SEIS DÍAS

Camino por un pasillo desnudo a esta hora de gente, y pienso en ti, en que tan sólo hace un par de minutos te estaba abrazando.

Deambulo ahora que estás ausente como un sonámbulo ciego y pesaroso, como un hombre que se siente despechado ante el mundo que le tocó vivir. Sé que ya se encuentra entrada la noche, aunque no distingo ni el tiempo ni hallo sentido a ningún viaje si no estás tú junto a mí.

El horizonte que observo se ha convertido en dos luces aproximándose desde la oscuridad, y yo sin poder evitarlo continúo pensando…

Dos borrachos discuten en el vagón, y me alejo, sí, a cada estación que llega yo estoy más y más lejos.

Me viene a la memoria que de esta línea te escribí en nuestro pasado un texto, y evoco la expresión de tu rostro en el momento en el que lo leíste, parecías tan sorprendida, tan orgullosa y contenta, tan enamorada de mí…

En este instante debo de reconocer que la tristeza me envuelve, que siento una gran añoranza en mi pecho, tengo la necesidad de oírte, de verte, de sentir el tacto de tu piel……. Tan sólo cabe decir que estoy pensando en ti…

Ya estoy realizando el transbordo en la estación de Canal, nueve minutos de espera, y otros seis días más.

La parada en ¨Islas Filipinas¨ me tienta a emigrar contigo, pero nuestro viaje continúa, la historia que estamos construyendo seguirá escribiendo sus letras bajo este cielo de Madrid.

Finalmente llego a mi destino, y de ahí al hogar que ambos una tarde, una noche, y todo un día a la semana compartimos. Al entrar y notar su inmensa soledad, su melancólico silencio, me doy cuenta de las interminables horas, los desesperantes segundos volviéndome loco antes de verte de nuevo, a pesar de que siempre me queda la esperanza de que mi alegría retornará en seis días.

Mientras tanto, pienso en ti….

(Para Marisa Belarmino)

 

ESCRITO EL 31/12/2016.

Anuncios

VELAR POR SIEMPRE TUS SUEÑOS 

Sentado a tu lado

te observo,

y me pregunto si yo podría

querer más.

 
Desearía comprobar que cumples

todos tus sueños,

los de la dura infancia,

los que atrajo tu fuerza,

los que quizá conmigo tendrás…

 
En esta noche de invierno

que es tan fría como lo es de hermosa,

te robé este instante dormida,

y te vi más bella que a ninguna otra rosa…

 
Fue en ese mencionado instante en el que me prometí

que siempre velaría por tus sueños,

y sin hallar respuesta

me pregunto,

cómo pude yo llegar a amarte tanto,

y beso levemente tu mejilla,

me quedo observandote a tu lado.

 

 

ESCRITO EL 25/12/2016

MERECE LA PENA

En el instante en que la luz de una solitaria farola alumbra la calle,

sentado como ahora estoy en mi cuarto en frente de este papel aún en blanco,

me entra el deseo de no escribir para así no expresar nunca más mis penas,

y quiero arrancar de cuajo todo el pesimismo llenando

como así hago cada vez más a menudo

de letras tristes mi papelera.

 

En estos momentos bajos

es cuando cierro mis ojos para visualizar tu rostro,

y mientras siento en mi piel el calor de tu tacto

me parece oír tu risa,

sólo así mi pecho consigue calmarse,

pues sé que tú, sueño mío, te encuentras a mi lado.

 

Algunos pocos me enseñaron

que existen personas que como tú intentan buscar en donde otros jamás lo harán,

que la locura no es ningún hándicap si se sabe interpretar,

que la mayor estupidez es cerrarse a un sentimiento,

y que hay que tomarse a uno mismo muy poco en serio,

que las cosas realmente importantes no cuestan dinero,

que quererse es el principio para poder querer a los demás.

 

Me negué en el pasado la ilusión que los míos consiguen en el presente darme día tras día,

pues lo que me rodeaba estaba impregnado de desesperanza, dolor y soledad.

 

Ahora mi odio hacia este mundo se ha tornado en cariño,

y mi absoluto abatimiento fue destronado por la felicidad.

 

Por la ayuda y la comprensión que algunos me han otorgado

he comprendido el verdadero significado de la palabra amistad,

gracias a la inmensa paciencia de mis padres

que jamás me abandonaron,

se ha recuperado al hijo perdido

que nunca como en este momento se ha sabido valorar….

pero sobre todo por encontrarte a ti cariño

que eres la fuerza por la que conseguí amarme y amar,

lucho y lucharé por esta vida,

ya que os debo mi alegría,

conoceros a vosotros ha hecho que sepa

lo que merece la pena de verdad.

 

ESCRITO EL 03/12/2016