A MI QUERIDA MADRE.

En este día deseo decirte al oído, que me siento alegre a pesar de que una tristeza se halla en mi pecho, mas no te preocupes ahora por mi, pues debes cuidar de tu salud y de tus sentimientos.

La vida ha sido demasiadas veces injusta contigo, en demasía te ha hecho sufrir, por ello intentemos disfrutar intensamente el momento, nunca sabremos lo que nos deparará lo que está por venir.

Quiero contarte que me siento pleno porque he alcanzado ese estado en el que uno es feliz,  ya no me importa mi pasado caótico, ni aquello que la gente que no me importa puede opinar de mi. Al fin se siente en paz mi alma, puedes ver si te fijas una sonrisa en el centro de mi corazón, tan sólo siento que soy culpable, por aquel dolor que antaño mi situación te propició. Tantas veces me hallé perdido, sentí tanto profundo desaliento, que como sabes en ocasiones deseé no respirar, y tú en aquellas situaciones siempre estuviste a mi lado, todas las veces que nadie sabía si podría volver mi cuerpo a despertar.

Tú luchaste por mi como nadie lo ha hecho nunca, no te dejaste jamás intimidar por los demás, sé que me defendiste en más ocasiones de las que me he podido enterar, y que en demasiadas noches mi situación te hizo llorar.

Confiaste en mi persona, esto nunca lo podré olvidar, yo mismo no creía en mi, y vagaba como un errante despojo por esta sociedad. Tú me sacaste del pozo, tu sacrificio me enseñó lo que realmente es amar.

La batalla ganaste, mírame madre, gracias a ti ahora soy lo que soy, por ti volví a tener esperanza, pues tu eres la persona que me ayudó a continuar mi trayecto, la que me otorgó la posibilidad de tener una segunda oportunidad.

Por ello y por más te quiero.

Soy consciente de que casi nunca salen de mis labios tales palabras, tan sólo sé expresarlo en alguna hoja blanca, perdóname si algún pudor siente mi alma.

También dejo constancia de que pase lo que pase, ya sea en esta tierra o cuando quiera venir a abrirnos sus puertas el cielo, yo estaré eternamente a tu lado, a pesar de que la ignorante distancia diga que me hallo lejos. En mi corazón tienes tu morada, porque sé que nadie como tú me ha amado.

Por favor te pido que no dudes nunca que te quiero, a pesar de que por mi completa torpeza rara vez te lo demuestro.

A mi madre.                                                                       Escrito el 29/03/2014 .

 

Anuncios

A UNO DE MIS TÍOS.

Quisiera elogiar tus excelsas virtudes, y expresar toda la belleza que atesora tu alma, ponerte en el podio más alto al que pueda aspirar cualquier hombre, aquel que posea más carestía, sabiduría y coraje.

Desearía decirte que eres el inteligente gurú de muchos de mis textos, la inspiración del pincel del más reconocido y consolidado de los artistas, el ser más hermoso que conocí cuando llegué a la edad de ser hombre, mas no quiero mentir nunca, ni con la palabra ni con mi pluma.

Tan sólo eres otro ser humano, uno que únicamente por serlo ya debe tener el título de bello. Lo que conozco de ti es lo honesto, lo agradable y el sentimiento que hacia tu persona siento.

También sé que tus brazos hallaré siempre abiertos, al igual que al verte venir encontrarás los míos. Pero lo que a lo largo del tiempo de ti he entendido, es que ante todo eres un buen hombre.

Jesús, mi tio, un familiar que vive en Alicante, me expresaste con ironía que querias un alto elogio, y el más elevado que puedo ofrecerte es el de mi aprecio constante, ese que día tras día mi pecho con sinceridad puede otorgarte.

Escrito el 29/03/2014.

Publicado desde WordPress para Android

LA PAZ DE SU ALMA.

Miró su reloj, se dio cuenta de todo el tiempo que ya se había convertido en pasado, en la lejanía de la niñez, y en el transcurso de la cruel enfermedad, esa que le acompañó en su adolescencia, aquella que por aquel entonces devastó su futuro, el que se prometía brillante, cambiando de forma definitiva el devenir de su existencia.

Ahora se le ve sentado, en una plaza del centro de un Madrid que ama, en esa ciudad espera en un futuro morir.

Los transeúntes pasan distraídos a su lado, no se percatan de su insignificante presencia, esa que empieza a aceptarse, la que comienza a valorar lo que hace, pues su persona no realiza nada para contener un siempre ilusorio éxito, ni por complacer a nadie, únicamente busca hallarse en paz consigo mismo, por fin se respeta sintiéndose así libre.

Mueve su cabeza hacia un lado y hacia el otro, espera algo impaciente, a un ser que se le representa como un sueño, algo que deseó y que con cierta sorpresa en realidad se convierte.

En este momento era consciente de lo que su mente hace tiempo sabía, pues experimentó la belleza de éste mundo al verla acercarse lentamente, y al poder observarla frente a frente entiende lo que es sentirse alegre.

Halló la felicidad que es auténtica, esa que jamás proviene de nadie, sino que viene de un lugar interior, quizá del fondo de la emoción que siente el vientre.

Y es que ahora es un ser libre, y contempla su futuro como algo que pase lo que pase merece la pena vivirse. Encontró en si mismo una fortaleza que permanecía oculta, y lanzó un suspiro mezcla de placer y pasión cuando tus labios beso y tu sonrisa descubrió.

Escrito el 29/03/2014.

Publicado desde WordPress para Android

LO SÉ.

Hoy, en este hermoso amanecer sé cual es el rostro verdadero de la felicidad, entendí lo poco que importa el resto del mundo cuando estás junto a mi, pues siento algo que crece en mi interior, un sentimiento desconocido en mi pasado, y te deseo preguntar si esto es a lo que llaman amor.

En el inicio de esta mañana las nubes son rojas, y un radiante sol amenaza con nacer, los pajaros cantan entre las ramas, y los valles reciben de buena gana la primavera y su luz. Los enamorados se apasionan locamente, y la sangre recupera aquellos años de juventud.

Por fin aprendí que la alegría puede hallarse en un cuarto sin ventanas, que tus ojos son el refugio que siempre desee, que en esta existencia dos almas pueden ser honestas la una con la otra, y que mi miedo ya puede desaparecer.

Porque tu mirada, tus besos, tus caricias, y toda la dulzura de tu ser se halla impregnada de poesía, y realmente pienso, ¿cómo escribir algo bello a lo que plenamente lo es?.

Te tendría que plasmar en un texto, relatar aquellos misterios que atesoras, mas comprendo que esta es tarea imposible, y con sinceridad prefiero encontrarte viviendo en mi más íntima morada, no siendo ésta otra que mi humilde pecho, ese que late por ti, ya que halló la totalidad de la hermosura que intenta esconder tu alma.

Debo decirte que mi corazón vibra en este instante con fuerza, que una emoción invade mi cuerpo, porque ahora empiezo a entender lo que al referirse al amor dijo el poeta, que sólo el que lo probó lo sabe, y yo gracias a lo que en éste momento siento por ti ya lo sé.

Escrito el 28/03/2014.

Publicado desde WordPress para Android

LA CIMA DEL ADIÓS.

Ahí a lo lejos se le puede ver a ese anciano subiendo la cuesta, como carga lleva su pesada maleta, esa que antaño fue la más preciada. Sin embargo, hoy la observa con cierta tristeza, pues en su mente tomó una difícil pero a la vez necesaria decisión.

Los altos cipreses dan sombra al camino, apuntan con sus lanzas a un cielo que amenaza con romper a llover, en el rostro del viejo hay una lágrima, ya que por fin se encuentra en la cima del monte del adiós.

La tumba que allí se halla espera que suelte de sus manos aquello que le sobra, lo que ha atesorado durante tanto tiempo, y arroja a ella su carga, expulsando así de él la culpa, sus prejuicios, su vanidad, todo aquello que aprendió del pasado, que descubrió que era inútil, unos valores caducados, en su mayoría falsos, ya que en el transcurrir de su existencia se fijó en cómo sus propios maestros, los que predicaban sus virtudes, tampoco creían en ellos.

Mientras tanto cae aquella maleta por el abismo del olvido, y ese anciano que soy yo mismo, nota como rejuvenece, siendo en este momento mi cuerpo más liviano, mi alma más libre, sintiéndome preparado para amar y sufrir, para gritar de placer y sentir la inmensidad del dolor, en definitiva, para comenzar realmente a vivir.

Las nubes en este instante se van, y nace en el horizonte un sol que brilla de forma diferente, en el regreso me espera mi barca, a la que ahora la guían nuevos remos, ayudando el mar con una desconocida corriente, que hace que a mi paso el agua se tiña con el bello color de la esperanza.

No obstante, recuerdo con nostalgia el pasado, evoco la inutilidad de aquello que con disciplina me enseñaron y que yo tan concienzudamente aprendí, dejándolo desde este momento apartado, reprimido al buscar mi disidente porvenir.

Escrito el 27/03/2014.

Publicado desde WordPress para Android

TUS SUEÑOS.

En tus sueños verás unicornios, duendes y monstruos, castillos en los que habrá hadas llenas de infinita bondad y feas brujas que pretenden de ti un brusco despertar.

En ellos te toparás con algún que otro repugnante sapo, que mágicamente con el dulce rozar de tus labios se convertirá en el más apuesto de los príncipes.

Sin saber si es real encontrarás un oasis entre tanto desierto, y hallarás en su orilla el buscado descanso, aquel que precisa tu lozano cuerpo, el que necesita para en el nuevo amanecer emprender otra vez un alto vuelo.

Libre te observarás, y sin aún comprenderlo bien del todo esto te hará ser una niña feliz, limpia de los prejuicios que otorga con la educación el tiempo, y de la crueldad y la maldad que aposenta todo aquello que estará por venir.

Recuerda que aquello que vivimos está impregnado de nuestros sueños, por eso nunca debes abandonar los tuyos, ten presente en tu todavía inocente mente que la existencia es un carrusel que no para de dar vueltas, y por lo tanto que en ella tus circunstancias seguro que en su trayecto varían.

Mas ahora duerme tranquila, ya que por ti velamos los que te queremos, mañana encontraremos otro sorprendente día, y en él ten siempre en cuenta que podrás volver a sentir y, por qué no, descubrir ante ti algo bello.

Escrito el 26/03/2014, para el cuaderno de Alejandra.

LO IRREAL DE ALGO BELLO.

Debo decirte que nunca creí excesivamente en mi, que siempre me vi como un solitario vagabundo, uno que caminaba a ciegas hasta que te encontró a ti. Al contemplar tu hermosura no me quise hacer ninguna vana esperanza, ya que en mi vida jamás tuve el sueño de poder alcanzar tan elevada estrella, pero alcé mis labios y hallé un nido en dónde cuidar un sentimiento, ese que sólo tu sabes cultivar en mi pecho.

Los paseos bajo la calidez de la luna, en un Madrid que descubrió nuestro primer beso en aquella noche de magia, hicieron confuso para mi el siguiente despertar, pues parecía lo que nos había sucedido algo ficticio, un rodaje en el que los actores se han metido demasiado en el papel, leyendo con avidez su guión a cada nueva cita, manteniendo la intriga de una historia que quizá si el destino o Dios quisiera podría convertirse en eterna, una cosa por lo que cada día merezca la pena luchar.

Tengo que confesarte que en mi interior está creciendo una llama que a cada momento se hace más intensa, también que mi corazón siente miedo, no de llegar a amarte, sino de que algo tan bello como lo nuestro sea cruelmente irreal.

Pero ello no importa cuando noto el latido de tu cuerpo, cuando veo que me sonríe tu rostro, y en esos instantes juntos que con tus manos me acaricias. Pienso en ti, y creo en tu palabra, pues he empezado a quererte, siendo esto un sentimiento que aparece de mi hacia ti irremediablemente.

Escrito el 25/03/2014.

AL ENTRAR TU EN MI VIDA

Hoy en el cielo el sol brilla con distinta intensidad, la niebla se disipó en el bosque, se tornó bello lo que parecía cruel, y de mi pecho se desvaneció su sentimiento de absoluta soledad.

Yo que vagaba sin rumbo he hallado mi camino en ti, por favor, no miremos jamás el transcurrir del reloj, que el tiempo no se convierta en un enemigo, sino en el fiel amigo con quien ambos compartamos nuestra felicidad.

Pues tú me gustas, y yo te atraigo, y entre besos y caricias descubrimos algo que se destapa como real, un sentimiento de cariño que a cada instante crece, algo que va mucho más allá que una simple amistad.

Un celoso Madrid nos observa pasear juntos, en sus calles me topé sin esperarlo con la alegría, no debes pensar nunca que te miente mi boca si en breve te expresa un te quiero, puesto que lo hace con toda sinceridad, porque al entrar tu en mi vida mi oscuridad se transformó en algo claro, y este mundo que transcurría sin mucho sentido ahora está colmado de esperanza, la de ver de nuevo tu rostro sonriendo, cuando galante me ves llegar. Y es que el pobre desdichado que habitaba en mi, en este momento gracias a que te tiene es feliz.

Mas en esta mañana me pregunto si para ti el sol no brilla con diferente intensidad, si la niebla no se disipó por la espesura de tu bosque, si tus ojos pudieron ver como se tornó en belleza lo que parecía tan cruel, y si se desvaneció lo que en tu corazón era profunda soledad, ya que no deseo que lo nuestro sea un delirante espejismo, un maravilloso sueño que al despertar se va, no quiero perder esta alegría que siento, ni olvidar lo que en este instante tienes de real.

Escrito el 21/03/2014.

Versatile Blogger Award

Versatile Blogger Award

Parece ser que me han nominado para el Versatile Blogger Award, no sé muy bien de que se trata, llevo ocho meses de estancia en WordPress, y ni siquiera sé si es un premio real o ficticio, por lo visto me ha nominado alguien a quien le gusta mi blog, y le doy mis gracias sinceras a abiglez por ello.

Por lo demás sigo algún Blog, pero por mi vida y por mi falta de tiempo no suelo leer muchos, por lo que mi votación estaría altamente condicionada por los pocos que he leído, pareciéndome la mayoría de muy alta calidad, merecedores casi todos de algún tipo de distinción, por lo que se comprenderá mi escaso criterio para elegir 15 de ellos.

Sobre mi, me pide que diga tres cosas, pues bien:

Me apasiona escribir.

Me apasiona leer.

Y por último me sorprende sinceramente la acogida de mi blog.

Muchas gracias por la nominación, y un saludo muy cordial.

 

PACTO DE ÉXITO.

Observo descender el ataúd, como suena la tierra al caer encima, en mi mano hay una carta arrugada, la encontré al amanecer encima de su escritorio.

Ayer se le veía feliz, tan exultante y radiante que no parecía él, puesto que desde hace un par de semanas su personalidad y sus costumbres habían cambiado por completo, de una manera radical.

Catorce días de lujuria y desenfreno, de una intensidad inusual y de éxito. El primero de ellos lo recuerdo perfectamente, me llamó de madrugada y me dijo entre risas un tanto nerviosas que había realizado su mejor obra. A la mañana siguiente pude leerla, pero a él no le reconocí en ella, no eran sus frases ni su forma de expresarse, yo sabía que no la había escrito él, pero al preguntarle se limitó a sonreír guiñándome un ojo.

Se fue de viaje, me llamaba desde Berlín, Ámsterdam, París, relatándome escenas de pasión y de sexo con hermosas mujeres, que se le ofrecían encantadas, deseosas de él, cayendo como hipnotizadas ante tan sorprendente y nuevo seductor, aquel que hace muy poco era un desgraciado, un bohemio, un soñador, un personaje desterrado del mundo del éxito, un escritor maldito, cuyo destino se había transformado de una manera que me cuesta permanecer incrédulo ante un hecho que reconcome mi pensamiento.

Están sellando la tumba, la del hombre ganador en el día de ayer de uno de los más prestigiosos premios literarios, aquel que es deseado por muchos y alcanzado por muy pocos. El sol brilla en lo alto,  la brisa bambolea los cipreses levemente, el sacerdote nos da su bendición, expresa un último adiós al difunto, y la gente se dispersa. Medio escondido pero aún visible, una figura vestida con capa negra y sombrero de copa me observa fijamente, me clava unos ojos que parecen de fuego, me saluda y desaparece al momento, como si hubiera sido un espejismo, ante lo que me quedo parado, cuestionándome si esa visión había sido un producto sólo de mi imaginación.

Entonces noto el tacto de la carta en mi mano, la escrita hace dos semanas por mi amigo, en ella se aprecia con claridad una rúbrica hecha con sangre, y se pueden leer las siguientes palabras “ me encomiendo a ti Satán, para conseguir mi éxito “.

Un escalofrío recorre de abajo a arriba mi cuerpo, mi mente nunca había creído en el Diablo, no podía concebirlo, pero en este instante tristemente comprendo, que el cuerpo de mi amigo arderá eternamente en el infierno.

ESCRITO EL 20/03/2014

UN INESPERADO APRECIO.

Este, mi solitario y triste corazón que en realidad late por latir, no ha encontrado su anhelada inspiración en la luna, sino que lo ha hecho en ti.

Llegaste entre la bruma y la noche, y todo comenzó con un maravilloso error, te abrí mi sellado broche, el que oculta de mi la peor versión, una etiqueta que no amo, algo que no soy yo, pues hay otro destino escrito en mi mano, una senda en la vida plena de pasión.

Mas tu no te asustaste de mis secretos misterios, con inusual valentía lo afrontaste, y guardaste únicamente en tu brillante mente un hasta el momento no mostrado criterio.

Y puede que yo esté loco y que tu no seas nadie especial, quizá poco a poco descubramos que entre nosotros puede existir algo más que una bella amistad.

Aunque ahora es preferible estar tranquilo, los míos me necesitan más que nunca, ya comprobaremos al pasar el tiempo el color del hilo y su fuerza, una que seguro ni el mar ni la tempestad trunca, pues tu eres ese ser alado, artista de la sorpresa y del verbo callado, a la que tan sólo la brisa al rozar tus labios besa. La amante apasionada del pincel y la textura, eres esa cálida hada que posee una mirada llena de ternura.

Un mal comienzo ha conducido nuestra amistad, tu hablar sincero a mi profunda lealtad, ya que conociéndote tan poco aún,  sin haberte contemplado al completo, por mi pecho es sentido hacia ti, un gran e inesperado afecto.

Escrito el 19/03/2014.

ESTE FIN DE SEMANA.

En dos días me di cuenta verdaderamente de que la vida consta de instantes, unos son plenos de alegría, y otros son los más tristes. Lo que importa es no perder jamás la esperanza de encontrar la felicidad, de conseguir un mundo mejor para uno mismo, debiendo disfrutar de cada uno de los momentos transcurridos con los  seres queridos como si realmente fuesen los últimos.

En este pasado fin de semana fui el hombre más feliz, ya que un sentimiento se halla comenzando entre los abrazos y besos de una bella mujer, ella encarna el significado de la pureza y la sencillez, siendo éste el acontecimiento que tanto anhelaba mi solitario y dolorido pecho, que suspiraba por un espejismo que poco a poco se va convirtiendo en realidad.

Pero mientras me encontraba tocando con mis dedos la luna, teniendo aún fresco el recuerdo de su sonrisa, y en mi paladar todavía el sabor dulce de sus labios, recibí la noticia más amarga, cuya voz golpeó con fortísima violencia mi corazón, que se quedó aturdido y melancólico, hospedándose desde entonces la preocupación en su interior.

Y es que ahora que un nuevo amor está merodeando mi puerta, con miedo y con cautela, entregándose despacio, haciendo que cada minuto juntos ese sentimiento crezca y se fortalezca, otro, el de mi madre, el que eterno se siente, corre el indeseado riesgo de la ausencia.

Mas no pierdo la confianza en la sanación de su enfermo cuerpo, buscaremos para ello la mejor posibilidad, rogaremos a nuestro Dios, pediremos auxilio a los misericordiosos y alados Ángeles, y a ese abuelo que se fue, ese padre que tanto la quería, disfrutando con ella de cada momento, deseosos de que se prolongue el tiempo a su lado, de que no pierda la batalla que de nuevo tiene que emprender.

Y es que me di cuenta que esta vida consta de instantes, unos son plenos de alegría, y otros son los más tristes. Lo que importa es no perder nunca la esperanza de encontrar la felicidad, de conseguir un mundo mejor para uno mismo , debiendo disfrutar de cada uno de los momentos transcurridos con los seres queridos, como si realmente fuesen los últimos.

Escrito el 17/03/2014.

ANTE LA FELICIDAD

Mi felicidad es la ternura que me brindas, el levantar sensual de tus cejas, la elegancia que destila tu porte, lo dulce de tus besos, y la sencillez de tu carácter.

Ésta también es hallada en tus abrazos, en ese instante en el cual se detiene el tiempo, estando tu cuerpo junto al mío, consiguiendo nuestro latir que el resto del mundo no importe.

Tu sonrisa desde ayer se convirtió en mi bandera, tus labios son la droga que me embriaga y da fuerza, mi patria al fin la encontré en tu regazo, y mi ilusión para mañana es poder verte contenta de nuevo.

Mas mi razón comprende que en tan poco tiempo lo sentido por mi pecho aún no es amor, pero sí es alegría por estar a tu lado, una cierta esperanza en el futuro, y un delirio mutuo de pasión.

Sin embargo, en este  amanecer solitario, de sábanas vacías y recuerdos cercanos, sé que al pasear contigo la pasada noche, al encontrarse nuestros anhelantes ojos, pudiendo así mi mirada sorprenderse con la sutil belleza de tu rostro, me hallé ante algo inusual, algo olvidado, perdido en el pasado, y comprendí en ese momento lo que verdaderamente es sentirse afortunado, lo que realmente es ser feliz.

Escrito el 16/03/2014.

EL SENTIDO.

Ayer noche me puso las cosas difíciles una mente que considero brillante a la vez que perdida. Hablamos sobre el arte, la pureza y la muerte.

Recordé tiempos no tan lejanos en los que deseaba abandonar éste mundo, desaparecer sin dejar rastro, casi nada escrito, todo callado, y lo hecho cerrado con llave para siempre en un cajón.

Entonces fue cuando me topé de bruces con la muerte, y tuve en ese momento que tomar una decisión. Lo habitual en las personas es realizar una simple llamada de atención, lo mío fue un intento definitivo de huida.

Muchos creen que el suicidio es cosa de cobardes, seguramente ellos no han visto todas sus puertas cerradas, la oscuridad cruel en días llenos de sol, seguro no han tenido el acero afilado de un cuchillo entre sus manos apuntando a su pecho, y no han comprobado el ardor que produce un puñado excesivo de pastillas, lo amargo de ellas en la boca, ni saben de la valentía que hay que encontrar para dar ese último paso.

En ese instante por favor, le pido que razone, cuando esté a punto de abandonar esta vida, recuerde aquellas horas menos grises, y luche por ellas.

Es mi humilde consejo, y no es que ahora tenga mucho sentido mi existencia, puesto que éste depende del que cada cual le quiera dar, en realidad continúo perdido, sin hallar mi lugar, pero comprendo que me debo a los que fueron más débiles, a los que tuvieron menos suerte que yo.

Confieso que me desprecio constantemente, pero también que cada amanecer me miro en el espejo y me intento querer, luchando por aceptarme con todas mis complejidades, tristezas y contradicciones.

No me etiqueto, no siento apego hacia ninguna institución, jamás apoyaré a nadie ciegamente, sin embargo me pongo nombres, me sirvo de organismos que me ofrecen intereses, y soy inmensamente fiel a los que siento que me quieren.

Soy consciente de que casi nadie desea la sinceridad, que la mayoría prefiere mentiras piadosas para así poder ser felices rodeados de falsedad, en cambio yo pretendo la verdad, y entiendo perfectamente el abandono que me brindó mucha gente en su camino, y que me tuerzan el gesto cuando me ven, pero elegí mostrarme tal cual soy, el que me aprecia lo hace por ello y no por una aparente mentira.

Nada me pueden enseñar del dolor, de la culpa o del sufrimiento, menos del deseo de morir.

Todo es decisión.

Yo decidí ver cada día un nuevo sol, buscar un sentimiento de amor, algo bello, tu puedes dejar de hablarme, no verme nunca más, puesto que a pesar de que no lo hicieras no por ello me iba a sentir menos solitario y triste, no por ello terminaría mi búsqueda de la felicidad.

Y es que estoy extraviado en este nuesto mundo.

Ahora puedes comprender mejor porqué me siento como un pobre vagabundo, que anda medio ciego y aturdido, pero que es coherente con lo que realmente es.

Escrito el 14/03/2014.

LAS PLUMAS DEL ARTE.

Al aventurarme en escribir estas líneas,
al emborronar este puro y blanco papel,
evoco todas aquellas lecturas,
que me animaron siempre a permanecer.

Ellas me otorgaron un hálito de vida,
un sentido para continuar en este mundo,
una ilusoria esperanza de que algún día,
les acompañe en un eterno camino bohemio y vagabundo.

En su absurdo pleno de sensatez y cordura,
en el diálogo interno de la conciencia,
en su atormentada alma solitaria y suicida,
pude ver el reflejo de mi esencia.

Pienso en ese espejo incierto,
que difumina su excelsa figura,
en aquellos personajes sinceros,
plasmados con maestra escritura.

Deseo intuir yo mi rostro,
sin poder jamás alcanzar,
ni el cielo ni el infierno,
que relataron con férrea voluntad.

Ante ellos hoy me inclino,
por sus textos la inspiración de mi mano arde,
observé cómo estando aún en mi inicio,
de estas tres plumas brotó la belleza hecha tinta,
de lo que este humilde servidor considera arte.

En memoria de Virginia Woolf, Samuel Beckett y Osamu Dazai.

Acompañantes y maestros.

Escrito el 13/03/2014.

MAESTRO LEOPOLDO MARÍA PANERO, DESCANSA EN PAZ.

Los bosques acaso hoy no están muertos?

El sol no perdió su fulgor?

Los goznes del espíritu Sagrado no se abrieron,

para recibir tu mártir alma en flor?

De psiquiátrico en psiquiátrico huiste,

pero la poesía siempre te encontró,

dejando un legado en páginas macabras y bellas,

tan crudas que aturden la inocencia de mi sensible corazón.

Sangre y fuego,

dolor y lágrimas,

prosa y verso,

eso fue tu persona.

Maestro Leopoldo María Panero,

descansa ahora en paz,

tu locura es hermosa y eterna,

quién ocupará desde este día tu lugar?

Pues el aposento del desequilibrio,

de la lucidez de un momento,

ese infierno que fue tu cárcel,

se quedó en este amanecer en silencio.

Tendría que ocupar otro valiente,

la ausencia que deja tu desnudez,

para mostrar lo que es una diferente mente,

maravillosa y terrible a la vez.

Una caótica,

plena de lucidez,

una que mantiene una lucha perdida,

entre la ambivalencia y la sensatez.

Y observando este texto,

me pregunto con humildad,

sin poder alcanzar nunca al maestro,

no será mi pluma la que pronto ocupe tu lugar?

ESCRITO AL ENTERARME DE LA MUERTE DE LEOPOLDO MARIA PANERO,

EL QUE ESTUVO CERCANO EN SU LEJANÍA.

 

Escrito el 12/03/2014.

NOCHES DE ROCK AND ROLL

En este día señalado por la tragedia, en el que un pueblo siente añoranza y pena, presentándose un Madrid melancólico, que oculta rostros tristes tras unas persianas hoy cerradas, por las ausencias que dejó el ayer, se oye afinar una guitarra, y un artista rasga la piel de un cielo nublado, que lentamente oscurece, pues llega la noche.

Dos amigos, los mejores que allí se encuentran, en la concurrida plaza de Tirso de Molina, charlan sobre el amor, recuerdan las mujeres que se quedaron atras, y de las que si la pasión quiere vendrán.

Su tiempo transcurre en calma, entre la brisa de sus voces y el sentimiento libre de sus corazones, guiados en un momento dado por una canción,  cuyas notas les transporta a un teatro de cortinas rojas y de sabor a escena.

Como en un sueño les deleita la Contrabanda con su maestría, y Rulo otra vez más otorgó su voz a la eternidad, haciendo de esta noche algo inolvidable, pues logré escapar de mi lamento en un par de horas, cambiando mi vida con aquella música, cuyo compás permanecerá en mi pecho, pensando que alcanzar la belleza y la alegría es posible, puesto que Jorge y yo escuchamos hoy algo bello, lleno de arte y talento, y personalmente pude tocar junto a él la ansiada felicidad con mis dedos.

Escrito el 11/03/2014.

EN LA OSCURIDAD DEL DÍA.

Me despierto entre la bruma, sintiendo desasosiego por una ausencia, observo la negrura de mi cuarto, sus distintos tonos, las siluetas que se forman, y me lleva todo de vuelta a un cuerpo casi olvidado, siempre cruelmente recordado.

Me incorporo despacio, apenas sin emitir ruido, con sigilo abro la puerta de mi cuarto, y me detengo a escuchar pensativo el silencio. Los demás duermen, como es habitual desde hace tiempo yo estoy despierto, desvelado en la noche, viviendo medio adormilado, como si todo fuera un mundo completamente irreal.

Problemas sin resolución, sintiendo mi impotencia, queriendo con las uñas de mis manos rasgarme la piel, deseando ser devorado por las fauces de una bestia salvaje, puesto que busco la belleza, hallando en estos días únicamente fealdad.

Me apena la incertidumbre de un futuro al que parece que no camino, estancado, sumiso por unas circunstancias, manteniendo una mirada ardiente de pasión por la huida, aposentando en el interior un corazón cansado de existir sin ningún tipo de control, hallando hasta ahora a las mujeres equivocadas, cuyo error es solamente mi persona.

Desesperanza, desánimo, me encuentro en una calle vacía, solitaria, y hace frío, pero ya nada importa, ni la desidia de los días, ni el desconsuelo de mi anhelante pecho, que no entiende su llanto, cuando está reflejando en su rostro una falsedad, la de encontrarse feliz.

Pues sé que me falta algo, un hálito de vida, alguien que llene mi alma vacía, que jamás halló una verdad que le alivie, ni un amor con quién compartir su soledad.

Ahora el sol amenaza con aparecer, y yo melancólico retorno a mi cama, entre cuyas sábanas cierro mis ojos, y es que en este día todo es oscuridad.

Escrito el 11/03/2014.

SOMOS.

Eres como la blanca luna,
igual de bella y de distante,
tan solitaria como ella y tan callada.

Tu mirada encarcela mis sentidos,
cuya prisión son tus labios,
la llave la guardo en el latir de mi pecho,
ese que suspira al imaginar tu cuerpo desnudo junto al mío.

Eres la eterna locura,
que guía mi veloz vida,
la dulce y hermosa dama,
que en mis sueños habita.

Puesto que tu eres mi todo,
siendo yo aún tu nada,
tu la musa que sin yo saberlo eterna me inspiró,
y yo el personaje que sin lograrlo todavía, tantas veces escribirte lo intentó.

Soy como el radiante sol,
igual de pasional y lejano,
tan extraño como él y tan ardiente.

En mis ojos se hospeda algo oscuro,
que sólo encuentra su brillo al mirarte,
tu eres la mano que enciende mi espíritu,
y yo sin ti el triste bufón de la corte.

Soy el vagabundo,
ese que sigue tu estrella,
que creyó siempre en ti,
a pesar de que eres para él un misterio.

Puesto que tu eres mi todo,
siendo yo aún tu nada,
tu la musa que sin yo saberlo eterna me inspiró,
y yo el personaje que tantas veces sin lograrlo, escribirte lo intentó.

Y es que somos como dos extraños,
que conocen mutuamente la pureza de sus almas,
somos lo mismo que un par de ciegos,
que se buscan en la oscuridad de su cuarto,
somos tu y yo amantes,
y todavía ninguno de los dos lo sabemos.

Porque cuando me miras observo cómo se ilumina tu rostro,
dando yo el calor necesario a tu nocturna frialdad,
y comprendo ahora que sin ti no podría continuar mi senda,
ya que deseo caminar a tu lado en mi existencia.

Puesto que tu eres como la blanca luna,
y yo como el radiante sol,
tu eres mi todo en el mundo,
siendo yo aún tu nada en la vida.

Escrito el 10/03/2014.

LA PINTURA DE PARÍS.

Se hallaba apoyado en el borde de la mesa  de su despacho, en sus manos una hoja vacía de contenido, que al mismo tiempo le atraía y le producía una tremenda angustia.

Parecía que hoy las musas le habían abandonado de nuevo, dejándolo a su suerte, y en su interior como en tantas otras veces presintió que jamás volverían, invadiéndole la melancolía, sin saber si podría volver a escribir.

La pluma cerrada a su lado, y en el exterior de aquella habitación hacía un día soleado, que le invitaba a salir, a pasear por el monte cercano, a olvidarse del mundo perdiéndose por aquellos pinares. Necesitaba buscar la soledad, el sosiego preciso para poder pensar, puesto que su vida últimamente iba demasiado deprisa.

Su mente estaba excesivamente activa, y le pedía a voces un descanso, uno que nunca llegaba, que se escapaba a favor de su imaginación siempre activa, que si no se mantenía atenta a algo, podía arriesgarse a la dispersión, a la tristeza, para terminar recluyéndose en la cama con Morfeo, con el deseo de escapar de una vez por todas de esta vida.

Desesperado, loco entre sus libros como don Quijote, igual de lúcido y soñador, rasga la hoja y su blancura por la mitad, repitiendo la escena hasta que queda hecha un puñado de añicos, dejándolos a continuación resbalarse entre sus dedos, esparciendo aquellas virutas blancas por toda la habitación.

Estaba como demente, por no saber que más contar, por haber llegado a desnudarse por completo ante los demás.

En ese instante plantó la mirada en uno de sus cuadros, el que compró hace unos años en París, consolándose con su belleza, una que no pudo crear él.

Se maravilla por su suave tonalidad, por la maestría utilizada en la combinación del color, y abstraído observa como aquella luz sale del lienzo para penetrar en sus ojos, mezclándose en ese momento con la sangre de su cuerpo, que se difumina, que se torna en un elemento etéreo, sin forma, sin control.

Él y aquella pintura ahora son uno, en ella encontró la armonía que precisaba su alma, y consiguió contemplar al fin la belleza de su cuerpo, que ya no es carne, sino algo totalmente incierto.

Escrito el 09/03/2014.

TU RECUERDO.

Ahora que te hallas distante,

en otros mundos de ensueño,

mi imaginación te evoca constante,

puesto que de mi mente ya no soy dueño.

Necesito sentir tu calor a mi lado,

enseñando al lucero del alba lo que es nuestro amor,

manteniendo al resto del universo olvidado,

cuando mis labios estén descubriendo tu dulce sabor.

Anhelo el veneno que se encuentra en tu pecho,

al tener tan sólo a la luna como testigo,

cuando finalmente desnudes tu alma en mi lecho,

siendo en este momento tu ausencia el peor castigo.

Puesto que únicamente contigo deseo hacer,

al mantener mi pensamiento fijo en tu sonrisa,

lo que la sabiduría del tiempo ha podido saber del placer,

sin hallar al besar tu cuerpo ningún tipo de prisa.

Cruelmente me trata en este instante la vida,

en el que entre mis sábanas vacías rememoro tu recuerdo,

queriendo junto a ti emprender una eterna huida,

por ese camino que conduce a un sentir sincero.

Y es que ahora que te encuentras tan distante,

en estos mis bellos mundos de ensueño,

mi imaginación a tu mirada vuelve constante,

puesto que de mi mente, sin ti, ya no soy dueño.

Escrito el 09/03/2014

NOCHE DE BLUES.

Esta noche no fue como las demás, en ella mis ojos pudieron apreciar algo bello, una mujer dulce, con un hablar tierno, en pocas palabras me contó una infinita historia, que no sé descifrar, reconociendo que como jamás en mi vida sentí miedo, quizá al comprender que ante mi se hallaba alguien realmente especial.

Sus silencios profundos me ahogaban por dentro, no podía ser yo mismo, no sabía como reaccionar ante tanto presentido talento, pues me enseñó una obra en la que mis ojos vieron la muerte, mas descubrí al rato que el difunto era yo.

Sepultado queda el pasado, permaneciendo mi cuerpo y mi mente en este presente, que anhela saber más de ella, para así intentar llegar a comprender algún día el lenguaje de esa mirada, que de tanto que dice, no la logro entender.

Recordando, ahora sonrío con sarcasmo, pues me expresó que se sentía idiota, y me he dado cuenta de lo estúpido que fui, puesto que sin saber el porqué, ella nubló la lucidez de mi pensamiento, no sabiendo cómo reaccionar, no sabiendo qué decir, para no parecerle lo que soy, un humilde escribiente que tiene como un proyecto en el tiempo hacer un gran texto.

En ella vislumbre todo el arte, y la eterna belleza, que yo entre mis manos jamás hallaré, y aún no logro entender, como encontré a tan brillante persona, en esta noche serena, en la que me recorrió el cuerpo un escalofrío de temor, al pensar que quizá no volveré a verla.

Y es que esta noche nunca será como las demás, pues la conocí a ella.

08/03/2014.

NUESTRO BELLO PECADO

Me convertí en frío hielo,
después de la pasada noche en tu lecho,
en la cual nuestros cuerpos se tornaron en lascivo fuego,
habiendo ante la luna y ante Dios un bello pecado hecho.

Puesto que tus dulces labios abrasaron,
este corazón que se hallaba dormido,
y mis pensamientos olvidaron,
todo su dolor al bailar ambos en tu nido.

El recuerdo de un lejano amor,
que jamás prendió conmigo,
se perdió entre las sacudidas de pasión,
las halladas estando contigo.

Ya que escalo tu desnudo cuerpo,
estudiando cada recodo,
y te siento en un instante bien dentro,
reprimiendo por esta vida todo mi odio.

Somos como dos bestias salvajes,
destrozando a arañazos la cama,
quiero emprender junto a ti un viaje,
entregandote por entero mi alma.

Pues deseo andar a tu lado, un trayecto de lujuria,
y pasear unidos de la mano, por caminos de locura,
que no se encuentren exentos de un cierto sentimiento,
pero del todo carente de cualquier tipo de remordimiento.

Y es que me convertí en puro hielo,
después de la pasada noche en tu lecho,
en la que nuestros cuerpos se tornaron en lascivo fuego,
habiendo ante la luna y ante Dios un bello pecado hecho.

Escrito el 07/03/2014.

MÚSICO DE ANDÉN

Cada mañana estás ahí,
dando brío a tu violín,
al lado del solitario andén,
brindas al aire tu tristeza en dulces notas,
pidiendo tan sólo lo que te den,
no siendo ello en absoluto para ti.

En casa espera una anciana madre,
que no intuye ni sabe,
lo que por ella hace tu corazón,
y el continuo sacrificio,
que realizas con un empeño y una pasión,
que cada amanecer mi alma abre.

Ya que tu eres el buscado ejemplo,
de la existencia de un amar sincero,
uno del todo altruista,
que quiere sin miramientos,
ofreciendo cada día al turista,
lo que de sus dedos sale más bello.

Todo por esa mujer que te olvida,
y que en su juventud te quiso y dio la vida,
aunque ya de ello no se acuerde,
pues le atacó la enfermedad del Alzheimer,
nublando por completo una mente,
que ahora tu musica cuida.

Y es que cada mañana estás ahí,
dando brío a tu violín,
con un cierto aire de melancolía,
brindas a tu amada madre esas notas,
las que la voluntad a cada cual pedía,
no siendo nunca lo dado para ti.

Escrito el 07/03/2014.

DÍAS NUBLADOS.

Hoy se nubló otro día soleado,
lluvia cae sobre mi pecho,
que se siente triste y cansado,
desde que en este amanecer abandonó su lecho.

Nada salió a derechas,
en mi existencia melancólica,
mi espalda tiene una pesada carga pertrecha,
con la que pasea por sendas caóticas.

Recorriendo caminos de locura,
habitando en parajes de belleza,
hallando momentos de cordura,
siempre manteniendo la entereza.

Pues Dios me otorgó una inmensa paciencia,
y poseo la necesaria querencia a mi trayecto,
para aguantar la estúpida suficiencia,
que algunos demuestran en su trato, sin hallar en ellos ni empatia ni afecto.

Por ello amigo mío….

Sigue lo que te dicte tu corazón,
ya que el tiempo y su sabiduría,
terminará por darte la razón
Por ello jamás desfallezcas, aunque se tornen nublados tus días,

que yo estaré contigo,
y también tu Ángel custodio,
ríe y brinda eternamente conmigo,
y juntos eliminemos de dentro todo rastro de odio.

Escrito el 06/03/2014.

LA FRUSTRACIÓN.

Observo desde el cuarto conyugal como la mujer que un día creí amar se va a pasear con unas amigas. La miro con frialdad mientras ella se despide lanzándome un beso, mostrando una falsa y nerviosa sonrisa desde el auto familiar.

En ese momento pienso en mi hijo, en su llamada pidiéndome más dinero, sin preguntar siquiera que tal me encontraba yo, o mencionar como estaba él, sin mayor comunicación que una petición, como si yo fuera un prestamista al que no se tiene porqué devolver lo otorgado, e intento razonar qué es lo que hice mal, ¿acaso no le enseñé el valor de la honestidad?, ¿no le inculqué el deber de tener que ser coherente con su palabra y con su hecho?, ¿no le mostré adecuadamente el camino y los frutos que da el ser responsable?.

Yo quería haberle educado para que pudiera ser libre, para que eligiese y pensase por si mismo, no para si mismo. Le llevé a museos y leí con él buena literatura con la esperanza de que lo llegase a apreciar, pero él prefería las revistas de mujeres desnudas e irse noche si, noche también, de fiesta. Ahora, por influencia materna, estudia económicas, y para conseguir buenas calificaciones se acuesta con su rectora, aunque él cree que yo no lo sé, al igual que su madre, él únicamente piensa que sé lo que le hizo a su supuesto amor, y le odio por ello, a pesar de haber nacido de mi no le considero mi hijo.

Entonces me viene a la mente mis años de juventud, la hoja en blanco y mi vieja pluma en mi mano, los paseos solitarios, las cenas con los amigos, y las tardes de cine en los cines Verdi o en los recién desaparecidos Renoir, recuerdo mis primeros besos, aquellos labios que me los concedieron, los cuales pertenecían a otra mujer, aquella que realmente me amaba y que yo estúpidamente rechacé, porque la belleza exterior de la que es todavía mi esposa, era a la vista de cualquier otro más deseada.

Lo tengo decidido desde hace días, voy a comenzar a hacer mi maleta, puesto que me defraudó la vida, puesto que me defraudé yo mismo, y porque detesto a mi hijo y a esa señora con la que me casé algún mal día, no queriendo saber nunca nada más de ellos.

De ella, porque descubrí su engaño, su falsedad. Fue casualmente, la tarde que le quería dar una sorpresa regalándole una Orquídea, aproveché que se había ido de compras con una de sus amigas, cuando a lo lejos la vi, entrando en un hotel con otro hombre, acariciándole y dándole besos en la boca y en el cuello, corroborándolo después con su amiga, la más fiel hasta entonces, que cohibida me dijo cuanto lo sentía.

Y de mi hijo, no por dejar preñada a su novia, no por intentar ocultármelo como lo intentó hacer con lo de su tutora, sino por obligarla a abortar sin ser el deseo de ella, amenazándola con abandonarla a su suerte, a ella, que inocentemente lo haría todo por él, pues su sentimiento si que es verdadero.

Por ello fracasé, lo reconozco, tan sólo espero estar a tiempo de empezar una nueva vida, la mía, aquella que perdí por un amor ficticio que ahora deseo olvidar, pues más dolor que el que me ha causado no cabe ya en mi pecho.

Escrito el 05/03/2014

LA RIQUEZA DEL POBRE.

Yo no poseo nada,

ni en mi bolsillo encontrarás dinero,

tan sólo puedo entregarte mi alma,

pues no tengo en dónde caerme muerto.

Únicamente es mío mi lecho,

que se halla en un cuarto sombrío,

por ello te doy con humildad mi pecho,

aunque otorgarte otra cosa es por mi persona querido.

Te ofrezco esta cruz que cuelga,

de mi cuello fornido,

con la esperanza de que ella sea,

el presente que aceptes para así juntos formar un nido.

Uno en el que jueguen los críos en el patio,

mientras ambos los contemplamos sentados a la mesa,

cuando una canción de amor esté sonando en la radio,

sintiendo en ese momento como nuestros cuerpos se desean.

Esto es lo único que puedo ofrecerte,

intentar hacerte feliz y en mi habitación una cama,

todos los días traer al hogar comida caliente,

y mi promesa de que serás eternamente amada.

Puesto que yo no poseo nada,

ni en mi bolsillo encontrarás dinero,

por eso te entrego mi alma,

espero que algún día comprendas que por alcanzar tu amor muero.

 

Escrito el 03/03/2014.

TENER UN HIJO.

Nace por estos montes una nueva mañana,
y otro amor pronto en tu pecho surgirá,
susurrando con dulzura una hermosa nana,
tu voz algún día llena de luz se encontrará.

Ese ser que con alegría crece en tu vientre,
fortalece aún más nuestra unión,
por ello esa criatura se merece,
ver como entre sus padres existe la pasión.

Pasión por esta vida,
por desear siempre compartir juntos su amor,
y comprobar como en cada partida,
se anhelan el uno al otro, añorando su sabor.

Así se convertirá en un joven alegre,
que poco temera al dolor,
ya que si éste aparece,
tendrá en nosotros el ejemplo de que existe el amor.

Amor hacia él,
amor hacia ti,
que me arranquen a tiras la piel,
si en algún instante no es sentido esto por mi.

El sol ya en el cielo despuntó,
haciendo que otro motivo para querernos aparezca,
pues en un sólo cuerpo el de ambos se convirtió,
haciendo que un nuevo milagro acontezca.

Y es que hoy nace una feliz mañana,
en la que otro amor pronto en nuestro pecho surgirá,
susurrando con dulzura una hermosa nana,
tu voz algún día llena de luz se encontrará.

Escrito el 03/03/2014.