir un nuevo tanto para mi equipo, o robar la pelota para a continuación armar un contraataque.

Era bueno en ello, o al menos eso creía. No lo hacía precisamente por los elogios recibidos por aquel entonces, ni por la confianza que depositaba en mí el entrenador al nombrarme capitán. El entrenador al que todos sus jugadores admirábamos, ya que teníamos la certeza de que llegaría gracias a su talento y esfuerzo a cotas más altas y estábamos en lo cierto. Mi cara mostró una amplia sonrisa cuando le vio triunfar años después por la tele.

Tampoco pienso que lo hiciera por hacerle mucho caso a ilusiones poco reales, cuando escuché rumores de que quizá me querrían hacer un contrato. Puesto que yo  únicamente tenía fe en mi valía gracias a ti papá. Gracias a aquella mirada llena de orgullo. La que más profundamente me mostrabas cuando de tu boca solo salían duras críticas. Yo jamás me tomé a mal dichas críticas, y eso deberías saberlo, ya que sabía que eran para que no me durmiera en la complacencia del está todo hecho, para que diera siempre de mí cada vez un poco más.

Aprendí mucho de aquello, y estuve a punto de conseguirlo papá. Si no lo hice fue por la mala suerte que le puede aquejar a cualquier deportista, porque al igual que a un soldado que va a la guerra le pueden matar, a un deportista el infortunio de una lesión le puede quitar lo que a él le daba más vida.

Reconozco que uno de mis días más tristes fue en el que empecé a notar molestias en mis gemelos. Soy consciente de que me derrumbé al poco tiempo, y eso tú lo sabes muy bien. Estuviste conmigo cuando me informaron de que tendría que abandonar mi sueño, el de llegar a ser un jugador profesional. Recuerdo que en aquel instante tú me abrazaste mientras yo lloraba desconsolado, allí delante de aquel médico al que también se le saltaron un poco las lágrimas, como a ti, como a todos los que sabían de mi ilusión y de mi esfuerzo.

De repente, todo mi mundo y mi sacrificio se desmoronaron, y fue cuando tú cogiste las riendas de mi dolor e intentaste animarme. Lo conseguiste, puesto que desde entonces, en el transcurso de estos años aprendí que la vida siempre sigue a pesar de sus bandazos, y que si pierdes algo importante para ti debes buscar otra pasión, algo que te vuelva a ilusionar.

Vaya si la encontré papá. Al escribir soy feliz, y además puedo intuir en ti parte del orgullo de antaño, a pesar de que también te observo, observo tu sufrimiento.

Envejecer sé que no debe ser fácil, y me duele ver a veces tu angustia. Sé que la fuerza que antes tenías ahora notas cómo lentamente se debilita, y sé que a veces te sientes torpe.

Comprendo que hay ocasiones en que quisieras hacer aquello que hacías tan solo unos cuantos meses atrás, y entiendo que te entristezcas al comprobar que no puedes.

Es precisamente ahora papá cuando tienes que alzar la mirada y verme a mí en la grada con mis ojos vidriosos llenos de orgullo, porque yo sé cuánto vales, y me gustaría que en vez de dudarlo pudieras sentirlo.

No te preocupes tanto, porque si te lesionas en ese camino nuevo y viejo que emprendiste, y un mal día compruebas que algo te impide seguir tu rutina, déjame ser el hombro en el que llores, y después levántate…..y si no pudieras por ti mismo, permíteme ser la mano que te ayude a conseguirlo, el hijo que te apoye para que puedas cambiar dicha rutina, porque si esta ya no sirve, encontraremos otra que te motive….

Porque el vivir cada vez estoy más convencido de que es un simple juego, y papá, sobre todo en estos momentos, el amarse e intentar comprenderse es  entre tú y yo, lo más importante.

(A MI PADRE)

18/11/2015

FIESTA DE CUMPLEAÑOS

Aplausos, felicitaciones, regalos, bailes en el salón principal, saludos cordiales, conversaciones agradables, siempre mostrando la mejor de las sonrisas. El vestido deslumbrante, el maquillaje en mi cutis digno de una reina, los caballeros invitados me besan la mano con cortesía, y sus damas se inclinan levemente y me critican a la espalda con cierto resquemor, puesto que todo lo que hoy las rodea está puesto ahí para mí, todo está realizado en mi honor. En este día cumplo un año más, igual de radiante que tiempos atrás pero mucho más vieja, aparentando una felicidad a todas luces ficticia, ocultando que me estoy hundiendo en el abismo oscuro de una depresión, en la tristeza de una melancolía perpetua.

Me desilusiona cada vez más este mundo y sus miserias, y este cóctel que me ofrecen hoy tiene un sabor amargo, salgo en las revistas de mayor difusión, aparezco en televisión y todos permanecen atentos, pues el sonido de mis palabras tienen más valor que su contenido, ¡callad que habla esta diosa!, pero para ti esas palabras que pronuncia mi boca, son el abono que nutre tu cultivo de odio,  mi imagen hace que el aparato que la reproduce se convierta en algo infernal, y sí, lo sé, quemarías todos los quioscos y no pararías hasta ver convertirse en cenizas todas las librerías en las que descubrieras que hay unas letras impresas con mi nombre.

Yo, que lo di todo por ti, y a esta hora maldices mi alma. Renuncias al imperio que construí para otorgarte la máxima comodidad, la mayor protección, te di el tiempo que pude y mi cariño, ¿acaso no fue todo aquello suficiente?, ¿no fuiste un niño y adolescente privilegiado?, entonces por qué tanta inquina, por qué levantaste un muro entre tú y yo, explícame el motivo de tu lejanía, ¿fue esa mujer a la que llamas tu amada la que te puso en contra mía?, ¿cuál fue mi error?

Observo a través de los grandes ventanales el jardín, y en su lateral derecho están los desafiantes y altivos cipreses velando el terreno en donde descansan por siempre nuestros antepasados,  sí, los tuyos y los míos, y al igual que ellos nosotros también tenemos reservado allí un espacio, ¿también renuncias a eso?, ¿reniegas a tumbarte eternamente a mi lado?

Me hago estas preguntas una y otra vez, aunque comprendí tiempo atrás todas sus respuestas, ahora subo la escalinata después de una excusa y despedida cortés, y recorro el pasillo principal hasta llegar a la puerta del que era tu cuarto. No sin dudar me adentro de nuevo en tu mundo, al menos en ese que se halla en tu pasado, y sí, hijo mío, tú lo tenías todo, y ahora me odias, mas sé el motivo.

No te supe enseñar a valorar lo que tenías, el esfuerzo que me supuso recuperar lo que tu abuelo gracias al vicio y sus borracheras casi había dilapidado. Te oculté el esfuerzo que empleé en mi trabajo, con sus días sin descanso, y las continuas noches en vela…. Y todo ello por ti, multiplicando por tu bienestar mis fuerzas, pero una mañana caí en la cuenta de que tú siempre pedías más, y que yo no te había mostrado bien la dirección en el camino de la vida, y ahora veo que escupes mi recuerdo por tu debilidad, porque yo no te eduqué para que fueras fuerte…..

Te lo di todo y ese fue mi error, comprendí tarde que a lo que más amas debes enseñarle principalmente lo que es amar, y eso implica siempre un compromiso, cierto esfuerzo y sacrificio, algo de dolor y ciertas dosis de frustración….

Convertí en un tirano al adolescente que para mí era devoción, y ahora de hombre me odia. Mi culpa fue nunca poner límites a sus caprichos, mi castigo es mi soledad en su ausencia y la segura sentencia de su perdición.

ESCRITO EL 12/11/2015

A ESE HOMBRE RICO, QUE ES POBRE, SABIO Y HONRADO

Por qué no te despiertas lleno de hastío,

ni te desperezas cada día maldiciendo tu rutina,

por qué tu desayuno son las sobras de la cena anterior

si es que sobró,

y el calor de tu hogar lo proporciona

tu amor….

Tu amor por tus hijos,

y por todo aquello que haces,

amor hacia esta tierra y su cielo,

hacia la humanidad y sus bellas artes….

Y ese amor que ocasiona

la pasión que profesas a tu pareja,

y a la vida misma,

y al que te educó

cuando no te sentías aún con fuerzas….

Esa es la bendición

que alguien sembró por el campo,

siendo ese campo este universo,

con el brillar de sus estrellas,

con lo maravilloso de sus milagros…..

Elevaste tu mirada hacia los altares más nobles,

pues preferiste la libertad de tu espíritu

a la esclavitud proporcionada por los metales….

Elegiste mejorar tu actitud,

pretendiste ser cada vez más consecuente y honrado,

y en lugar de la satisfacción de las falsas palmadas

quisiste ser justo,

pues no deseaste que ninguna careta escondiera tu rostro….

No temes a nadie,

porque no tienes nada que ocultar,

no hablas de tus virtudes,

eso es algo que algunos por poco que las busquen verán….

Dime por qué empatizas con el que te es ajeno,

o piensa y viste diferente,

por qué le escuchas con tanta seriedad,

explícame por favor

por qué intentas comprender todo aquello

que muchos jamás entenderán….

Por qué quisiste ser como el Quijote,

si lo que cuenta en este mundo es la mentira,

y por qué das a tus hijos tu tiempo,

en vez de obsequiarles con juguetes o caramelos…

Por qué seduces a tu mujer cada día,

y la demuestras siempre

cómo debería amar un hombre,

y por qué compartes lo poco que tienes,

si a otros con lo tuyo les faltaría hasta para empezar

a movilizar sus voluntades….

Por qué me sonríes y te sientes dichoso,

si lo que a ti te rodea es la miseria,

y si solo te pretende aniquilar este mundo,

al menos lo que hay en él de maldad y de indolencia.

Por qué no te despiertas lleno de hastío,

y combates al odio con ese amor tan tuyo,

ese amor del que sabe lo que es mirar sin enjuiciar,

esa ilusión que nos anima a otros a no callar….

Dime por qué me enseñaron mis maestros,

que como eres tú

es como debe de ser todo ser humano,

por qué admiro más esa paz en el alma,

que al que atesora posesiones

y parece deshumanizado….

Por qué hay gente que no sabe cómo puede ser feliz,

que ansía tanto el dinero y la fama

que tiene cegados los sentidos,

que no comprende que el tener demasiado

es absolutamente prescindible ,

que más vale la compañía de alguien que te ame y al que ames,

que la tremenda soledad de al que nadie le quiere

si no hay por medio un contrato….

Por qué no te levantas lleno de hastío,

tú que eres como el Quijote en esta tierra de locos…..

ESCRITO EL 06/11/2015

DONDE YACEN LAS HADAS.

Cuál es ese lugar en el que encontraré mis historias,
en cuál senda intransitada las hallaré,
en qué sombrío lupanar me las darán como limosna…

Prostituyo mi mente por cuatro palabras,
por un puesto sin laurel en el cielo,
por un triunfo sin medallas de oro,
por lograr tener un nombre y su respeto,
aunque jamás me suba con lo hecho
a ningún pedestal
ni reciba por ello aplausos sinceros…

Hacia dónde vuelan estas gaviotas
cuando no hay ni arena
ni algas,
cuando el mar es tan solo un sueño lejano,
y ya por él no vale la pena ni el esfuerzo de buscarlo….

Si ahora mismo siento que no hay motivos
por los cuales luchar…

En qué circunstancias noto
esta tremenda miseria,
si no es en todo aquello que me rodea,
si un te quiero se convierte siempre en una ironía,
y la amargura se halla impregnada en mi paladar y en este sucio techo.

Hice un pacto con mi alma,
y ahora casi todo en ella está roto,
firmaré uno nuevo con el Infierno,
para poder así enmendar la tristeza,
pues en mi hogar no hay ni agua ni alimento,
tan sólo una lágrima en el rostro propio y ajeno….

En el flujo de qué tinta
ves al escritor o al poeta,
si no poseen belleza sus letras,
si no escribe con la debida brevedad
ni le alenta el sentimiento más noble,
el de un amor hacia lo que hace,
ese que nunca entenderá de froteras….

Dime tú, si tú,
en este noviembre
por cuál dirección puedo encaminar mi existencia,
si no es por la de la melancolía
ni por la de la lágrima sufrida,
sino por esa otra del quiero y no puedo….esta tampoco, que se encuentra ya bien sabida….

Mas en este momento hay que pedir perdón
por la escasez de talento…

Y quién seré yo,
sino un hombre de lo más vulgar
y corriente,
alguien que va siempre a la deriva sin embarcación,
que no vende libros
ni se puede observar su imagen por ningún escaparate…

Y en qué tierra me toparé con la muerte,
si no es en la misma en donde yacen las hadas,
si tan sólo albergo la esperanza
de que sea junto a tí
después de una existencia feliz y plena,
una que quizá transite sin gloria….

Pero sabes mi reina, lo máximo que este fiel vagabundo pudiera pedir sería estar a tu lado …

Escrito el 31/10/2015.

SENTIMIENTOS DE CULPA

(Las letras que continúan aquí debajo están plasmadas porque en estas fechas siempre me acuerdo de ti. Nunca sabrás la huella que dejaste en aquel adolescente de quince años. En este momento escribo y me hago mayor…. Estuve a punto de seguirte, pero encontré a gente que supo rescatarme a tiempo.

Ahora lucho porque nadie intente emprender el viaje de la misma forma a como tú lo hiciste, ya que a pesar de que entendía tu dolor, puesto que también era el mío, ahora sé, yo mismo lo comprobé, que aunque todo parezca realmente oscuro, para personas como nosotros siempre habrá esperanza….)

Agua, brazada tras brazada tan sólo encuentro agua y silencio, y en mi mente, clavada como si fuera una estaca, tu mirada, tu amplia sonrisa, y aquellos atardeceres de juego en los que yo, pleno de felicidad por haberte tenido, te observaba.

Veía como crecías, y cuando hacía frío y tú dormías te arropaba, te despertaba con una caricia, y juntos hablábamos de nuestros sueños cuando apenas, hacía tan sólo un instante, había irrumpido por la ventana el alba.

Sin embargo esta mañana me levanté con un sabor de amargura en la garganta, no pude dormir bien, puesto que un pánico atroz se apoderó de mí. Tuve una sensación como de lejanía, como de desapego hacia estos montes, hacia esta tierra….

Te busqué por todas partes, y desesperado grité tu nombre, y a cada uno de los intentos que hice por obtener una respuesta tuya se le iba sumando la frustración del fracaso, el sinsabor de tu ausencia. Fue entonces cuando el mar embravecido me susurró que jamás volverías, y a continuación todo cuanto me rodeaba se quedó mudo, y se fue apagando, hasta que se quedó este mundo sumido en una absurda oscuridad  sin sonido.

El respirar aire puro no me calmó, mi olfato en aquel momento tan solo percibía mi angustia, y pensé si meterme en tu cama, al abrigo de tu calor, para así perderme en la belleza de lo que quedara de tu aroma. Creí que una parte de ti continuaría entre tus sábanas….

No obstante clavé mis ojos en el mar, y me adentré lentamente en él, la ropa ahora me pesa como si fuese plomo, y noto cómo mis músculos se hallan más exhaustos a cada segundo que pasa…

Brazada tras brazada todo es agua y silencio….

Hace dos días sostuve tu cuerpo inerte sobre la arena, lo que intenté hacer para reanimarte no funcionó, te saqué de este maldito mar sin vida, y en ese momento supe que también se había parado la mía….

Hijo mío, te confieso que poseo la esperanza de que como te pasó a ti, a mi nadie me impida la muerte, tú no te querías ir, mas yo deseo partir por el profundo dolor que me otorgó el no poder llegar a tiempo para salvarte.

Escrito el 30/10/2015

EL FULANO QUE BUSCA A BERLIN

Estoy hecho a base de golpes y risas,
mi motivación está tejida con el hilo de melodías maternales,
el castigo lo recibo gracias al tronar culpable de mi carácter,
me ayudó la disciplina de los que llevan la cruz como guía,
y mi fortaleza me la impuso la rectitud y ausencia del padre.

Quizá me pidieron mucho,
más de lo que yo pretendía dar,
me sentí muy solo en la vida,
seguramente puedo con más
de lo que algunos puedan pensar.

Soy pesimista por vocación,
optimista rebelde de toda persona que posee valía,
pocas veces sé decir con rotundidad un no,
pero estoy aprendiendo a hacerlo con duro trabajo
no exento de obstinada osadía.

Me abandonaron las pesadillas de aquellos hospitales que visité,
las dudas crueles que mantenía hacia mi propia estima,
mi maldita melancolía casi ya la olvidé,
y las continuas depresiones parecen ecos que jamás existieron
por su lejanía.

Mas no sé si te odio o te quiero,
nunca supe si es la oscuridad lo que me envuelve,
o si por el contrario es el brillo de la luz lo que es atraído a mi senda cada día…
de lo que sí estoy convencido es de que a ti te amo,
y de que me esfuerzo para que tú sientas lo mismo,
mi ilusión se afana en lograrlo,
mi esperanza, no vaciles,
apuesta fuerte por tu alegría.

Mi orgullo son mis padres,
ellos son un privilegio,
mi patria la encontré por todo este mundo,
también por las estrellas y su universo.

Ahora inspiro aire de un barrio humilde de Madrid,
y animado y dichoso me siento,
pues observo como se esconde este cielo sin miedo,
ya que sé que al amanecer te hallaré a mi lado de nuevo.

De repente te comento que leí ayer en un cartel
que por nuestra calle se perdió un gato cuyo nombre es Berlin,
yo soy el fulano que lo esta buscando,
el que aún no tiene muy seguro ni como es él,
el hombre que todavía no ha conseguido encontrarse,
el que desea que ese felino se sienta libre,
el ser que quizá con una estupidez sensible
ruega porque esté bien.

Escrito el 25/10/2015.

MI EXTRAVAGANTE LECTORA.

Únicamente ella, que es una soñadora despierta que pasea por las inmediaciones de la Puerta de Alcalá, es la mujer que encandila mis sentidos, y trastorna mi mente, pues apenas puedo comer o dormir, porque ella aunque no esté, está en mí presente.

La veo a menudo con un libro, y yo, que en ocasiones finjo tener un traje de valiente, la pregunto de quién es, si la está gustando el argumento, y ella sonríe mientras levanta hacia mí sus ojos rasgados, y a continuación lo abre por la última página, para fijarse así única y exclusivamente en sus líneas finales.

Yo la observo sorprendido, y me pregunto cómo es posible que exista algo tan bello, de pronto siento sed, pues ya sé que estoy atrapado, ahora sé que la amo.

Entonces es cuando ella me dice “termina bien”, para a continuación añadir “habrá que comenzarlo”, y ante mi perplejidad de hombre un poco estúpido ella se ríe, al mismo tiempo que yo no anhelo otra cosa que besar sus labios, que rozar su pecho, y arrebatar su alma.

Descubrí que es poco cuidadosa con lo que para mí es un bien tan preciado, que destroza las tapas y arruga la mayoría de las hojas, y que bastante a menudo se queda dormida cuando lee, pero a su vez también descubrí que para mí esa imperfección es perfecta, y mantengo la esperanza de que algún día unas cuantas letras mías impresas puedan acariciar su mirada.

Últimamente si escribo es por ella, así como si respiro, si pienso, si leo….todo lo envuelve ella.

Hoy la vi en el metro con un nuevo libro, el anterior creo que no lo leyó, cuando de repente me mira, risueña me lo enseña, y yo con un suspiro de resignación me siento a su lado.

Comprendo que en la lejanía de mi pecho, en el desapego que siento hacia este mundo, tan solo deseo ser su amor, y en el futuro el autor de esa novela que pudieran maltratar sus manos.

(A mi extravagante lectora Marisa)

Escrito el 17/10/2015.

DETRÁS DE LA PUERTA.

Mi cuerpo tiembla, y en un espasmo que me despierta la mente me percato de que mi mirada está clavada en un punto cercano. Sabía que podría ser una mala idea hacerlo, que habría sido mejor haber contratado a un profesional, sin duda lo mejor hubiera sido la decisión que descarté de demolerlo todo, los muebles antiguos, las ropas pasadas de moda, el olor a naftalina, las risas que ahora escucho, esos sonidos estridentes que están impregnados por todos los rincones de esta casa….

Tengo una obstrucción en mi garganta que apenas me permite respirar, sube y baja levemente por mi esófago, y me asfixia, comunicándome así el miedo que siento, el temor que en este momento me oprime el pecho y no me permite mi habla….

Observo el teléfono y el sillón que se halla a su lado, allí se sentaba aquel maldito anciano. Como en un espejismo macabro le veo apoltronado ahí, mirándome mientras hace una mueca de burla, riéndose de mi estupor a carcajadas….

Voy al aseo del final del pasillo y vomito, me lavo a continuación las manos, compulsivamente, restregando la una fortísimamente contra la otra, y veo mi rostro en el espejo, se encuentra totalmente pálido, parece no tener vida….

En este instante retornan mis ojos a aquél punto en el que hace un rato atrás se hallaban fijos, y me aproximo lentamente a él, paso a paso, notando como mi pecho se acelera a cada movimiento de mis piernas…

Ahora entiendo que debería haber pagado a alguien para que hubiera reformado esta casa, y sin comprender aún muy bien el por qué abro de nuevo la puerta…

Ahí sigue, en el hueco que derribé, entre pared y pared, y vuelvo a cerrar despacio…

En este momento tengo que recapacitar sobre qué debo hacer. Si realizar una llamada, o continuar y guardar en silencio y para siempre el secreto que mi padre ocultó en esta casa….

Escrito el 11/10/2015.

UN CAMINO DE ÁLAMOS.

Con sus pies descalzos esquiva los cantos que se instalaron insolentes en aquella tierra, la misma que ahora es barro y que ostenta las hojas marchítas que atrajo el otoño, y todo a su alrededor tiene un sabor a fruta amarga, y un hedor que proviene de un abismo que tan sólo contiene una humedad que es salada. Mientras, ella puede ver cómo las espigas del campo se clavan en el pecho de aquellos seres que le son más queridos, aquellas personas que a ambos lados del camino agachan la cabeza al levantar la vista hacia su ocaso.

Sin más, lo que había en ella de oculto sale a toda luz en imágenes confusas, diluyéndose al instante en su alma con el empuje de todas nuestras lágrimas. Al observarla allí, personalmente pienso, que sin su voluntad, sin su deseo, no hubieramos podido tener ni manos, ni lengua, ni labios, siendo tan sólo todos nosotros espíritus errantes y erráticos, quizá albergando cada uno por separado unas ansias irrefrenables por existir, y a esas ansias desesperadas tan sólo ella les dio lo que ellas mismas tanto esperaban, pues nos otorgó lo que en este momento es lo más valioso, lo que podemos denominar “nuestra vida”.

Esa dama es el principio que conocí, después nacería de ella la continuación, y ésta, llena de amor, alumbraría a su vez a un ser que soy yo, un varón que ya nunca más será fin.

Se oye en este atardecer a algunos niños reír, se realizan en nuestro entorno danzas de familiares que todavía no poseen mucho sentido del ritmo, bailes inocentes de aquellos que nos verán también en el futuro partir….

Y es que su sangre es a esta hora un río en el que ella nada, y cada latido nuevo es un zumbido que se le apaga. Imagino que en lo profundo de su memoria renace el pueblo manchego de su adolescencia, y en él, una anciana mantiene la lumbre y un hombre serio suelta a propósito un plato que se hace añicos, seguramente ella comprende que lo recogerá únicamente en su mente, cuando la paz y la oscuridad de la noche estén a punto de penetrar en su cuerpo.

Sí, mi abuela sueña en este momento, y se percata que al fondo de la alameda se encuentra el hombre que siempre la ha amado, éste ahora se halla entre una nebulosa de luz sin tinieblas, y la espera con los brazos abiertos, pues su amor nunca se fue, permaneció en su interior ardiendo….

Y le sonríe, le acaricia, y se acurruca entre sus manos. Juntos se adentran en la profundidad de ese mar que es y será nuestro destino….. Y yo, compruebo en la plenitud de mi cansancio no sin cierta nostalgia, cómo ellos dos, totalmente rejuvenecidos y felices, dan pasos firmes hacia la eternidad que aquel Dios en el que tanto confiaron les ha reservado….

Sin embargo, también miro a los que aquí se quedan, a sus hijos, a mi madre, y noto cómo todos se van sintiendo a cada cadencia de su respiración, a cada goteo de suero, cada vez más huérfanos… Pero a pesar de nuestra pena, mi abuela tengo el convencimiento de que se adentra en ese mundo en el que ella siempre tuvo tanta Fé.

Eso no deja de lado que el principio que conocí se está yendo, y yo salgo del hospital a pasear por un camino de álamos, a su término me esperas tú, mi amor, y la mujer que dejé hace un momento atrás empiezo no sin cierta rabia a entender, que en breve se convertirá para mí, en uno de los más maravillosos recuerdos….

(A mi abuela, a sus hijos….)

Escrito el 05/10/2015.

ERES LO MEJOR DE MI VIDA.

image

Eres la mujer que me dio la luz y el coraje para emprender un camino diferente…

No es que me otorgaras la felicidad que en este momento ostento,
ni estas ganas que parecen renovadas por vivir,
yo que era como un vagabundo con techo,
como un zagal asustado,
alguien que únicamente buscaba estar muerto,
al que tú le descubriste lo mejor que él tenía dentro de sí….

Antaño paseaba sin rumbo por unos jardines que odiaba,
arrastrandome hacia un porvenir sin esperanza y sombrío,
y cambié todo aquello por un sentimiento de amor,
proyectándome así hacia un futuro que se antoja prometedor,
porque estará lleno de alegrías,
porque ya está lleno de pasión,
a pesar de que en él no haya ausencia de penas,
a pesar de las dificultades y su sinsabor…

Y todo esto lo descubrí sin saber aún por qué
cuando te encontré en una mañana de lluvia,
cuando de tu mirada
ya no quise partir…

Tú lo único que hiciste fue escucharme,
expresarte más que con tus palabras con tus silencios,
y te acercaste así poco a poco a este pecho,
te aproximaste con tiento y sigilo hacia mí…

Me viste tal cual soy,
con mis defectos y virtudes,
con mis manías y obsesiones,
y a pesar de todo ello me elegiste,
pues decidiste quedarte a mi lado
aún teniendo otras opciones…

¿Recuerdas?
Todo comenzó con tu cara envuelta en una capucha,
y aquella mirada que me pareció tan enigmática,
con la primera sonrisa que pude observar en tu rostro,
y con una conversación y un café
en la que ambos sin entender muy bien por qué
nos sinceramos…

Te confieso que ya en aquel primer instante
algo empezó a arder y brillar en mi interior…

Y ahora,
al escribir estas letras antes de que llegue el alba,
estás durmiendo en nuestra cama….

Reconozco que me siento dichoso por tener el privilegio de velar tus sueños,
y porque en un instante voy a dejar esta pluma y su tinta,
y voy a subir despacio,
sin hacer apenas ruido,
a despertarte con un beso…

Junto a ti aprendí que en mí aún había mucha alegría,
y que siempre debe existir ilusión,
porque aunque esta existencia puede estar a menudo llena de desgracias,
se merece la lucha del día a día,
y vale la pena siempre sentirla…

Yo lo hago contigo….

Pues tú eres lo mejor de mi vida.

Escrito el 26/09/2015.

DESEOS DE ADOLESCENCIA.

Una senda rodeada de olivos, un camino de tierra, agua que cae…. Tu aroma a lo lejos, aproximándose, y el barro que se esta creando comienza a invadir mis venas…. Mi sangre se espesa, su vigor se ralentiza, y mi corazón se detiene porque aquella muchacha que fue por mi pasión primaveral deseada retorna sin querer a mi memoria….

Lo que pudo ser ahora no es, y mañana tampoco será. A la basura aquellos sueños de convertirme en un gran escritor y de conseguir poco a poco una más libre y justa sociedad….

Algunas de las esperanzas de antaño las conservo envueltas en un trozo de papel, pero lentamente ese conglomerado de ilusiones va menguando, y todo se calma, se vuelve cada vez más pausado….

La locura cede paso a la sensatez, y el deseo imperativo de crecer ve como se torna en un sentimiento melancólico de fracaso por lograrlo….

Reconozco que en alguna caja de mi desván tengo guardados mis juguetes de la niñez, pero que otra la quemé en un momento de ira…. Contenían las cartas que nunca envié, aquellas de amor de mal poeta…. Las que escondían mi miedo, aquellas letras de palabras torpes que únicamente reflejaban mi cobardía y mi estupidez….

En estos ojos que en este momento no ven el presente, transitan las tardes de instituto como si fueran un cortejo fúnebre, y en el ataúd yace un adolescente cuyo rostro reconozco….

Vil recuerdo, permite que mi espíritu repose tranquilo, no le perturbes nunca más con tus imágenes del pasado….

Mas no me entendáis mal, no puedo guardar silencio si lo que pensáis es que atesoro una profunda tristeza, pues al contrario de lo que por lo expuesto en mi escrito cualquiera pueda opinar, me siento dichoso y feliz…. Puesto que encontré a aquella mujer que me ama y a la que sólo yo debía amar, cambié el mundo que me rodeaba cuando por fin comprendí que tenia que empezar a centrar ese cambio únicamente en mí mismo, y creo que aquí esta la muestra de que escribir no lleva implícito el tener que alcanzar siempre la gloria, sino que es más bien una forma de hacer, sentir, y querer vivir….

Escrito el 21/09/2015.

NUNCA PERDÁIS VUESTRA SONRISA

Sé que tenéis los mismos problemas que cualquier otra persona,
y que a veces también os hundís,
que llorais ante algunas ausencias…

Sé que esta vida en ocasiones se vuelve en vuestra contra,
que os sentís desdichados,
y que hay momentos en los cuales no notáis ningún ánimo en el cuerpo….

Lo sé porque también soy humano,
porque hay situaciones en que yo también lo siento….

Lo que ni mi mente ni su razón sabe es cómo conseguis mostrar día tras día la mejor sonrisa,
cómo en la soledad y el cansancio de la noche ofrecéis a los enfermos siempre palabras dulces llenas de cariño,
cómo en el tiempo de transición del ser de esta existencia al no ser ya seguro
mantenéis totalmente la entereza,
convirtiendo a menudo muchas de nuestras lágrimas en paz…

Pues creo que yo jamás podría…

Y pensaréis: sólo es mi trabajo,
a todo esto uno se acostumbra…
pero la bondad que destella en vuestros ojos no se enseña,
y tengo la absoluta certeza de que nacisteis con ella….

Al veros aquí,
en vuestro hospital,
me hacéis creer que hay personas que poseen alguna cualidad de ángel en esta tierra…

Por eso y por lo que dais,
por lo que nos habéis dado,
únicamente puedo deciros gracias…

Pediré para que no desfallezcais jamás,
y si lo hicierais no os debéis sentir culpables,
pues sois un ejemplo para los que tenemos otra profesión,
ya que aunque casi todas son dignas,
la vuestra tengo por seguro que es especial,
os eleva,
hace que el sufrimiento sea una circunstancia más fácil de llevar….

Por eso y por lo que dais,
por lo que la habéis dado,
solamente puedo deciros gracias…..

A todos los médicos, enfermeras/os, celadores, voluntarios, personal de limpieza, mantenimiento, cocina, etc….. A todos aquellos que trabajan cara a cara con la muerte afanándose con cariño en aquello que hacen. Y en especial a la UCP del hospital de San Rafael, por el  trato que dieron a Moreta hasta que ella ya casi no puede más, aproximándose cada vez más su final en este mundo, emprendiendo así su comienzo en el que algún día a todos se nos incluirá….unicamente cabe deciros….GRACIAS.

EL COMECOCOS

Noto un leve dolor de cabeza que aumenta a cada instante, debería de dejar de mirar esta pantalla,  tendría que abandonar este estúpido juego, creo que se esta convirtiendo en una obsesión, con sus pasillos sin salida, sus frutas de colores, su ansiedad…..reconozco que comienzo a sentirme un adicto.

Levanto los ojos del monitor y ¿qué veo?, gente con nervios, personas moviéndose sin mucho sentido de un lado para otro, afanandose en su trabajo por un ilusorio puesto mejor, por ascender de categoría social, manteniendo su ego impaciente…..y pienso que así era yo en mi pasado…. comprendo que así era yo hace cinco minutos….

Cerca se encuentra la puerta cerrada de mi jefe, el hombre que destrozó mi vida, la escoria que se acostó con aquella mujer a la que ya ni reconozco ni deseo reconocer, a la cual amaba, y con la que continúo conviviendo aunque entre nosotros desde hace mucho tiempo no existe absolutamente nada.

Aparto mi vista de ahí e intento concentrarme en este círculo, en su boca, en este devorador de neuronas, pero mi mente, que siempre me traiciona, quiere retornar a un lugar calido y feliz, y evoca a mi madre en aquel hogar que casi olvidé, mostrandome su sonrisa, y me culpa con el dedo por no haber estado a su lado cuando ella más me necesitaba, a lo largo de aquella triste y cruel enfermedad…..

Por todo sé que yo más que nadie merezco morir solo, abandonado en una cuneta de cualquier camino intransitado…..y ese doloroso sonido continúa, sigo pasando los niveles que me restan mi condición de ser humano….

Ya es casi la hora de salir, ayer me llegó a los oídos que mi padre se encuentra con la salud delicada en un hospital….en la percha esta mi anorak, y al fondo la puerta que da a la calle….quizá sería el momento de pedirle perdón ya que mi madre se encuentra tras una lápida….quizá sería hora de cambiar, de ser valiente, de dar de una vez por todas la cara…

Sin duda tendría que abandonar este estúpido y maldito juego….

Escrito el 13/09/2015.

LAS MAESTRAS

Me sorprendo absorto, cavilando a través del pasillo largo y estrecho en que se ha convertido mi mente, sin rumbo fijo al lado de la vereda de un río de lágrimas que se evaporan al contemplarte, y me pregunto: ¿qué mundo es este?, ¿cuál su naturaleza?, ¿en dónde se encuentra su justicia, su bondad, su sangre?…y mi cuerpo se encuentra aquí con ellas, al refugio de estas cuatro paredes de color beige, sentado frente a una cama entre cuyas sábanas permanece tumbada una mujer que se esta marchitando, y tú, mi amor, estás de pie a su lado, acariciando esa frente perlada de unas gotas de sudor frío, un sudor de amargura que tú barres con tus manos, sacando así de aquellos labios una sonrisa, esa que es la que se ve en su boca, la que aparece al instante en la mía…y aunque estoy aquí con las dos me siento muy lejos…..quizá en otro lugar, quizá con mi madre, al amparo de un cruel fuego que me arde por dentro, que me paraliza al sentir miedo ….o tal vez estoy con mi padre, en una ridícula sala de espera, aguardando a que alguien abra una puerta, suelte un suspiro y nos abrace….. muralla de consistencia recia que no entiende de pasado ni de presente, que mira hacia el futuro con recelo, pendiente de esta ensoñación que no deseo volver a encontrarme, pues es una pesadilla etiquetada para el cajón del olvido, algo que no quiero que cubra mi sueño.

De este modo, distraído en la indeterminación de mi alma, escucho a través de tu voz unas palabras difusas, un estruendo que suena como a hueco, que se aclara por momentos, y que golpea este oído que quiere más que nunca escucharte. De repente un mensaje, algo que nunca leyeron mis ojos, un “no pienses” que se repite, que me inunda de calma, tranquilizando así mis sentidos, como si fuera esa magia que todos ansían, y compruebo con cierto asombro la alegría, la ausencia de preocupación dentro del envoltorio de las terribles circunstancias en las que se encuentra envuelta Moreta….

Descubro que tú, mi estrella y mi cielo, tú eres la persona que provocas nuestra felicidad y nuestra fuerza.

Te observo mientras me acerco, plena de ese esplendor que solo desprenden las personas que saben cómo sobrevivir dignamente, mientras, alrededor ahora todo huele a sufrimiento y a muerte, pero nada de ello importa, porque tú me enseñaste a ser valiente.

Sin darte realmente cuenta eres mi maestra, y Moreta es el ejemplo de la solemnidad, y yo torpemente, paso a paso, me aproximo, comprendiendo al fin que en determinados momentos no es necesario pensar….volviéndose tan solo imperativo, sentir, acompañar y amar….

(Dedicado a mi amor y su tía Moreta en unos momentos difíciles, porque las aprecio, las respeto y admiro….pero sobre todo porque la amo).

Escrito el 03/09/2015.

EL PÉTALO

Hoy contemplé como se desprendía un pétalo de una rosa, y no pude por menos que pensar en ti, en tu sonrisa, en esos cientos de besos de acogida, en tus palabras con voz emocionada, los abrazos, con tu pecho ahora sí desnudo, y le debilidad de ese cuerpo que poco a poco se consume, que clama que no puede arrastrarte mucho más por este mundo, un mundo que fue tuyo, y que después brindaste a los que de tu cuerpo vienen, que me concediste a mí, yo que soy tan solo uno de tus muchos nietos, una de aquellas personas que te quieren.

Entendiste que tu existencia era darte a ese Dios en el que depositas tu fe, formar una familia, y seguro que en ocasiones te mostraste con una mano y un carácter demasiado firme, dura como un yunque de acero, sé que como hacemos todos tú también cometiste tus errores, así como que nunca lo hiciste a sabiendas, pues para qué juzgar o juzgarnos, si nadie está exento de un pasado y su lastre, si llevamos cada persona en el espíritu nuestra propia y particular historia.

Ahora que tu alma se halla en cueros, sin la fuerza y la insensatez de la juventud, en este instante que te vemos tal cual eres, una mujer que teme como lo hace la mayoría a la soledad, la que produce la vejez cuando mucha de tu gente se va, y se muestra frágil ante el cariño, siendo una anciana que sé que ama y a la vez es amada, con una mente que lentamente olvida, y un pecho que ya no podría acoger ningún sentimiento de maldad aunque lo deseara…. ahora es el momento de realizar este texto, pues hoy cumples noventa y seis agostos, y es un día soleado y feliz, porque te encuentras aquí, porque estás junto a nosotros.

Qué más decir de ella, sino que concibió y crió a ocho hijos, ya que nueve no fueron porque uno fue al cielo recién empezado el camino. Qué comentar, sino que espero verla dentro de muy poco, vetusta orquídea que es ella de este manantial de escritos.

Y ahora sí, para finalizar algo que jamás lo hará, pretendo decirle a esa mujer con dedo de porra…. gracias por tu lucha, por tu vida, por tu historia…. sin ti yo no estaría aquí, tu pariste a mi madre, la ayudaste bien lo sabes a sobrevivir, y con ello creaste algo maravilloso, la creaste a ella, me creaste a mi…. la enseñaste todo aquello que tú sabías, para que ella a su vez también me educara a mí.

Por ello, gracias por lo que en parte soy, y por esta sangre tuya que fluye por mis venas….

Hoy vi un pétalo caer, miré hacia el calendario, y no pude por menos que pensar en ti.

(Dedicado a mi abuela María del Sagrario Calderón Muñoz en su cumpleaños).

Escrito el 27/08/2015.

TU REGALO

Hoy anhelaba regalarte algo hermoso,
mas no puedo bajarte la luna,
tampoco atraparé para ti la luz de ninguna estrella,
ni comeremos caviar, angulas o lamprea.

No descorcharemos vinos caros,
ni lucirás vestidos de satén,
no nos esperará a la puerta una carroza,
no tendrás ni corona ni sirvienta,
pero a tu lado yo por siempre estaré.

Nunca te traeré un diamante,
puesto que tu ya muestras dos en tus ojos,
nuestros viajes no serán en el mejor camarote,
pero contemplaremos juntos el caer de cada ocaso.

Y al lecho que por la noche compartimos,
jamás le cubrirá la suavidad de la seda,
mas en él al terminar el día,
encontrarás mi pasión si la esperas.

Hoy anhelaba regalarte algo hermoso,
y busqué por los más remotos lugares,
desde boutiques de lujo,
hasta en los suburbios en los que pocos atreven a asomarse,
y desolado me dije….
Qué regalar a lo que es en sí la cosa más bella….

Pensé entonces en lo mejor que atesoro,
y a ti te lo entrego,
reina de este corazón que suspira,
tú que eres para mi
más valiosa que cualquier cantidad de oro o de moneda.

Por ello te doy este latir de mi pecho,
y los sueños que tengo contigo,
este amor eterno que por ti siento,
y el calor de nuestro hogar
que a la espera de nuestro reencuentro mantengo.

También te entrego la felicidad
que tan solo junto a ti encontré,
todo aquello que soy y poseo,
mi lucha y mi risa,
mi locura y mi obra,
esta canción que ahora compongo,
y lo único que tiene mi ser de valor…
mis sentimientos hacia ti,
y la vida que gracias a que estas conmigo descubrí.

( A Marisa Belarmino en su cumpleaños)

ESCRITO EL 17/08/2015

LA ESPERA

Miro en el reloj de mi muñeca como pasan los segundos, levanto la vista hacia el que hay en la pared de enfrente, y termino observando como si nada cómo trascurren hasta diez minutos. Siento una parálisis que aumenta, que me inutiliza, y noto cómo algo atenaza mi pecho. Un torno invisible esta comprimiendo un corazón que se halla cada vez más débil, a cada momento más exhausto. Un corazón que es el mío y se agrieta, al que su propia tristeza le ha desalojado la alegría, quedándose tan sólo de inquilino una cruel melancolía, la que siempre paga el alquiler con lo amargo de su pena.

Un pitido, una alarma, dice que todo esto terminó, sucesión de pasillos y escaleras, y de golpe lo que queda de tibio de una brisa de ciudad, aire impuro al que amo, a pesar de que sé que me está lentamente matando.

Siempre encuentro razones por las que desearía escapar de este lugar para así retornar al calor del hogar paterno, aunque éste a menudo me asfixie, a pesar del ahogo que en él siento, pues es vivido por mí como si fuera una cárcel cuyos barrotes aplastan lo que soy, ya que engullen mi propio valor, mi osadía de no necesitar a nadie en ningún momento. Todo por escuchar unos pasos contra el parqué, algún susurro lejano, y es que seria capaz hasta de hacer el peor de los pactos con el Diablo con tal de no enfrentarme con esta soledad, con tal de poder huir de mi mismo, aunque únicamente fuese durante un breve rato.

En el subsuelo, anclado en algún asiento del metro, observo como cada tres minutos pasa alguien pidiendo limosna, y me percato, gracias al contraste que existe entre la luz del vagón y la oscuridad del túnel, de cómo mi rostro se ve reflejado en el cristal, dándome cuenta al igual de como tú me dijiste un día en el pasado, que yo también me siento vacío y abandonado.

Ahora todo a mi alrededor son edificios altos, vehículos que no saben muy bien hacia donde van sobre este gris asfalto, y aceras repletas de transeúntes que si te miran lo hacen altivos, esta es mi ciudad, el veneno que siempre respiro, lo que tú ya habrás olvidado.

Llego a ese portal que nos vio tantas veces besarnos, y entro en una casa que ahora es tan sólo mía cuando hace apenas dos años era de ambos. Tu aroma, tu risa, todo en este sitio está impregnado de ti, y abro la caja de zapatos donde tengo nuestras fotos, transportándome éstas a un sueño irreal, arrastrándome hacia un mundo que ya no existe, uno en el que fui feliz, aquel en el que mi futuro estaba diseñado para permanecer a tu lado.

Entra poco a poco la oscuridad de la tarde a mi cuarto, hay una botella vacía en la mesa, miro por la ventana para contemplar aquel horizonte en el que sé que tú ya no estás, pero me topo de bruces con un muro. Rabioso y lleno de una fiebre que me martiriza, me repito a mi mismo que te esperaré, aunque sé muy bien que nunca será así, a pesar de que comprendo que ya no volveré a sentir jamás tu tacto.

Escrito el 16/08/2015.

TU CANTO DE ESPERANZA.

Hoy te vi sonreír y me pareció la cosa más bella……

Se disipó de un plumazo la angustia que me atormentaba,

calmándose en aquel preciso momento el intenso dolor que perenne acompañaba

mi pecho…..

Noté como de mi mente se escapaba aquella melancolía que encontré en el ayer,

y mientras tanto, estas pupilas que se hallaban ciegas y cansadas, vacías y ausentes,

cambiaron su tonalidad totalmente oscura por otra cada vez más luminosa

y alegre……

Puesto que lo que vislumbré fue a la ilusión en ti personificada,

tú que todavía hoy conservas la inocencia,

y que con tu manto de dicha acunas a mi persona,

regocijándose entre sus mantas se halla mi alma al reencontrar el camino que antaño transitaba.

También fui testigo de cómo el sol aguardaba el abrir de tus ojos,

para así rogarte que le ayudaras a alumbrar con ellos su tierra,

los rugidos al viento de los viñedos y los olivos te sirven de improvisado coro,

con tu música das calor a tu casa,

y pude sentir como a ti esta vida te ama.

Ya que aquella dulce melodía,

la de tu carcajada,

le dio alas a mi letanía,

fue desterrada mi tristeza por tu esperanza.

Por ello como tío tuyo te pido,

yo que soy un hombre que lleva su desilusión como lastre,

que deambulo como un soñador sin sueños,

y que a menudo pienso que en este mundo no merece la pena emocionarse…..

Puesto que entre lobos y buitres no puede haber tregua,

viendo como veo al ser humano como a una bestia,

que se alimenta de la sangre de los suyos,

que solo espera de su hermano su debilidad y su miseria…..

Te pido…..

Que sientas toda esta aventura que es la vida

de una manera diferente a como yo la siento,

que la observes con tus ojos atentos,

y la descubras abiertamente sin prejuicios…..

sin sufrimiento…..

deseando que nada nuble ese espíritu que se siente jovial,

esa alegría cuyo resplandor ciega,

pues su blancura es la más pura,

y su ritmo a cualquier esperanza maltrecha se le pega…..

Y si escribieras en un futuro…..

no se te ocurra hacerlo como yo lo hago,

no cojas mis malos ejemplos,

no continúes por mi senda de desilusión,

ni te dirijas a la del imprudente descaro.

Consigue tú lo que yo nunca conseguí,

no mires nunca atrás,

ni llores por dentro cada tarde,

te ruego que no dejes de sonreír jamás….

Porque tu risa es para mi la canción más hermosa,

graba en tu memoria aquellos acordes y su letra,

las que le hicieron volverse valiente a mi pecho,

ante ello únicamente pudo guardar un respetuoso silencio.

Decir que en este pasado día vi tu sonrisa,

y me pareció de entre todas las cosas la más bella.


PARA MI SOBRINA ALEJANDRA
Escrito el 11/08/2015

AUNQUE EN OCASIONES NO QUERAIS ABRIR VUESTROS OJOS

No temáis nunca la soledad del hogar,

ni si llegase el día la de ningún hospital,

yo soy vuestro hijo,

quizá el que más os hizo sufrir,

por el que más os preocupasteis,

desvelando todos vuestros sueños,

el único que os despreció

cuando la locura era su tormento…..

Me concedisteis dos vidas,

la que otorgan a su niño todos los padres,

y la que me ofrecisteis al no permitirme morir…..

aún recuerdo aquella noche en ambulancia,

y de cómo no dejasteis que de mi se apoderara un sueño

del que ya no iba nunca más a salir…..

Entendisteis mejor que nadie que mi rencor,

mi odio mostrado a este mundo,

era un espejo que sólo reflejaba lo que yo mismo

sentía hacia mí….

ya que deseaba destruirme,

dándome pánico los atrayentes puentes,

y los cuchillos puestos sobre mi pecho,

sin hallar la valentía suficiente para arremeter contra mi cuerpo

y así llegar a mi fin.

Todo eso los dos lo sabíais,

lo visteis y sentisteis,

y no me abandonasteis,

por ello no podré olvidar nunca

lo que ambos habéis hecho por mí.

Aprendí de vosotros a no rendirme,

a levantarme aunque me caiga,

a sonreír ante mi desgracia,

pero sobre todo me enseñasteis que se puede llegar a ser feliz.

Y os amo porque yo mismo aprendí a amarme,

por eso os ruego que no me dejéis sin vuestro ejemplo,

ahora algunos de los nuestros

son malos momentos,

más que nunca debemos luchar,

estar unidos y querernos….

Tener fe en que no os encontráis solos,

en que cada minuto es una victoria al tiempo,

y en que aún quedan en nuestras vidas muchos triunfos,

ver con nuestros ojos bastantes amaneceres nuevos…..

Os pido que lo sigamos haciendo como hasta ahora

y miremos al horizonte con esperanza,

que no nos avergüence ni nos apene

lo que hay, lo que tenga que venir,

demos sabiamente una patada a la muerte,

seamos alegres a pesar de las dificultades,

porque lo más importante es nuestro amor,

lo que nos salva de la desgracia de cualquier futuro o presente….

Lucharé siempre por vosotros,

y sé que todo lo que aquí escribí

es lo más valioso que me disteis,

ello no son ni oro ni joyas…..

son tan solo vuestras enseñanzas sobre el amor,

la educación que me hace ser feliz,

la que me permite vivir plenamente,

mi único orgullo,

lo que me hace para bien o para mal ser como yo soy.

(A MIS AMADOS PADRES)

 

ESCRITO EL 05/08/2015.

MI SECRETO.

Qué mundo es este en donde soy soldado perpetuo. Qué valle el de la batalla, si florecen por su tierra amapolas que se mezclan con mi sangre, mientras una guadaña traspasa las horas de mi día, y sé que al fondo me aguardan unos cipreses recios e insensibles ante tal sangría.

Explorando descubrí los mares de una ciudad que convertí en mi cárcel, con sus bellas sirenas sin cola ni espinas, entre sus algas recelosas me aguardan centenares de medusas, mas jamás permitiré que ni ellas ni nadie me roben mi alma, al igual que haré lo mismo con mi sensibilidad y su melancolía.

Al alba compruebo que soy un sucio y triste perro solitario, una bestia que muerde, que se muestra hostil hacia sí mismo y hacia cualquier otro ser humano…. y odio el reflejo de mi insensatez, me rebelo contra el lejano pasado, y desafío con actitud altiva a este corazón maltrecho que ansía a cada instante estar a tu lado. Mis armas son mi pluma con tinta y mi mano si desea escribir algo, lo poco que me queda de orgullo, es gracias a mi desnudez aunque no pueda presumir de Santo.

Mas me veo estúpido, como un mendigo harapiento que tiene sed y hambre, sin poder saciar nunca mi espíritu, llorando y riendo sin hallar por dentro ni por fuera motivo alguno, pirata cobarde que no agarra ese timón que es lo único que podría salvarle.

Así soy yo, un loco que mira hacia su horizonte sombrío, uno ciego de luz….pero sé muy bien que yo seré la lumbre que allane mi propio camino, yo mismo me sacaré de mi abismo, y le daré a mi existencia motivos…..mi secreto para ello es amarte, lo único que hace que en esta vida no sienta que nada en ella tiene sentido….

Escrito el 28/07/2015.

DESPERTARES DE ILUSIÓN Y CENAS CON ESPINAS

Me despierta un mal sueño

que desvela mis pensamientos,

pues en mi mente hay un reproche,

un sinvivir y un lamento,

que hace que en mi ojo se asome una lágrima,

y que mis manos se sientan torpes,

ya que no pueden acariciar tus misterios,

ya que mi alma se sabe sin ti la más pobre.

Mi único tesoro es tenerte,

y mi esperanza es que al amanecer tus labios humedezcan mi cuerpo,

observo la oscuridad de la noche,

y escucho el silencio….

Toco la quietud quejumbrosa,

y compruebo que en este momento

nada resuena con alegría,

me quedo absorto en aquello que no veo,

en el claroscuro de esta ventana que no se muestra del todo gris,

que sin embargo presume de su triste resplandor,

y se jacta de que regala puñales de agua salada en su sentir…

Me sorprendió en ese interludio la soledad,

 inundando mi pecho de cobardía,

no quise en lo que quedó del día ni escuchar ni hablar,

tan solo deseé que llegase de nuevo el ocaso,

y que las tinieblas de este corazón en aquella hora marchito,

ocultasen el frescor del rocío,

 y el trino de un verderón,

hundiéndose mis pasos cansados en el asfalto,

puesto que el estar sin ti es mi mayor maldición.

Salí condenado de mi propio juicio,

soy un ruin esclavo de tu amor,

prisionero de la hermosura de tu recuerdo,

por vocación tengo hacia tus curvas pasión.

De este insensato frío

no me alivia esta ola de calor,

ni nuestro Madrid con su cielo,

tan solo lo hace la melodía de una canción.

La del misionero que quise ser y jamás fui,

sea ello por incompetencia o por miedo,

o sencillamente porque el destino

me tenía preparada otra senda,

te tenía reservada para mí.

Mas no temas mi amor….

que no me arrepiento ni nunca lo haré de que estemos juntos,

 este es el más bello sinsentido que encontré,

la lucha a la que me encaminaré feliz,

pues es nuestro amor mi motivo.

Juntos podremos apoyarnos en la desgracia,

unidos como lo hicimos hasta esta hora,

eso nos demostrará aquello que sentimos,

eso sí que es algo que da a mi existencia sentido.

Porque aunque me rodea un gran pesar

ya que te hallas bastante lejos,

y  a pesar de haber aprendido que a mi lado siempre estarás,

miro sombrío hacia el horizonte que te vio partir,

y tremendamente nostálgico como un perro sin su amo,

   faltándome el aliento,

 celoso porque roza tu cintura otro mar,

 porque diferente país te acuna en su lecho,

me convierto en una vasta filigrana de cristal,

y te hablo a través de un papel,

susurrándote con ciegas letras de tinta,

que mi memoria no te consigue olvidar.

Felicidad y melancolía,

risas y llanto,

eso es lo que hay en este mundo Marisa,

no te asustes por ello

ya que me encuentro a tu lado.

Conseguí despertarte a tiempo de la indolencia,

 y te abriste al fin a la profundidad de tus sentimientos,

te pido disculpas por el dolor que sé que estas sufriendo,

mas sé yo que ahora más que nunca….

 nos queda el resto de esta vida para querernos.

  

(A MI AMADA Y MI AMOR MARISA BELARMINO)

ESCRITO EL 21/07/2015.

ES

Es un sentimiento que no entenderá jamás de fronteras,

lenguaje universal capaz de derribar cualquier muro,

atraviesa el corazón, la religión o el sistema,

no sabe de prejuicios,

escucha atento y con cautela.

A veces descubrí que en él hay intereses,

que a menudo es un simple juego,

llena la copa, viene el abrazo….

momentos alegres que se hallan vacíos

carentes de su contacto.

Pero a pesar de su frecuente falsedad

también es usual su compañía,

él no permite la soledad,

pues a pesar de encontrarse a una distancia insalvable,

a pesar del tiempo transcurrido,

siempre hay un reencuentro que levanta el espíritu….

quizá con una llamada,

quizá con una pregunta,

todo ello pleno de empatía,

y como auténtico sentido y sabido.

Aunque en su trayecto,

ese que rara vez será eterno,

uno dará más que el otro….

más confidencias,

más de su pecho…..

no le importará,

pues quien se topó con ello por su camino,

halló un tesoro inusual, algo realmente bello….

A veces es tan recio como el roble,

en ocasiones es delicado como un fino cristal,

te puede cortar con sus bordes,

mas no pienses por ello jamás que ya no existe,

aunque se convierta en un mero recuerdo,

y se evapore,

siendo solo instantes del pasado que quisieras olvidar.

Quizá él no sea puro del todo,

como todo lo que nos concierne no deja de ser un sentimiento humano,

aquel que ronda lo animal y lo divino,

y es capaz de lo mejor y lo peor,

de lo racional y lo insensato.

Yo seguiré pensando que es un sentimiento real,

que no dejará de ser nunca un tesoro,

porque es algo que sólo yo sé que siento,

y él durará lo que dure,

pues la amistad siempre concierne a dos,

y depende de las circunstancias….

ya que a pesar de que lo lleves en tu corazón,

a veces las dificultades de un leal amigo te distancian.

Brindo por ti vieja amiga,

que eres leyenda y mentira….

una vieja bruja con manzanas de caramelo,

niño inocente

que se muestra al que siente como amigo

sin recelo.

Escrito el 17/07/2015.

NO SE LO MERECE.

No me pararé jamás, no tiraré la toalla, nunca pensaré que mi lucha es en balde, ni a un día que se encuentre lleno de brillo le pondré un disfraz gris.

No derramaré ni una lágrima de más ni una de menos, no permitiré que la tristeza se expanda en mí por mucho tiempo, eso es lo que aprendí de ti, no te mereces ahora que renuncie a nada, ni que me rinda al lamento.

Aún recuerdo aquellos listados de antaño, aquellas conversaciones sobre que no había excusas, sobre lo que tenía que hacer. Tú me diste ante lo que me rodea una nueva perspectiva…. y por ti soy más tolerante, mucho más consecuente, en vez de un enfermo soy un hombre, me enseñaste a nunca levantar los pies de mi suelo, a pesar de que éste a veces se desmorone.

Y me viene a la memoria aquella tos, y mi promesa de escribir la historia que nos unió, tu sonrisa entre afable y resignada, mas nunca te vi desfallecer, por eso y por todo lo que me mostraste yo no debo pararme ante nada.

Estuviste en aquellos momentos en que mi futuro se presagiaba sombrío, mientras otros especialistas me daban por perdido, tú junto con algún otro apostasteis fuerte por mí, no permitisteis que me devorase aquel cruel y profundo abismo, por eso os debo como mínimo lo que ahora sé de la esperanza, mi lucha, el amor por la vida, y el despreciar la derrota hasta que sea evidente que no queda otra.

Aprendí que mi diferenciación es hermosa, que el eterno mañana siempre arrastra las penas, y que en algunas ocasiones hay que saber decir no, pues si no lo haces es como una condena. Aprendí que nada se merece un gran pesar, por eso ante tu muerte miro sonriente a este cielo que se halla inundado de sol, aunque me cueste, aunque el llanto vaya por dentro, pues te mereces a partir de ahora mi fortaleza, más que nunca por ti que yo mire al horizonte lleno de ilusión, y que me sienta afortunado, a pesar de lo triste de tu ausencia, a pesar de que te marchaste y no volverás a estar a mi lado.

( Hace una semana se murió la psicóloga que me ayudó a salir adelante, una gran persona, y sobre todo una excepcional amiga. Descansa allí donde estés, mi proyecto y mi promesa siguen y seguirán en pie, lo que de ello consiga sabes que en gran parte es gracias a ti).

En memoria de Elsa Gil.

Escrito el 11/07/2015.

PASEAR DE UN POETA.

Quise viajar a New York, y comprobar cuánto de ancha es Castilla, leí a Lorca y Baudelaire, me deleité con Emily Dickinson y Sylvia Plath….. ellas y ellos junto con tan sólo unos pocos más, los que mis años y mi tiempo me invitaron a descubrir, cautivaron mi sentir, y me dejaron un sabor a campo y a melancolía, a pasión y a honestidad, en este paladar que se encuentra ávido como nunca lo estuvo en su pasado por vivir.

Nací tan solo una vez, pero sé que moriré cientos, al cerrar otro libro, al intentar escribir como ellos. Sus caricias en el papel acompasaron un latir malherido, ese que mira al lejano mar el cual recibe poco a poco su ocaso, mas no le importa demasiado, pues gracias a los versos que encontró y sobre todo a ti mujer, sabe que hasta que desfallezca exhausto continuará caminando.

Valiente de mí, emprendí un trayecto en el que mezclo palabras, cobarde soy, ya que no me atrevo a salirme de un límite, prudente, porque uno es lo que es y la poesía sé que no es ni será nunca mi arte, en cambio labriego si que seré por siempre, de esta escritura que muestro ante el que quisiera leerme.

Jamás me pondré en mi empeño el falso disfraz de villano, ni tampoco el de ningún héroe que reivindique el nombre de salvador, ya que solo sé que me apasionan las letras, y que adoro muchos de los libros que leí, con inocencia soñé con ser poeta, y al despertar a la realidad me encontré durmiendo junto a tí.

Quizá no posea talento, ni para lo que en este oficio es más hermoso ni para lo que quizá se considera decente….me esforzaré al salir el sol por la mañana, viviré para ti mi amor durante todo lo que pueda del día, sucumbiré agotado en tus brazos al llegar la tarde, y rogaré porque al alba siguiente mi cuerpo se despierte al notar el calor de tu tacto al yo tener mi sien en tu vientre.

Tú que eres la única persona que me enseñó lo que es el querer a otro, y a la vez aprendí por ti el fundamental sentimiento de amarse a uno mismo, a esta hora te confieso que quise viajar a New York sin maletas, mas me quedé deambulando por estas calles de un Madrid que ya no es ni será nunca más solitario. Deseé crear con mis manos lo más bello que jamás vio ningún ser humano, mas ese don a ellas no se lo otorgaron.

Sin embargo Dios sí quiso que mi corazón te amase, y que el tuyo a su vez me correspondiera, pues tú emprendiste en un momento dado este camino que es la vida conmigo, y esta felicidad sé que yo ni mucho menos la merecí o la busqué, sino que ella salió a encontrarse con este hombre que es ahora el más afortunado. Él lo siente así desde que se halla a tu lado.

Y a pesar de que sé que no seré jamás el que pasee como un digno poeta, miro a mi horizonte alegre y lleno el pecho con el aire de la esperanza, puesto que comprendo que soy el ser que camina por la senda más bella, ya que por ti sé qué es el amor, tú lo reencarnas, eres mi cielo y mi vida, únicamente a ti te brindo y te debo la ilusión en este mundo, y mi absoluta devoción mientras exista.

(A esa mujer que es mi vida).

 

Escrito el 09/07/2015.

MI CONDENA

Escribo estas palabras porque mi voz hoy no la quieres escuchar, y sé que no dormiré en esta noche, aunque quizá tu junto a tu reproche lo harás sin pensar en lo mal que lo pueda yo pasar.

Comprendo que no soy un hombre perfecto, que cometo mis errores, pero aquellos que me conocen bien, saben que soy de fiar. Puedo enorgullecerme de que jamás te he mentido, y si en algún momento algo he omitido, fue para poder evitar tu intuido malestar.

He dicho al alba, al viento y a Dios una y mil veces, delante de ti y sin ocultarme de los demás, que mi pecho sólo tiene grabado tu nombre, y en mi mente vive tu presencia, pues tu eres la mujer que me alienta, la única a la que mi corazón decidió eternamente amar.

Veo que mi condena empieza esta noche, pues siento llanto en mis ojos, y dolor en mis sienes, un nudo en mi garganta, y amargura en el paladar.

Y sé muy bien que sólo fui honesto contigo, cuando quizá ante tus sentimientos, visto lo visto, yo debí callar.

Observo a mi alma caminar sola por esta madrugada, ya que ella de ti muy lejos se siente, pues tú no quieres hoy verme, y triste ella nota que de su lado no estas.

Le dices que perdiste tu confianza, a este hombre ciego y vagabundo, que es invidente por el amor que hacia ti siente, y viste con harapos puesto que su sustento es la felicidad que ayer de ti no obtuvo.

Si no crees en mis palabras, por favor analiza uno a uno los hechos, pues no sé que ya debo decirte, no puedo hacer mucho más que mostrarte los sentimientos que hacia ti poseo.

Pronuncié un no contundente, uno lleno de templanza, ya que sólo a ti te quiero,
y si tú sigues sin creerlo, por favor, preguntale al Cielo, al camino recorrido, a la profundidad de mis ojos, y a los sueños compartidos.

En fin, a todo lo que he dicho y he hecho en el trayecto que juntos hemos emprendido.

Y si aun así sigues dudando, dile mentiroso a mi espíritu, que ten seguro que es el que más te echa de menos, si es que así se calma tu miedo, si es que me crees capaz de algo tan estúpido.

Aunque no debieras dudar de que yo contigo siempre he sido sincero,
si no fuese esto verdad, ni un penique valdría todo el valor que sé que atesoran hacia ti mis sentimientos.

Mi condena es tu silencio, en la completa oscuridad de mi cuarto, mi salvación sería la luz de tus labios, pronunciando como yo lo hago a esta hora que: tan solo sé que te amo…y tú dudas sin compasión, a pesar de que mi ser te esta adorando, algo estoy haciendo mal, cuando una y otra vez creo que te lo estoy demostrando, y tú no dejas de desconfiar, no me permites que a tu corazón le roce yo con la ternura de mis manos.

(A Marisa Belarmino, porque no sé que más hacer o decir para que entienda todo lo que la quiero)

Escrito la madrugada del 04/07/2015.

EL DÍA DE LA ALEGRÍA.

Hubo un tiempo en que un enfermo mental lo suficientemente inteligente y capaz como para conseguir llevar a cabo aquello que se proponía, pensó en una fórmula para conseguir evitar el desprecio generalizado y la falta de consideración hacia el colectivo al que él mismo pertenecía.

Se dijo a sí mismo, si me hago visible yo y consigo hacer visibles a mis compañeros de patología, con algo divertido para que la gente venga, quizá con una fiesta, tal vez la sociedad empiece a aceptarnos y entendernos, tomarán así en cuenta nuestras necesidades, y conseguiremos unos derechos justos que nos ayuden a desenvolvernos en la vida sin la necesidad de escondernos.

Fue entonces, cuando a la salida de una reunión en un hospital de día, organizó con otros amigos y con el dinero que él mismo y los demás habían ahorrado durante años de su exigua pensión, la primera fiesta de la alegría del delirio mental. Para ello, hicieron carteles y banderines, y en algunas radios, más por curiosidad que por implicación, se interesaron por el tema.

Así llegó el gran día, la mañana que nuestro protagonista en particular esperaba, y fue todo un éxito, la gente acudió en masa. Había ideado el juego de ¨la asociación de la tristeza y la felicidad cronometrados ¨ , consistía en ver quien podía pasar de la manera más original posible y más rápido, de una alegría y un entusiasmo absoluto, a una pena y un llanto desconsolado, también se le ocurrió el juego denominaba “delirius crecendo”, que partiendo de una historia disparatada dada al principio, se tenía que aspirar a relatar otra aún más disparatada si cabe. En otro se mostraba un objeto y se tenía que asociar a otro que no tuviese nada que ver, de forma que mediante el diálogo pudieses tener el don de convicción como para hacer que alguno de los presentes te diera la razón, y cómo no, se invitó ese primer año a tocar a grupos como “El canto del loco” o “Sincope”. La gente, en general pasó un día muy divertido, y desde las instituciones se proclamó ese día como el día de la alegría del delirio mental…..sin embargo, el ideólogo de tal evento no estuvo muy convencido del asunto a pesar del éxito generado, puesto que consiguió instaurar una fiesta, e ingresos para terceros, pero los problemas de su colectivo seguían ahí, el desconocimiento ante sus patologías y sus problemas seguía siendo más que patente.

Al cabo de los años intentó cambiar de rumbo, buscó apoyo en los Mass Media, hizo carteles anunciando conferencias sobre los síntomas y la problemática del colectivo de enfermos mentales, pero casi nadie acudió, y la respuesta de los medios fue que eso no vendía, que era demasiado aburrido y que lo que el público demandaba era alegría. No le interesaban a casi nadie ni el sufrimiento ni las muertes por no hallar los suficientes apoyos que algunos de sus compañeros necesitaban.

De esta forma nuestro amigo se desinfló, pensó que la conciencia no importaba, entendió que el día que se instauró para la fiesta estaba vacío de contenido, y se quedó sin su sueño de que al fin le comprendieran. A partir de ese momento se ocultó bajo su silencio. No obstante, se aliviaba pintando caminos, y todavía esperaba una época en el que el día de la alegría no fuese tan solo un proyecto fallido.

Nuestro personaje en este presente sonríe hacia un muro, en él quizá vea otro mundo, uno en el que la incomprensión hacia su suplicio se haya borrado, gracias todo a la información y a la empatía que debería provocar de por sí su persona.

Escrito el 01/07/2015

LA PRÓXIMA ESTACIÓN.

Está a punto de terminar la noche. El tren que me lleva en dirección a otro país, a diferente ciudad, parece que no atiende ni a los asuntos de la memoria ni a mis recuerdos. Les da la espalda, los desprecia, y deja atrás, oculta entre sus raíles, olvidada por convicción propia, lo que a esta hora es en mí una profunda añoranza.

Pero a pesar de la nostalgia que siento por mis padres, por esa tierra con la calle que tanto recorrí, sus gatos, y aquel almendro que aún se halla seguro en un rincón del frondoso prado, comprendo que esta sensación es el primer pago que hago por el intento de conseguir mis sueños. Por eso dejo a mi entorno en un punto de suspensión, nadie me dijo que fuera a ser fácil, cogí mis cuatro camisas y un par de pantalones y en este instante me encuentro aquí, rumbo hacia un destino que entiendo que sólo yo puedo crear con esfuerzo y coraje, mas no tengo miedo, pues sé que esta es el única senda que me puede guiar hacia mi libertad.

Presiento que el alba está ya cercano, las negras siluetas de los árboles en la oscuridad se esfuman a un ritmo vertiginoso, y la próxima estación a la que llegaré me es aún desconocida. Está impregnada de la ilusión y el misterio que produce siempre algo que se nos representa como nuevo, y me doy cuenta de que mi mente es recia y obstinada. Sé que no flaqueará, que se mantendrá firme a pesar de que el barco de la realidad se resquebraje mientras zozobra.

El sol manda sus primeras muestras de amenaza, pronto aparecerán los primeros rayos de luz, y en mi mano se encuentra un libro a medio terminar de economía aplicada. Entre sus páginas, se halla una carta que en la madrugada anterior escribieron a dúo mis padres, intentando darme el aliento del que son capaces, y por supuesto, toda su confianza.

Releo este papel con tinta que sin mencionarlo expresa lo orgullosos que ellos se sienten de mí, este joven que intencionadamente se para en la parte final de este folio. En este tramo, cuando tiene que sentenciarse lo expuesto quizá con un breve te quiero, quizá con un sencillo hasta pronto, pone algo totalmente diferente, algo que me hace mirar hacia el aún oscuro horizonte y reflexionar ante lo que se me viene encima. En este último párrafo dice:

Hijo, como dice el maestro Sampedro, en esta vida ¨existen dos tipos de economistas: los que trabajan para hacer más rico al rico, y los que trabajamos por hacer menos pobre al pobre¨. A ti, como hicimos cada uno de nosotros, te toca en los próximos años elegir….. tan solo te rogamos que hagas lo que hagas seas feliz….

Apoyo mis dedos en estas letras que parecen que más que nunca me acercan a ellos, y siento cómo la tibieza de una lágrima surca mi rostro, pues a pesar de que mi boca no pronuncia palabra, sé que me están escuchando. De alma a alma les digo: os lo prometo, ahora que emprendo mi camino estoy comenzando a notarlo.

(A mi primo Adrián en su veinte cumpleaños, porque deseo que elija lo que elija en su vida, sea ante todo feliz).

Escrito el 01/07/2015

LINEA DOS DE METRO

Entrábamos en la estación de CANAL, en su entreplanta se percibía el sonido de una obra melancólica, una música que provenía de la cavidad de un viejo violín. Instintivamente busqué unas monedas en mi bolsillo, pero tú me apremiabas, teníamos rápidamente que irnos de allí.

Subimos al vagón como cada mañana, aunque la de ese día era distinta a todas las demás, risueños y somnolientos nos miramos a los ojos, sabemos que no tenemos lujos, el único que nos permitimos es el lujo que nos brinda la felicidad.

Nos tenemos el uno al otro, comprendiendo que hace un par de años esto era un sueño ilusorio, un proyecto irreal, pero nos conocimos y poco a poco aprendimos a amarnos, reconozco más que nunca ahora que yo quisiera estar contigo hasta mas allá de mi día final.

Llegábamos a QUEVEDO, aroma a cine y teatro, mundos nuevos para ti a los que sin dudar te invité a venir, y a esa hora no pude por más que pensar, sintiendo tu cabeza apoyada en mi hombro, en todas las cosas bellas que nos quedan por compartir, y en la tremenda ilusión que tengo por las vivencias que nuestro futuro seguro nos deberá deparar.

En SAN BERNARDO, en un pasado cercano, cena un día con amigos, otro con tu tía y tu cuñada, pero cuando más disfruté es cuando lo hice a solas contigo. Al salir del restaurante tú me agarraste del brazo, era una noche de lluvia, y yo tapándote el cuerpo con mi chaqueta te guié precisamente hasta aquí.

También este fue el lugar en donde compramos nuestro primer calendario, ese que aún cuelga de la pared, en él está marcado que llevamos juntos más de un año, mi esperanza está en cada año poder venir a por uno, es algo que se puede convertir en una tradición si es que tu corazón quiere, el mío está dispuesto a hacerlo las veces que aún le diga nuestro pecho que todavía nos amamos..

NOVICIADO, sabor a paseo por el Madrid más castizo, con ese ambiente al caer el sol de terrazas repletas de risas, de librerías abiertas, y de calles que si te descuidas te absorben la juventud.

Allí encontré un libro que te intenté leer mientras te quedabas dormida, en una noche en el que te susurré al oído, tú sin darte cuenta, lo mucho que te quería. Ese libro aún lo conservo, los amantes mariposa es su nombre, cuando tú desees te lo intentaré leer de nuevo.

SANTO DOMINGO. ¿ No era por aquí por donde nos enamoramos?, ¿no fue detrás de una iglesia que se halla cerca en donde te besé por primera vez?, ¿ en este lugar no fue donde otra noche de lluvia te regalé ese anillo que nunca te quitas del dedo de tu mano?….

ÓPERA tiene el eco de los encuentros más tiernos, cuando nos encaminábamos hacia palacio y ansiábamos estar más cerca el uno del otro, pero nos atenazaba el miedo, pues aún no nos conocíamos demasiado.

Evoqué pájaros volando en un atardecer color naranja, nuestros labios que se juntaron, y los cuerpos mientras tanto temblando, sentados sobre un banco de piedra, sonriendo porque nos teníamos el uno al otro al lado.

Aquel fue el lugar en el que me di cuenta de que quería luchar por ti, en que tú eras la única mujer que realmente a mí me merecía la pena.

SOL, tantos paseos por sus aceras, tantas idas y venidas en tren, ya que tú vivías cerca, en aquella casa modesta y encantadora ¿te acuerdas? allí nos atrevimos a dormir aquella hermosa vez, abrazados al son de nuestros latidos, tu y yo, escuchando a dos corazones que lentamente se convertían en uno, y en ese momento supe que tú también me querías, que lo que era un mero sueño para mí se podría convertir en realidad.

En SEVILLA te confesé mi deseo de viajar contigo, pues a pesar de que ya hemos estado en Toledo y Salamanca, Alicante, Úbeda y Santander, y de que aún nos quedan infinidad de lugares que visitar, el trayecto al que yo me referí es uno que no termina, que hemos empezado a emprender ya juntos, no sé si me entiendes…. eterno quiero que sea, el tiempo dirá si ambos estamos dispuestos a permanecer en él dure lo que dure.

Estábamos ya en BANCO DE ESPAÑA, y noté que en tus ojos estaban a punto de brotar dulces y amargas lágrimas, me dijiste que pronto volveríamos a estar unidos, mientras me parecía que se aceleraba aquella infernal máquina.

Llegamos a RETIRO, y sentí un intenso odio hacia este mundo y hacia mí mismo, mas a ti intenté únicamente mostrarte mi cariño, y te sonreí aunque estaba triste, pues me invadió una desoladora añoranza.

Subimos unos peldaños fríos y grises, y mi corazón se quedó petrificado, me dijiste que dos meses no son nada, cuídate mucho amor mío, que pronto un nuevo amanecer juntos nos aguarda, y yo, nostálgico y apesadumbrado, no supe qué decir, te quise retener, pero te abracé y te dejé partir…. Prométeme exclamé, prométeme que entre nosotros cada adiós será siempre un hasta luego, y tu me sonreíste con ternura y después con tus manos en los labios me lanzaste un beso.

En soledad me quedé, en frente de aquella estúpida Puerta de Alcalá, vi a un niño correr, y caminé de vuelta a la boca de aquella sombría estación. La línea dos engulló a mi persona, mas jamás dejaré que haga lo mismo con nuestro amor.

Escrito el 25/06/2015.

REFLEXIONES MUNDANAS SOBRE TEMAS DIVERSOS XI.

LA BUSQUEDA DE LA FAMA.

 

La fama, tan buscada por muchos, tan envidiada….

Reconozco que hubo un tiempo que yo también la quería para mí, que por momentos me atrae, pues deseo algún tipo de reconocimiento de vez en cuando, comprendiendo de que quizá sea un modo de consolar a este ego malherido que en ocasiones poseo.

Casi todos en cierta medida, en diversos aspectos, nos hemos visto y sentido como seres superiores, pues no deberíamos ser hipócritas….. y ello es algo natural al razonar en nuestra esencia, a que únicamente logramos saber, y en ocasiones veladamente, lo que pensamos nosotros mismos, comprendemos nuestras propias razones, tenemos presente nuestra experiencia, puesto que solo conseguimos percatarnos de lo que nuestra vida ha hecho de nosotros…. a partir de ahí juzgamos, decimos deberías hacer esto o lo otro, nos enfadamos, no consentimos un respiro al del frente si nos sentimos infravalorados, o exclamamos la típica frase de que la gente o esta sociedad es así…. no nos damos cuenta realmente, porque nos intentamos disociar de todo lo que no aceptamos, de que esa misma gente, esa sociedad que quizá despreciamos, somos también nosotros mismos.

Podemos pensar e incluso exclamar e intentar llevar a cabo, siempre inflamando nuestro ego con muy buena voluntad, el transformar este mundo en aquello que nosotros consideramos que es lo mejor…. pero para ser efectivo en esto hay muy pocas opciones: Hacerte un dictador (si es que consigues seguidores), Profeta (si convences a incautos), o la opción más sencilla y difícil y por la que yo me inclino…. intentar empezar a cambiarse uno a sí mismo.

Hay un dicho que más o menos dice así: Señor, dame fuerzas para cambiar lo que puedo, y sabiduría para aceptar lo que no.

En mi historia he cometido bastantes errores, otros sin saber yo la razón me los han atribuido, he ofendido y perdido gente por mi camino, y continuo enfadándome, disgustándome, aunque no lo desee. Soy un ser humano.

Si tengo que pedir perdón lo hago, si alguien quiere hablar conmigo le recibo, y si creo que debo decir algo lo digo, pero intentando siempre ser prudente, ya que hay personas que confunden lo que es algo tan bello como es la sinceridad, y sin darse cuenta la convierten en algo irrespetuoso y grosero.

Mi nombre es de origen Hebreo, significa ´´juicio de Dios´´, y eso es lo que desearía para todos, pues si nos tuviera que juzgar alguien, querría que lo hiciera el único que puede saber como somos, lo que hemos vivido, y lo que supuso nuestra reacción ante todo ello, más allá de que cada cual crea en Dios o no.

Tantas veces no entendemos circunstancias, tantas nos empeñamos en llevar la razón, tenemos tanta necesidad de aplausos….

Confieso que yo me quiero distanciar de todo eso, mi búsqueda tiene como principal fin la ausencia de todo odio, el respeto hacia mi enemigo, y la empatía con aquel que tenga a mi lado, eso es lo que he aprendido, y desde niño me fueron enseñando.

Prefiero la paz del espíritu, la felicidad de los buenos ratos, poseer tiempo para los seres queridos, y disfrutar de mi senda mientras la voy paseando, que cualquier otro tipo de orgullo o de sensación de irrelevante importancia.

Sé que un día te encuentras en una nube, y al otro tu memoria se halla en el ocaso, para mí es mejor ser humilde que ansiar cierta e ilusoria fama o escudarte en un simple poder monetario.

Quizá me equivoque, y en parte no puedo cesar de compadecerlos, pero creo que los que buscan la fama se deben sentir muy solos, y los que se enaltecen por su dinero demasiado acomplejados.

Si me aceptas un consejo, tómalo o desprécialo si se te antoja, intenta ser feliz con lo que tienes, entiéndete, y si quieres mejorar lucha. Pero no te olvides y sé amable siempre contigo mismo, te lo dice un ex tirano de su propio ser, alguien que a base de golpes fue entendiendo lo que para él era lo importante ….. tengo la inmensa suerte de que poco a poco y con mucho trabajo me estoy consiguiendo amar, a pesar de que todos tenemos nuestros ratos.

 

Escrito el 22/06/2015

HELP

Nunca me expresaré como Lennon,

ni llenaré ningún estadio,

no imaginaré este mundo sin Cielo,

ni gritarán mis fans a mi paso.

Seré un harapiento que sueña,

un vagabundo turbado,

ante esta ciudad que despierta,

bajo este sol que estando a solas me ha emocionado.

Te busco y no te encuentro,

entre estas sábanas que no son de seda,

a través de estos muros,

tu fantasma y su aroma se ausentan.

Observo estas estrellas que caen,

que amenazan con partirme,

lloro al esperar,

tiemblo porque partiste.

E impotente

te digo que aquí estaré,

sabiendo que no soy el mejor hombre,

pues no tengo riquezas,

no tengo más que lo que en este papel se expone.

Ayúdame tú a sentirme alguien,

sé que tú puedes salvarme,

sin ti no consigo quererme,

nunca logro mirar adelante.

Comprendo que nunca me expresaré como Lennon,

únicamente sé rasgar las cuerdas que contiene mi pecho,

mi guitarra ostenta el nombre de una emoción,

mi canción es la que surge de mis sentimientos.

Mi letra habla de un mundo mejor,

de un universo que es solo nuestro,

una existencia llena de tristeza, alegría e ilusión,

y unos acordes que anticipan una vida juntos,

esa es la melodía que resuena en mi interior

sin ser ningún secreto .

Ahora ya sabes que aguardaré tu regreso

intentando componer la más bella canción,

 y sé que jamás será como las de Lennon,

porque en ella hablo de un intenso amor,

ese que existe tan solo entre tú y yo.

A MARISA BELARMINO MIENTRAS DUERME A MI LADO.

 

Escrito la madrugada del 20/06/2015

ESE AUTOBÚS DE COLOR VERDE

Pido perdón primero a esta hoja de papel

y a los que les gustaría verme intervenir.

A aquellos que aprecian mi parecer,

y a los que más me quieren,

pero lo que ocurre es que cada vez aumenta el cansancio en mi.

Llevo días así de lacónico,

de ojeroso,

de apesadumbrado.

Será porque mi amor se va,

se larga a donde no lo puedo ver,

aunque lo sienta dentro de mi ser,

a pesar de hallarse en lo profundo de mi alma.

Quizá sea también porque de un tiempo hasta aquí

me siento mucho más viejo ,

noto como me hastía este mundo,

hasta el punto de querer romper mi relación con todo lo que signifique aire libre,

y aquello que pudiera funcionar como espejo.

Porque desde hace varios atardeceres me encuentro solo,

a pesar de que las calles se encuentran repletas,

a pesar del ruido de la muchedumbre,

de estar constantemente con amigos,

de pasar la noche contigo,

pues me acaricia sin cesar la inmensidad de un lamento.

Sin más te digo que siento un frío que cala,

una tristeza que devora mi voluntad a cada segundo que pasa,

y me encuentro en un estado que está desprotegido del mal

que le produce su dolor,

mas a esta hora en que se oculta el sol,

sé que nada importa,

pues jamás idénticas lágrimas

logran caer en la misma fosa.

Me siento ante la lumbre en soledad,

escuchando el silencio,

y quisiera huir y quedarme,

desearía gritar y callar,

ya que tendría que saber volar sin arrastrarme.

Pero mis sentimientos no entienden de nada que no sea dualidad.

Esta es la locura de este joven que se cree sensato,

de este soñador que es únicamente pensamiento y carne que envejece,

mi existencia comprendo ahora que es un delito permanente,

hoy me sentí desgraciado,

vi alejarse a mis padres ya ancianos

en un autobús color verde.

Y entiendo que nada puedo hacer,

que únicamente me queda el intento humano de ser feliz,

pero sin más que decir,

sin más que poder expresar,

esta tarde estoy triste.

Me encierro en la habitación que aún compartimos

totalmente solo,

y una lágrima surca mi rostro,

escucho emocionado nuestra bella balada,

y descubro a ese vil ladrón

que quisiera apagar nuestro fuego sin lograrlo.

Te pido perdón papel por contarte estas cosas,

sé que llevo días sin leer ningún mensaje,

no atiendo a las llamadas porque no tengo ganas,

ni me vuelvo si por casualidad alguien pronuncia mi nombre.

Lloro y pienso:

para qué discutir, para qué dialogar,

si insignificante sé que soy,

si insignificantes os veo a vosotros.

Y entiendo que ya no quedan escusas para cambiar,

que es necesario coger la guadaña para trabajar,

y matar así mi pasado,

haciendo más que ayer,

contemplando menos de lo que estoy acostumbrado.

Mas no quiero llevar siempre la razón,

que si alguien me tiene que juzgar,

que solo lo haga el que se encuentra allí en el Cielo

en lo más alto.

Pues mi corazón tiene en sus cimientos una enfermedad,

la alegría son los momentos que hurto a mi desilusión,

quiero destruir aquello que soy,

ya que deseo empezar a edificar con esperanza y junto a ti,

una nueva vida y su libertad.

Escrito el 17/06/2015

LA SOLUCIÓN.

El sol en cada amanecer me encontraba meditando,

cientos de noches pasé en vela,

leyendo a unas horas en las que sólo

puede reinar la oscuridad y el silencio.

Siempre busqué esa verdad

que consolase mi alma,

estudiando sin reglar,

creyendo carecer de la necesidad de cultivar la amistad,

autodidacta y esclavo soy y fui

de las palabras que expulsa mi boca.

Pensé horas y horas sobre qué sería lo correcto,

en dónde estaría aquel bien que me enseñaron,

como aliviar los síntomas de unos padres enfermos.

Lo hice también en mi futuro,

ese que quiero compartir contigo,

en cómo guiar nuestro destino,

el que deseo que esté a salvo de posibles lamentos.

Y aunque mis test mostraban que poseo bastante inteligencia,

cavilé sin hallar solución,

me siento necio,

pues no sé la manera de arreglar mis problemas.

Y creo que fui comprendiendo la realidad,

pupilo soy de los que tropiezan siempre con la misma piedra,

pues el Carpe Diem jamás lo logré ejecutar,

sabiendo que es lo único que me podría dar algo de paz y felicidad.

Porque de dar tantas vueltas a esta mente que se encuentra crispada,

consentí a mi existencia habituarse a su soledad,

ante mi incredulidad mis padres se van consumiendo,

y fui abandonando a unos amigos a los que ya no me atrevo a llamar.

Pero lo que me apena más,

es que noto como te estoy perdiendo mi amor,

te prometo que lo intentaré,

mas no sé si algún día conseguiré cambiar.

Escrito el 12/06/2015.

DELIRIOS DE SU DESPEDIDA

Hace frío, mucho frío. Veo en el espejo del presente cómo se adhiere a esta piel que envejece, y forma hielo entre sus pliegues.

Observo en este amanecer un sol apagado, un resplandor pálido, sabía desde la primera vez que pude enfrentarme a tus ojos que lo que entre ambos crecía se estaba pudriendo, comprendía que tu adiós llegaría, que todo lo que me rodea en este momento se cubriría de una inmensa oscuridad, de un insano pesimismo, que se nublaría mi sensatez, y que las tinieblas me arrebatarían mi ya de por sí débil esperanza. Comprendía que la locura me atraparía de nuevo al percatarme de mi soledad, de esta vida mía que compruebo más que nunca que se halla plena de mediocridad.

Lo sabía y aun así te besé.

Veneno fuiste que me otorgó un poderoso aliento, y eufórico e insensato de mí me elevé para conseguirte la luna, allí arriba me di cuenta de que mi caída carecería de red y consuelo, y ahora veo como te conviertes en ese amor que se encuentra ausente, al que llamo recibiendo tan solo su eco, que fue como un definitivo adiós que por parte tuyo no tuvo duelo.

En este instante que te marchas como lo hace esta brisa de primavera, como ese susurro que nunca más será entre tú y yo cómplice, te descubro siendo esa dama blanca que a esta hora anidas en el fondo de las lágrimas, que quisiste sin poder serlo sirena, a la que acarician en este momento en vez de mis manos las algas, mujer que te convertiste en fantasma en vez de leyenda.

Rechazaste mi pasión y nuestra felicidad por brindar por entero tu vida a aquel tirano mar, alma que no hallo por la senda de mis sueños, que de mis sentimientos quisiste renegar, pues únicamente eres una imagen vaporosa, el espíritu más bello que jamás pude vislumbrar.

Estuviste ahí sin estarlo, fuiste humo que se esfuma en mi mente, algo que el tiempo y su benevolencia me hará como siempre hasta ahora olvidar.

Escrito el 07/06/2015.

EN TU LEJANÍA.

Te marchaste de improviso, sin quererlo, en aquel odiado amanecer, desapareciste como el rocío de las flores, como esa brisa cálida que confunde mi desolación con su añoranza al no poder sentirte en mi piel….. y es que no pudimos decirnos apenas ese adiós que los dos sabemos que es un hasta luego, un aquí te esperaré, mas no te preocupes que ambos entendemos esto mi cielo.

Después de aquella noche plena de cariño y de pasión, de cena para dos sin velas, de amor compartido en su mayor expresión, te vi con una sonrisa en los labios, en el preciso momento en el que el metro de Madrid parecía estar completamente vacío, y así supe entre tanto gentío que no existía, que no me importaba, que tú a mi lado eras feliz.

Reconozco que tu risa le da vida a mi pecho, sin ti casi todo en mí estaría muerto, por ello no temas mi dulce amor, porque la distancia que nos ha brindado esta tierra, la sabremos enmendar con nuestro entendimiento y esa confianza mutua que hemos aprendido a tenernos.

Ten en cuenta que nuestras almas caminan juntas, aún pasean por aquel alba que para nosotros dos no ha terminado, puedo notar ahora tus dedos enlazados con los míos, el tacto de tu mano, y a mis oídos llega una hermosa balada…..¿Puedes oírla? ¿Puedes escuchar la música que brota de mi corazón mientras vibra?, se siente así de alegre al recibir de ti un mensaje, al evocar el calor de tu cuerpo, al ver en un marco que tiene en su memoria tu sonrisa, pues te tengo como siempre desde que te conocí en todo momento presente.

No temas mi dulce amor, que yo estoy aquí. Nostálgico y triste sí, pero esperanzado en un futuro que sé que es real, en uno de nuevo a tu lado, y a pesar de que la espera a menudo es muy dura, debes saber que mi amor por ti carece de toda duda.

¿Te puedo contar un secreto?, soñé esta noche contigo, sentí que me abrazabas, ya ves que nunca te olvido.

Vendrán tiempos mejores, instantes para contemplar otra vez tu sonrisa, conoceremos bellos lugares, descubriremos la fortaleza de nuestros sentimientos, y todo ello lo haremos juntos. Porque ni el viento de un huracán, ni ese maldito reloj que de tu ausencia me avisa, podrá destruir lo que ambos deseamos, que es nuestra eternidad unida.

Te espero, y lo haré por siempre, y si no volvieras por algún despiadado motivo me convertiría en melancolía y leyenda, todos verían una roca de mármol cerca de esa estación que te debe traer de vuelta a Madrid, y dirían no sin pena que esa roca representa la locura de un hombre, un joven que esperó con anhelo a su amor, y que al no hallarla allí permaneció sin moverse, siendo de esta manera como con el transcurso de los años se quedó petrificado, esperando aún a su querer ausente.

Y sin más, únicamente puedo decirte que te quiero, que te amo, y que aquí estoy y aquí estaré, por favor, muestra una sonrisa como yo lo intento en tu rostro, que aunque por dentro estemos tristes, no debemos nunca demostrarlo.

Pronto saldrá un sol que vuelva a juntar nuestros dos corazones que tienen un solo latir, y tú y yo danzaremos al son de nuestra bella y feliz vida, ten confianza en mis palabras, pues sé que nada ni nadie jamás nos podrá desunir.

(Para Marisa Belarmino en su ausencia)

Escrito el 04/06/2015.

SALAS DE HOSPITAL

Siento un dolor intenso en el abdomen y a la altura de la mitad derecha de mi espalda, una enfermera me toma mis datos, revisa mis pulsaciones y apunta mi nivel de oxigenación. Quizá me encuentro un poco nervioso, hacía ya algún tiempo que no había tenido la necesidad de retornar a este escenario tan habitual para mí en el pasado.

Me adentro por un pasillo que no cesa, que se halla adherido a mi cerebro, que es recorrido por unos pasos torpes, por un caminar dudoso, que no sin cierta sorpresa descubro que es el mío.

Llegamos a una sala con personas que esperan, al igual que en este momento me encuentro haciéndolo yo. Esperan un resultado, una llamada, que sin ser la divina podría ser el preludio de esta, como la puesta a punto de una orquesta que no quisiera desafinar al hacer sonar el himno del último adiós, la música que guiará tu ascenso al cielo o tu descendimiento al infierno, un infierno que empiezas a oler, percatándote al instante que ese sabor agrio en el paladar es el del propio ambiente de cualquier hospital.

En ese lapso de tiempo que no transcurre, es cuando más reflexiono, y dudo sobre mi existencia. Cuando de repente me sobresalta una alarma, alguien agoniza detrás de una puerta, y todos los sanitarios acuden a abrirla, van a ayudar. Sé que ese es el protocolo en una situación crítica, y comprendo que un hombre o una mujer se encuentra en ese minuto entre la vida y la muerte, dependerá de si su corazón desea volver a realizar su función, o de si se encuentra demasiado herido o cansado como para dejarse ir.

Entonces, al igual que si me encontrara en un velatorio, pienso en todo el sinsentido que me rodea, en lo que yo mismo soy, en los sueños perdidos, y me veo como alguien que es muy pequeño, un enano de espíritu que es un amasijo de carne y de huesos, un mero poseedor de una pizca de sangre.

Me llega el turno, me preguntan, lo estudian, realizan algunas pruebas, y llaman a algún especialista que recomienda más pruebas. Observo caras que se me antojan serias, y presiento que algo pudiera ir realmente mal.

Otra vez esta maldita espera, esa que parece eterna, a través del pequeño ventanal que da al exterior logro vislumbrar un álamo, y me viene a la mente recuerdos de mi niñez, el patio de un colegio, el calor de aquel sol en una tarde de primavera, los mejores amigos que tuve cuando todo en nosotros era plena inocencia…. y al sonar un timbre ficticio salgo corriendo, y descubro a lo lejos a mi madre que se encuentra más joven y guapa que nunca, esperándome con sus brazos abiertos y una sonrisa, la más bella que yo jamás vi.

Sé que alguien ha pronunciado mi nombre, pero no reacciono hasta que esa persona toca mi hombro, pues deseaba permanecer en ese mundo ideal, ese universo mitificado, que entiendo al instante que es irreal.

Ahora mi realidad se me antoja cruda y despiadada, y tiemblo ante la incertidumbre, no sé si conseguiré salir algún día de este hospital o si ya no lo haré nunca más.

Un pasillo que no cesa, y en su final se encuentra una dama, ella abre sus brazos y me ofrece una sonrisa que sé que es la más bella, su rostro ha envejecido bastante, pero sigue siendo para mí la más hermosa mujer que habita en esta tierra, y comprendo en este instante con alegría junto a ella, que he recibido una nueva oportunidad .

Escrito el 30/05/2015.

SIN EMBARGO

Hoy me pesa la vida…

Me pesa su lucha,

mis momentos de cobardía,

los reproches autoimpuestos,

las heridas que renacen,

y es que me duele mi alma,

y sin saber aún por qué

me pesa esta vida.

No me acostumbro

ni a su pulso

ni a su sabor,

no lo hago

a que mi mente

de tanto llenarla

se sepa vacía,

nunca entenderé nuestra avaricia

ni al que guarda rencor,

jamás comprenderé la necesidad

del orgullo

ni de la existencia de la mentira.

Vida que eres

de sombras y de luces,

no sé por qué a mí

a esta hora me pesas,

me rondan por las calles

tus espíritus y sus miserias,

mas sé que hay personas que todavía

merecen la pena.

Vida que apareces

con el frescor del rocío,

que te desparramas al aparecer el alba,

en mi tierra tus flores se muestran,

el rugir de mi mar al escuchar

tu nombre se calma.

Mas a pesar de los placeres

que nos otorgas,

a pesar de tu infinita belleza,

observan mis ojos confusos

este atardecer,

nota una lágrima mi piel,

veo en mi rostro marchito

hastío y aspereza….

Quizá sea por el veneno que recorre

el cuerpo enfermo de mi amada madre,

o porque comprendo que ese padre que me

educó está cada día más decaído y más viejo,

que ayer oí con dolor el delirar de mi abuela,

o porque el sol de mi ciudad hoy apareció

sin brillo.

Quizá al contemplarlo

yo perdí cierta esperanza,

y me invadió sin quererlo

el pesimismo,

quizá me atrapó la eternidad

de una condena,

o la amargura siempre espesa

de la tristeza…..

Ya que a pesar del amor

que me brindas

mi corazón es de escarcha,

y sin desearlo jamás

noto el temblor bajo mis pies,

y siento un frío intenso,

pues sé que mi voluntad

y esta juventud que poseo

como relámpagos en furia

están proclamando su adiós,

se escapan como mi inocencia

sin ningún miramiento,

huyen de mi aliento

sin compasión.

Mas comprendo que aunque

en estos momentos

se puedan tener mil y un motivos….

como la soledad y la muerte,

como una despedida

y tu olvido….

también entiendo

que mañana habrá un nuevo amanecer,

otra extraña y vibrante

emoción recorrerá mi pecho,

volverá a resurgir la ilusión,

caerá al abismo del tiempo perdido

todo el sinsentido,

y al fin encontraré en ti consuelo.

Y es que debo tolerar

que en ocasiones me pese la vida,

sin embargo tengo claro y sé,

que la amo, la necesito

y quiero vivirla.

Escrito el 25/05/2015.