LA CIMA.

Hace frío, mis manos se encuentran ateridas, sujetas a esta helada y resbaladiza roca, la cima está muy lejos. El sol desciende, empieza a ocultarse en este ocaso invernal, me pregunto por qué haría lo que he hecho en mi vida.

Por qué recién salido de la adolescencia cogí una maleta casi vacía y me marché sin despedirme de mi hogar, buscando una independencia y una libertad que se tornaron ficticias, puesto que siempre fui un esclavo de esa sociedad que no me comprendió, en la que convivía como un reo más, siendo a la vez diferente, hallando únicamente un poco de respiro cuando me escapo de la ciudad, para escalar altas montañas, en cuya base recapacito, observando que cuánto mayor sea el reto, mejor me encuentro conmigo mismo, ya que la lucha más feroz contra el medio es lo que más me motiva.

Estando en este lugar, en medio de esta belleza que se me ofrece frígida, vienen a mi memoria imágenes diversas; mi primera bicicleta, el patio de mi escuela, la casa de mis abuelos, la estufa de color rojo que se hallaba debajo de la mesa de su salón, cuyas brasas desprendían tanto calor, tanto bienestar que en este momento se esfuma.

Por qué abandoné a mi madre, cuya existencia mantenía una cruenta batalla con un tumor, huyendo cuando ella más me necesitaba, escapando de aquel auténtico amor sentido hacía mí. Lo sé, fue por no poder corresponderla con similar sentimiento, siendo en este instante como una llama ardiendo en mi pecho, ahora, cuando más frío se encuentra mi debilitado y cansado cuerpo….

Pero sobre todo la recuerdo a ella, mi amada. La tibieza de su abrazo, el fuego de sus besos, la sinceridad temblorosa de su voz, pronunciando en susurros que me amaba, que anhelaba dejar transcurrir nuestras horas en mutua compañía, a lo que lleno de la más tediosa falsedad, respondí que yo no lo deseaba, negándome así un compromiso querido por ambos, del que me alejé por no hallar el coraje suficiente para encadenarme a su amor, por no encontrar la osadía necesaria para ser feliz junto a ella, empañándome en escalar montañas en parajes cada vez más remotos, escondido de cualquier rastro humano, acompañado solamente por la inmensidad del silencio, y también por la a menudo cruel y eterna soledad.

Hace frío, mi corazón se ha convertido en una masa de hielo, vuelvo el rostro para contemplar cómo desaparecen los últimos rayos por el horizonte, pidiendo perdón a mis seres queridos, arrepentido por mi total cobardía.

En el final, en mi último suspiro, ruego a Dios que se apiade de este ser ruin, puesto que jamás supe amar a nadie.

Escrito el 27/02/2014

Anuncios

LA DEBILIDAD DE LOS MÁS FUERTES

En vuestra vida se halla una dura y hermosa historia, que merecería ser a los cuatro vientos eternamente proclamada, pues en ella se encuentra la aventura, el valor y la lucha, que sería la envidia de cualquier emocionante novela.

En ella un final feliz seguro nos aguarda, nuestra aparente debilidad es lo que nos hace más fuertes, porque esta existencia nos puso alguna barrera, y nuestro deber es romperlas sin sentir ningún odio y sin aposentar ninguna honda pena, ya que todos nos vamos superando, Ana, Gabriel y Damián son mi ejemplo permanente, no sólo por mí es la lucha emprendida, también en ella os encontráis vosotros, al igual que mucha otra gente.

A los tres os contemplo siempre con alegría, tenemos la impresionante suerte de  poseer la ayuda de nuestros padres, debéis tener claro que ese es el mejor regalo posible,  no  todos los humanos hallan ese amor que en nuestra familia con el tiempo crece.

Ana, nunca pierdas tu inocencia, y crece fuerte y valiente, persevera con tu conciencia, y mantente activa, pues contenta deseo verte.

Gabriel, tu eres el más sociable y cariñoso, el que tiene el corazón más débil y noble, espero encontrarte pronto para poder darte un abrazo de oso, quiero que no cambies nunca y que te mantengas tan sano como un alto roble.

Damián, tu eres el más dulce de todos mis primos, tus fotografías ten seguro que llegarán a ser un arte, porque hacer lo que te gusta es de sabiduría un signo, pues sin necesidad perder en otras cosas el tiempo es un disparate.

Los tres sois valientes, y la familia al completo sé que os quiere, no desfallezcáis jamás ante la vida, y claudicar únicamente en la vejez, cuando como a todos en algún lejano día os llegue la muerte.

Vuestra sincera sonrisa fue y será para mi un ejemplo, tener en cuenta que valéis mucho más de lo que a lo mejor parte de la sociedad tiene en mente, luchar por haceros un hueco en el camino, porque nadie es más que vosotros, debéis tenerlo  en cuenta perennemente. Y creo que sabéis que no son meras palabras, os hablo desde mi propia y a veces difícil experiencia, no dejéis que nadie nunca os subestime, y si lo hicieran guardar con prudencia mucha paciencia. Sabed que vuestra esencia es tan grande y tan bella, que sólo un espíritu ciego no sabrá apreciar la capacidad que se halla en ella. Y por último os pido y os repito que no desfallezcáis nunca, y si sentís angustia sacarla hacia fuera, mi oído se mantendrá a la escucha, y mi persona os ayudará en lo que con humildad pueda.

Pensar que la vida merece la pena ser vivida, aunque a veces os topéis de bruces con el señor sufrimiento, un nuevo amanecer habrá cada día, y el aprovecharlo lo mejor que sepamos debe ser lo que llevemos por lema.

Escrito el 23/02/2014.

EL REGALO MÁS BELLO DEL MUNDO.

HOY, A MIS TREINTAICINCO AÑOS DE EDAD ME HE DADO CUENTA DE CUAL ES EL REGALO MÁS BELLO QUE UNA PERSONA PUEDE RECIBIR, Y ES UNA VIDA EN LA QUE TE ENCUENTRES CARA A CARA CON EL AMOR.

ESTE HUMILDE SERVIDOR, EN UN DÍA DE INMENSA ILUSIÓN SE HA ENCONTRADO DE BRUCES CON ÉL, GRACIAS A UN TEXTO QUE ES MI SINCERA ENVIDIA, PORQUE FUE ESCRITO POR LA MÁS HERMOSA DE LAS ALMAS, HACIENDO QUE SEA UN ESCRITO VIVO, POR LA SINCERIDAD QUE SE HALLA EN SUS PALABRAS.

NUNCA PODRÁ MI PLUMA IGUALARTE A TI MAMÁ, ESPERO QUE EL AMOR QUE SIENTO SIEMPRE HACIA TI, SI LO HAGA.

PORQUE SIN TU LUCHA Y TU EJEMPLO, COMO BIEN SABES, YO NO SERÍA QUIEN SOY, Y CON SEGURIDAD ESTARÍA MUERTO.

TE QUIERO.

A CONTINUACIÓN EL IMPRESIONANTEMENTE BELLO TEXTO QUE REALIZÓ MI AMADA  Y FIEL MADRE, POR MI 35 CUMPLEAÑOS.

Hijito de mis entrañas, quisiera con mi cariño siempre cantarte una nana,

lo más bonito no escrito, lo más sincero y sentido, lo que expresa sólo el alma,

lo que no puedo contarte, sólo mirando tu cara.

La vida, porque es la vida, te dio un mazazo de niño que aunque a ti no te lo parezca, te hizo más fuerte y querido por todos, los que aquí entonces no nos dimos por vencidos luchando contra marea por mitigar el destino, y….así sucedió mi vida, que aunque no exento de esfuerzo,  esto lo fuiste formando tu mismo.

La vida debe vivirse con lucha, ilusión y sentido, porque lo que no sabemos del mañana, que…puede ser bienvenido.

Yo tengo mucha esperanza de que un día sin buscarlo se llene de amor tu alma, porque eres bueno y sincero, íntegro, honrado y valiente, no porque lo diga yo, eso se lleva en la frente, y mereces un buen premio, por ser un hombre paciente.

Tu madre tuvo la suerte de casarse por amor, y al conocer tu carita, la más dichosa fui yo. A tus hermanos los buscamos juntos tus padres los dos, pero yo a ti te buscaba pidiendo a papá perdón, pues nunca le dije nada de lo que era mi ilusión, tener al final tres hijos, pues cuatro no quiso Dios, y….no estoy arrepentida de nada ¡válgame Dios!, que siempre he creído en Él, y Él a mi me ayudó, como a ti te está ayudando, aunque parezca mentira, permitiendo que seas un hombre de cuerpo y sabiduría.

Desempeñas tu trabajo y haces otras mil cositas, estudiando, improvisando y…escribiendo textos que para mi son la envidia.

¡Adelante mi Daniel! cómete ésta que es tu vida, no hagas caso de la gente que habla a tu espalda o a escondidas, tu ve siempre cara a cara con tu verdad, sin mentiras. Piensa que la vida es corta, por lo tanto hay que vivirla con toda intensidad, y buscando siempre hijo lo que produce alegría……cuando llegues a mi edad, verás que eso no es mentira, y aunque yo esté en otro lugar me dirás…..mamá querida, tu tenías mucha razón, ¡la vida hay que vivirla!.

Escrito el 11/02/2014 por MARÍA DEL SAGRARIO MARTÍN CALDERÓN.

EL ARTE Y ALEJANDRA.

image

Verte en mi imaginación abrir tus ojos cada mañana,
y sentir tu cálido abrazo aunque me halle casi siempre  ausente,
hace que se colme de júbilo la tristeza de mi alma,
que suspira por ti, teniéndote presente en la mente.

Pues sólo eres tú mi pequeña e inocente Alejandra,
la musa que guía con algo de armonía la tinta de mi pluma,
apareciendo ante mi como esa bella flor que jamás servidor soñara,
pues cuando contemplo tu rostro parece que mis manos pueden alcanzar con sus dedos la luna.

Aquí te muestro este cuadro que es el tuyo y el mío,
el don que posee la artista María ha plasmado el afecto,
el que desde tu nacimiento a mi corazón se ha profundamente adherido,
por toda tu brillante virtud y tus aún escasos defectos.

Porque tu mirada de melancolía,
y todo el sentimiento que por ti siento,
esta reflejado con excelsa maestría,
en esta pintura que nos ha hecho un maravilloso talento.

El arte es tu vida,
escrito queda en este texto,
la artista es una dama llamada María,
y lo que siento por ti permanecerá eterno.

Escrito el 22/02/2014.

VOLÓ TU ÁNGEL.

Hoy una brisa furiosa disipó  la bruma de las aguas del río,
el sol volvió a alumbrar con sus rayos de oro desde el lejano horizonte,
llenando de una triste luz el existir y su hastío,
puesto que sobre los hombros lleva mi amigo un ataúd hacia el monte.

En esta cruel noche sienten añoranza corazones que aprecio,
un hombre batiendo las alas de la muerte abandonó finalmente este mundo,
al que un violín desafinado muestra con osadía su desprecio,
elevando sus notas discordantes fruto del pesar y de la soledad de un vagabundo.

Puesto que el cielo en este amanecer abrió con alegría sus puertas,
acogiendo a un nuevo miembro que lleva en su maleta lo que es su experiencia,
bajo esta que es nuestra tierra reposará su carne ya yerta,
mas el alma que se ha ido de amor no tendrá carencia.

Y que mi persona sin ninguna piedad arda en el fuego del infierno,
si esta última estrofa no fuese en sus letras sincera,
porque en este día tu ángel emprendió un vuelo eterno,
y el mío aún se halla en su espera.

(A Carlos Martínez y su madre Dioni)

Escrito el 20/02/2014.

CRÓNICA: UN LUGAR DE PAZ.

EJERCICIO PERIODÍSTICO PARA EL IVCH

En la provincia de Madrid, entre las localidades de Aranjuez y Añover de Tajo, en una madrugada fría del mes de febrero pasado, al fin vi en un recodo de un camino de tierra, el humilde y práctico caserón habilitado para residencia.

Cuando frenó el vehículo, comprendí que me encontraba en Basida, lugar de reposo y disciplina, dirigido por seglares, los cuales otorgan su ayuda a enfermos contagiados por el virus del VIH, intentando así reinsertarlos y adaptarlos dentro de su dura realidad.

Allí me llamó la atención Pedro, un usuario de 26 años que me dijo que halló su amor auténtico en aquel lugar, me contó que no era un amor vulgar, sino uno espiritual, que le llena cada amanecer su alma de paz.

Allí comprobé como hacían actividades diversas, desde trabajos de carpintería y agricultura, hasta otros más artísticos como las manualidades o la pintura.

A la hora de la comida me senté a la mesa sintiéndome uno más, integrado en una comunidad verdaderamente altruista cuya existencia tiene la esperanza de sobrevivir gracias a la bondad ajena y a su propio esfuerzo constante. Allí todos sonreían, a algunos se les podía ver sus dientes mellados, pero igualmente su sonrisa por sincera, era bella.

En el viaje de regreso a mi cotidianeidad, miré hacia atrás, y pude contemplar a aquella comunidad alzándome la mano para despedirse, pronunciando con gratitud su adiós, a lo que mi pensamiento respondió un hasta pronto, puesto que allí retornaré algún día, al haber encontrado en ellos cierta paz en mi alma.

Escrito el 19/02/2014.

ENTREVISTA A MI MISMO.

EJERCICIO PERIODÍSTICO PARA EL IVCH

Con una sudadera roja y sus vaqueros azules, escondido tras sus gafas de montura negra, y con su pelo largo algo alborotado, y su barba de tres días, se nos presenta en la redacción el escritor novel Daniel,  que parece un poco despistado, enamoradizo y soñador.

Le sirvo un café que acepta con cortesía, y me dispongo a hacerles las preguntas que expongo a continuación:

Yo: ¿Cuándo decidió ser escritor y cuándo descubrió que lo era, si es que lo es?

Daniel: Nunca lo decidí, desde siempre me gustó escribir, y tengo la suerte de poder desarrollar con un pequeño éxito mi afición. Pero en realidad nunca me he sentido escritor, soy otras muchas cosas, ser escritor no es mi esencia.

Yo: ¿Y en qué se halla su esencia?

Daniel: No lo sé, es una búsqueda continua, por eso escribo, para encontrar la esencia de las cosas, lo que son, retratando lo que veo me retrato a mi.

Yo:  Siempre pone la figura de su padre como motivador de su escritura ¿tanta es su influencia?

Daniel: Mi padre soy yo, y yo soy mi padre, nos une la personalidad, el carácter, la rigidez, al igual que todo eso nos separa. No hay nada que se ame ni se deteste más que ver en otro ser humano tu espejo.

Yo: Para terminar, ¿continuará escribiendo?

Daniel: Siempre, lo que no sé es cuando dejaré de publicar, si pararé algún día, no por falta de público, sino por carencia de fuerza vital. Habrá algún momento que quizá no me pueda desnudar más.

Nos damos las manos, y me despido de Daniel, que me pidió una entrevista corta, porque tenía que terminar un trabajo que se había propuesto hacer.

Escrito el 19/02/2014.

 

CARTA SINCERA A DIOS.

Dios, que algunos te llaman con obstinación Yahvé o Jehová, y que otros te nombran Señor, pero que a mi me enseñaron a decirte con humildad Padre, puesto que si tu eres el creador, así como al que me dio la vida no le llamo como es por los demás conocido, a ti, si me lo permites, te continuaré llamando como aprendí, es decir, Padre.

A ti te quiero preguntar algo a lo que sólo tú, y quizá mi conciencia, podrían responder. Y es que por ti ya no siento lo que en mi interior sentía, perdí aquello que se suele llamar fe, y que algunos disfrazan con su fanatismo.

Mas sigo aposentando mis dudas, siendo la principal de ellas, si es cierto que una fe que tiene dudas, significa que es una fe aún viva, como me expresó benévolo en el pasado, un sacerdote amigo mío.

Otra es si tiene más valor el alabarte y tener una creencia ciega en ti, aún ocultando en el pecho hacia el prójimo no muy buenos sentimientos, o si para ti, Padre, cuentan más los actos de bondad, la dedicación al hermano, y el servicio respetuoso y abnegado a la sociedad, ya que si en lo primero mencionado se halla para ti como para muchos la virtud, discúlpame si hay en mi osadía, pero sin meditarlo reniego de ella.

Comprobé que en bastantes personas que conforman las instituciones que proclaman tu gloria sobraba hipocresía, en ellas vi mucho rezo y poco hecho, grandes valores expresados en favor de intereses oscuros, pero comprendo y sé que no es culpa tuya, sino que la culpa es tan sólo de nosotros, los necios e inconscientes hombres.

De niño fui educado para la búsqueda de la verdad, y no sé si en ti ella se halla, pero si así fuera, sería a ti a quien busca mi alma.

Reflexiono en la ceguera del fanático, que por definición nunca podrá ver la realidad de la esencia, diciéndote si existes que creo en tus valores, los que inculcó al ser humano Cristo, pero me niego a creer en la perfección, y si mi mente discierne que en algo alguien se equivoca, se lo expresaría guardando la debida prudencia, porque ni pretendo presumir de sabio, ni puedo saber a dónde a cada cual le llevó su historia.

Por esto dime Padre, si es que no me convierto a cualquiera de las que llaman la auténtica religión, aunque siga tus pasos en mis actos, si por no sentir la fe que ellos reclaman, por ello estaré por ti eternamente condenado. Ya que si en la hora de mi adiós a este mundo se diese el mencionado caso, sin desearlo llamaría también hipócrita al Señor, que dejaría en ese instante de ser llamado por mi palabra Padre.

Porque me enseñaron a buscar la verdad, a ella siempre intento apelar, y hallarla es mi anhelo.

Aunque siéndote del todo sincero, quiero que ella seas tú, tengas el nombre que tengas, ese será hasta que te encuentre mi más preciado deseo.

(Trabajo de desarrollo de una idea para el IVCH)

Escrito el 18/02/2014.

ENSAYO CONTRA LA GENERALIZACIÓN EN LA SALUD MENTAL

Al estar leyendo esta tarde en mi despacho un fragmento de los Ensayos de Montaigne, en donde se expresa la idea de la imposibilidad de regular lo diferente, me he hecho el siguiente planteamiento:

Dada la complejidad del cerebro y sus mecanismos, que son aún tema de estudio y de debate, y de la configuración de la mente, que se deriva de la forma de pensar, impuesta por el carácter, la educación, el entorno, las vivencias particulares, etc…

Mi pregunta es: ¿Por qué se tiende a generalizar lo que es un estado particular?

Es como si expresásemos que la novela de ficción es igual que una crónica bélica, puesto que aunque tengan rasgos parecidos, como por ejemplo que las dos se escriben con palabras y pueden ser literariamente de mayor o menor calidad, no tienen que ver mucho en cuanto a su realización y esencia.

Lo mismo pasa con las diversas patologías mentales y sus protagonistas.

Debido a mi experiencia, les voy a relatar el siguiente caso:

Una doctora, cuyo nombre no mencionaré por prudencia, la misma de la que careció ella, le dijo a los familiares de un paciente, al que sólo había visto una vez en consulta, que era un caso perdido, y que no merecía la pena gastarse el dinero en él.

Pues bien, aquel paciente, hoy trabaja siendo reconocido en su labor, también está consiguiendo formarse por medio del estudio, y lleva una vida bastante normalizada y estable, en parte gracias a su esfuerzo y al trabajo de unos profesionales a los que sus padres les pagan con dinero (cosa que ahora hace el propio paciente), precisamente para conseguir el resultado obtenido. Esta persona, incluso, en breve, podrá independizarse gracias a su sacrificio y la ayuda obtenida.

¿Qué hubiera pasado si hubieran hecho caso a este doctor sus padres? Pues que este médico probablemente habría cometido un homicidio al no dar ninguna oportunidad de salida a una persona, sin contar con su posible evolución, y sin haber hecho un análisis pormenorizado que requiere muchísimo más tiempo que una consulta de media hora.

Por ello, apelo a la prudencia de los clásicos, y mayormente en estos casos, que son aún tema de estudio y de debate por su complejidad y características, porque como dijo Séneca,´ ´es confuso todo lo que puede ser dividido hasta el límite´,´ y las personas son cada una diferente, cuánto más sus mentes.

Entonces me cuestiono si también la necedad se mira sólo a si misma, en contraposición a las palabras de Cicerón (la sabiduría sólo se mira a si misma), tomando como dogmáticos los rasgos que aunque se puedan dar en muchos casos, de ninguna forma se deberían expresar en una forma ni general ni tautológica.

Escrito el 16/02/2014

EL RETORNO A MI HOGAR.

Llegué al umbral de la puerta de aquella casa, la que fue hace tiempo mi hogar. Desde la verja pude observar como el jardín de la entrada que antaño se veía tan bello, tan esmeradamente cuidado, aparecía ahora como envuelto en una maraña de maleza, la cual ocultaba lo que fue tan hermoso. Los ventanales tenían las persianas bajadas, y de sus balcones descendían enredaderas secas llenas de hojas marchitas.

Me recibió con un fuerte abrazo el amigo más fiel de mi familia, el señor Balzac, que me sugirió que no entrase, puesto que aquello me iba a resultar profundamente desagradable. Sin embargo, sin hacer caso alguno a sus requerimientos, penetré traspasando la frontera que pasa de la realidad a los recuerdos.

En la cocina vi la imagen de mi madre, sonriendo, agarraba en su mano la cuchara de madera que le regalé algún día de improviso, porque en un momento anterior a aquél comentó cuanto le gustaría tener una. Los rayos del sol llenaban toda la estancia, que mantenía por aquel entonces un dulce calor con sabor a bienestar y paz, pero hoy en ella está todo oscuro,  una desnuda bombilla la iluminaba con su tenue luz, y aquella mujer que parecía plena de alegría se encontraba desde hacía bastantes años ausente.

De las paredes del salón colgaban unos cuadros de los que se había esfumado su vivo color, aquel que yo había evocado tantas veces en sueños, y en la alfombra crecía en este momento el polvo en vez de ese inocente niño que me convirtió en hombre, en la chimenea había posadas tristes cenizas, en vez de encontrarse en ella un ardiente y visceral fuego. Un olor a podredumbre y muerte invadía toda la casa.

Subí por unas escaleras de mármol sin brillo, en las lámparas y en las esquinas se podían apreciar telas de araña, al llegar arriba lo primero que vi fue mi cuarto vacío, allí se hallaba la felicidad de la niñez y la adolescencia, que al marcharme de aquel lugar y convertirme en adulto, se tornó en una auténtica soledad y en un profundo hastío.

Fue entonces, en el instante en el que me encontraba enfrente de la puerta de la habitación de mis padres, cuando la realidad me dio un golpe que me hizo retornar al presente.

Aspirando una bocanada de valentía, abrí con lentitud la puerta quejumbrosa de aquel cuarto, y allí, tumbado en su cama, con los brazos en cruz sobre el pecho, se hallaba mi padre sin alma, y pude de este modo contemplar la risa de la muerte, que se encontraba velando su adiós a su lado.

Escrito el 15/02/2014.

14 DE FEBRERO DE 2014

Hoy dicen que es un día especial,

el del sentimiento amado,

por ello me puse a recordar,

al pasear por estas calles que tanto he transitado.

Pude evocar aquel primer beso,

el que me otorgaron con dulzura tus labios,

y aquel primer amor tan tierno,

tras el que se sucedieron importantes cambios.

Mi mente olvidó su inocencia,

a pesar de que mi cuerpo permaneció casto,

luego la existencia y su violencia,

me posó en distintos brazos.

Mas nunca hallé el sabor,

aquel que con dulzura me ofrecieron tus labios.

Hoy dicen que es un día especial,

es el del sentimiento amado,

me lo dijo la luna al despertar,

mas nadie dormía a mi lado.

Es en este atardecer,

en el momento del ocaso,

cuando siento mi espíritu renacer,

y os escribo este relato.

Pues quiero daros sinceramente las gracias,

en mi melancólico viaje os he felizmente hallado,

las palabras de aliento que me brindáis mis sentimientos sacian,

pues el sentir vuestro apoyo es el más bello de todos los regalos.

Sobre todo les debo mi gratitud a mis padres,

y a la pequeña Álex, que ha hecho  que piense que tiene un sentido la vida,

a mi hermana cuya música es un arte,

y a mi hermano que me mostró que es el amor al verle cuidar de su hija.

También porque ellos no me permitieron morir,

cuando eso era lo único que mi sufrimiento deseaba,

porque por vuestra lucha  logré resistir,

debiéndoos ahora y siempre mi alma.

Y es que hoy realmente es un día especial,

puesto que en él recordé cuanto mi pecho os ama.

Escrito el 14/02/2014.

LO ENCONTRARÁS

Amigo Jorge,
me preguntas si existe el amor,
y si lo hallarás finalmente algún día,
y en mi respuesta no hay ninguna pretensión,
mas bien habla mi experiencia, y no mi sabiduría.

Entonces es cuando te pregunto si en cada amanecer,
no sientes como late tu pecho,
si a veces en las noches de placer,
no coqueteas con la felicidad en el lecho.

Si cuando brindas con tus amigos,
aquellos a los que realmente aprecias,
si en cada conversación que mantienes conmigo,
no sientes que nuestro sentimiento es mutuo en tu presencia.

Si no defenderías a un ser querido,
si no morirías por tu familia, pues sin fe plegarias al cielo, alguna vez con sinceridad sé que rezas.
¿Es que nunca has sentido el corazon aturdido,
al contemplar en la cima de un monte la belleza de la naturaleza?

Jorge,
esto te respondo a tu primera cuestión,
pues tu confusión es por mi compartida,
mas en realidad creo que debe existir el amor,
¿acaso no amamos la vida?

Amigo mío,
la segunda para mi es más complicada, puesto que sólo lo encontré
en los textos de algún poeta que adorna con hermosas palabras,
pero creo que con mi última estrofa podré,
contestarte con lo que intuyo que sé y es anhelado por mi alma.

Estimado Jorge,
cuando algo que aún desconoces en tu pecho sientas que se abra,
estando con la mujer que será para ti la más bella abrazado,
y comprendas que ella es la única, deseando abandonar la soledad que ahora envuelve tu alma,
encontrarás finalmente en tu latido la certeza, que el amor verdadero has alcanzado.

Pero como dijo el poeta,
sólo quien lo probó lo sabe.
En tu corazón ten la confianza de que seguro pronto se encuentra,
aquella mujer que con honestidad te ame, y que tu siempre deseaste.

(Para Jorge, a sus dos cuestiones)

Escrito el 14/02/2014.

UN INSTANTE.

Hace un momento he leído el texto sentido de un amigo, y la belleza de sus palabras ha conmocionado mi espíritu. En él da las gracias a un ser querido, y yo se las doy a él por haberlas compartido conmigo.

Hoy continuará para él el gorrión y su canto, verá mañana amanecer  junto a la preciosa mujer que su libre corazón ha derrotado, las flores crecerán en el campo, y las mariposas revolotearan plenas de alegría a su lado.

Los ríos seguirán su cauce hasta el mar, y el trabajador continuará surcando la tierra con su arado. La ciudad despertará, llena de humo y de tráfico, y a ella la oscuridad llegará, cuando termine su ocaso.

El mundo seguirá igual, las estrellas del universo seguirán brillando, sin embargo todo para él, habrá irremediablemente cambiado. Melancolía tendrá, puesto que un ser amado se ha marchado.

En este día en el que el sentimiento impera, mi fiel amigo vio cómo su abuelo dijo un último adios, reposando sin más sufrimiento ni espera.

Ahora deberá evocar los buenos momentos, se tendrá que quedar con la imagen de aquel anciano cuando feliz bailaba y reía, con la sensación al reposar en su regazo, y cuando dio sus primeros pasos agarrado de su mano.

Sé que luchará en parte por él en su vida, y siempre le tendrá presente en su pecho, puesto que es el lugar dónde se tienen que hallar los seres queridos, sintiéndolos cercanos en todo momento.

Te expreso con mi debilitada Fe, que cuando la inevitable oscuridad se tope en tu camino, cara a cara te encontrarás con él, y ten seguro que pasearas de nuevo con tu abuelo de la mano, pues en la eternidad de vuestro mutuo amor estará vuestro destino.

Porque en un instante se fue, pero siempre seguirá en ti vivo.

Con todo mi afecto y cariño, en un momento complicado de un amigo.

Escrito el 14/02/2014.

PRIMERA CARTA DE AMOR PARA ALEJANDRA.

Antes de que puedas llegar a comprender el significado de estas letras, las escribo para ti, la pequeña Alex, esa niña que hace de nuestras vidas algo más feliz.

No temas a tu edad, puesto que tus padres te cuidan y se desvelan por ti, mas cuando crezcas lo suficiente tendrás que aprender a elegir, esa elección conformará tu existencia, a pesar de que confía, pues la senda jamás será recta, tendrás que superar cimas para hallar ante ti otras nuevas, que quizá sean más escarpadas y altas, no obstante nunca desfallezcas, la vida aunque en ocasiones es dura y cruel, todavía contiene mucha felicidad y belleza.

Ella tendrá el sentido que tú le des, y no intentes cambiar la sociedad ni a nadie que conozcas, sin embargo cambia tu, y podrás comprobar como a tu alrededor habrá personas que reaccionan.

Desearía que tus decisiones fueran valientes, y que no siguieras siempre lo impuesto, que luches por tu vocación y por lo que tu corazón en cada momento te dicte, te aseguro que esa es la única manera de que llegues a conocer lo que significa ser libre.

Aprenderás con el tiempo que la pobreza o la riqueza no se halla en la economia, sino en el espíritu de cada persona, que hay días en los que el sol todo lo cubre y días lluviosos de tristeza y de llanto, y que a veces la manzana más lustrosa es la que está más podrida, pues nunca hay que fiarse de las apariencias ni de las ideas preconcebidas.

No creas todo lo que te digan, no te vuelvas desconfiada, se prudente con todas las personas, pues cada una de ellas tiene su propia secreta historia. No juzgues, sobre todo no anticipes lo que sucederá, ya que este mundo está lleno de sorpresas, y en tus asuntos haz todo aquello que se encuentre en tus manos, así tu conciencia no tendrá motivos para castigarte en ningún sentido.

No sientas soledad, y si lo hicieras piensa que los que te queremos, aunque estemos lejos en la distancia o nos encontremos en un estado de eterna ausencia, desde algún lugar indeterminado, velaremos por ti.

Por último te expreso mi amor, todo el que puede tener hacia su sobrina su tío, porque tu eres esa bella flor, que llena de esperanza y de sentido mi vida.

Escrito el 13/02/2014.

LA DECEPCIÓN.

Yo fui tutor de segundo de bachillerato en un instituto de los denominados de prestigio, era la mañana de entrega del resultado de los exámenes del segundo cuatrimestre. Mi mente le daba vueltas a un asunto, la noche anterior no pude conciliar el sueño, me cuestionaba el por qué el alumno más brillante de la clase había sacado una cualificación tan mediocre en sus últimos exámenes, el profesorado y el mismísimo director del centro me conminaron para que hablase con él, puesto que desde hacía dos meses aproximadamente había empeorado considerablemente su rendimiento.

Entré en el aula con un fajo de papeles debajo del brazo donde se hallaban las notas de mis acólitos impresas, el silencio y la expectación reinaban en la sala, pero observé que el citado alumno parecía en ese momento ausente, con un lápiz en la mano trazaba líneas si sentido en su cuaderno sin prestar la mínima atención a lo que sucedía a su alrededor. Me pregunté si estaría aquel adolescente enamorado, puesto que quizá esa podría ser una de las causas de su descenso de ánimo y su inusualmente baja calificación, aunque ese no era motivo suficiente para su pésima actitud en aquellos últimos tiempos.

Al entregarle el examen comprobé que no le hizo caso alguno, entonces le dije que le esperaba en mi despacho al terminar la jornada, pero él me miró con unos ojos carentes de expresión, como si fuera un muerto viviente, y asintió con desgana, lo cual me hacía dudar si es que se había metido en asuntos de droga.

Al terminar las clases me encontraba indignado, mi enfado a lo largo de aquel día había ido en aumento. Llamaron a la puerta, era él, parecía cohibido, le pregunté de mala manera qué quería hacer con su existencia, le alcé la voz diciéndole que si no le daba vergüenza malgastar el dinero que costaba aquella educación, sin embargo el permanecía callado, le espeté sin miramientos que si su intención era seguir vagueando de este modo, que mejor estaría buscando un empleo de limpia cristales, ante lo que vi cómo le empezaron a caer lágrimas por el rostro para a continuación pronunciar un ahogado perdóneme y salir corriendo de la estancia en donde nos hallábamos.

Me largué un poco revuelto a mi hogar, dándole vueltas aún en la cabeza, ¿podrían cambiar tanto las personas en tan poco tiempo?

Al día siguiente, abrí la puerta de mi despacho, encima del escritorio había una carta con el nombre de mi alumno, en ella me expresaba su gratitud por mis enseñanzas, y me volvía a pedir perdón. Me contaba que estaba trabajando precisamente de limpia cristales desde hacía dos meses, su padre se había quedado en paro y debido a su edad no encontraba otro empleo, además su madre por problemas de salud no podía ayudarles en tal situación, por lo que tuvo que tomar a su pesar aquella decisión. Al no querer sus padres que dejase el instituto para guardar las apariencias, por lo menos hasta que acabase el bachillerato, había estado intentando estudiar por las noches, pero no podía con el ritmo, además del cargo de conciencia por estar pagando la educación con los escasos ahorros que le quedaban a su familia, y finalizaba pidiéndome por tercera vez perdón y dándome de nuevo las gracias.

Aquella mañana no se encontraba en el aula, nunca volvió.

Respecto a mi, dejé aquel empleo, no sabría decir si podré volver a ser educador, puesto que se me olvidó el porqué había elegido dicha profesión. No era pretendiendo que mis alumnos sacasen las mejores notas, jamás quise ser un mero resultadista, fue porque deseaba formar seres humanos, quería ayudarles a crecer como personas y así ellos podrían  ir transformando esta sociedad que a veces se comporta de forma enfermiza.

Con esta experiencia comprobé que yo había estudiado mucho, pero que realmente no había aprendido nada, y que mi mejor alumno verdaderamente si lo era, a pesar de bajar la calificación en sus notas.

De esta forma, desde entonces, el único que me puede decepcionar y que en esa ocasión lo hizo, aprendí que soy yo.

Escrito el 12/02/2014.

 

 

EL RENACER DE ALGO CONOCIDO

Hoy la radio no emite palabras,
las plumas de los escritores se han secado,
los desiertos se cubrieron con mantos de agua,
y los mares se pusieron un traje de arena.

En este día,
el sol desprende oscuridad a raudales,
y la luna ilumina y da vida,
las flores crecen en los fusiles,
y sus balas son dulces besos de amistad sin cobardía.

En este momento,
en las esquinas el amor no se compra,
y a cada soledad le acompaña la alegría,
la felicidad no es necesario alcanzarla,
y toda existencia está carente de tristeza y melancolía.

En este instante,
tu bello rostro se hace presente,
y la cordura se torna en locura,
tu cama no se siente vacía,
puesto que el lecho en el que sueñas despierta mantiene mis sueños dormidos.

Hoy la muerte no es fiel a ninguna religión,
y su latir permanece eterno,
el olvido jamás halla perdón,
y poseer dinero es un suplicio.

En este momento,
la justicia es verdadera,
y toda injusticia un mal recuerdo,
este mundo es el paraíso,
y en él tu cuerpo no está prohibido.

Y es que en este día fallece algo conocido,
para que pueda renacer algo nuevo,
esto es tan real como la niebla sobre el río,
tan poco cierto como que mi adiós es tu olvido.

Y es que en este instante nace un hombre nuevo,
ya que él nunca creyó en su destino.

Escrito el 12/02/2014.

TE DOY LA RAZÓN.

Salgo a dar un paseo porque no me concentro, pienso en tus palabras, y siente cierto alivio mi pecho.

Los jardines hoy tienen un tono oscuro, los gorriones no emiten ningún canto, los árboles se muestran desnudos, y un crío corre detrás de unas palomas, las cuales emprenden raudas el vuelo. Mientras, el padre y la madre le contemplan, agarrados de la mano, observan con cariño aquello que han creado.

Mi cabeza en este momento parece confusa, mi pensamiento se ha extraviado por los montes de Toledo, en los que tu tienes tu hogar, y gracias a un trabajo tu sustento. Te recuerdo, y pienso en tus palabras, volviendo a sentir cierto alivio mi pecho.

Salgo de aquel lugar de reyes y dirijo mis pasos hacia un lugar mundano, en mi trayecto me topo con un vagabundo, tiene un traje sucio que está hecho harapos. No me mira, no me pide limosna, me pregunto si será tan desafortunada su vida, cuando me entran ganas de plasmar su historia, pues deseo escribirlas todas, con su plena crudeza, con sus alegrías y con sus penas, pero siempre intentando que sea con belleza.

Llego al bar y pido un café, evoco sin querer aquel relato que te gustó, y me vienen a la mente mis temas manidos de dolor y lamento, y también tu completa hermosura, reflejada en tu fiel persona, esa que a veces es dura conmigo, y otras se comporta como una dulce dama.

Me siento en una mesa, y sobre un papel relato esta historia, que a modo de carta, te agradece la sinceridad en tus palabras.

Porque tu, Cova, haces que sienta un agradable alivio en mi pecho, llenando mi corazón de un también por ti sincero afecto.

(DEDICADO A MI AMIGA COVA)

ESCRITO EL 10/02/2014.

TE QUIERO LIBRE

A la luz de esta luna, y bajo este centenario olivo,
en esa hora hallada entre la vigilia y el sueño,
intento que en este tronco permanezca siempre escrito,
lo que ha llegado a ser una obsesión más que un deseo.

Siendo ello una senda de luz y de sombras,
en cuyo trayecto el amor será bien acogido,
y en donde la maldad y el odio me sobra.

Pues dentro de mi fue encontrada la locura,
la verdad del ser humano persigo,
este es un reto, que me ocupará el pensamiento hasta mi sepultura

Mas no dudes que mi camino es coherente,
porque yo mismo lo he escogido,
tan sólo espero mientras dure mantener sin prejuicios mi mente,
ya que quiero que poseer un alma libre sea mi destino.

Escrito el 10/02/2014

EL ENCUENTRO

Delante de la taza de un café, en un bar de la estación de Atocha, me encuentro esperándola a ella, mi amiga, esa que me acompañó en la larga travesía por mi enfermedad, la que ha venido a pasar unos días de nuevo a mi lóbrega ciudad, a ésta, que es y siempre será la nuestra.

Ella nos pudo observar pasear largas tardes de invierno, abrigados ante aquel frio que helaba nuestros huesos, aunque yo por dentro sentía un calor especial, un pálpito que se aceleraba, como lo hace ahora al verla sentarse en frente de mi, quitándose su chubasquero rojo y la bufanda que algún día lejano por sorpresa le regalé.

Pide disculpas por el retraso, yo la escucho en silencio, y ella no para de hablar. El tiempo transcurre, parece que quiere contarme demasiadas cosas, se muestra confusa, pero el tren se va a ir, la alejará otra vez de Madrid.

Me dice que la acompañe al andén, que quiere contarme un secreto antes de partir. Agarra mi mano, salimos al amplio vestíbulo, y la confusión en este momento de quien se apodera es de mi.

Nos detenemos ante la barrera que nos separará en breve, ella estará pronto por dentro, y yo permaneceré fuera. Me mira a los ojos, mis piernas tiemblan, me dice que por favor no diga nada, entonces, en un instante, sus labios están posados en los míos, y me expresa después con la más dulce voz que es la suya, un ´´te quiero, te he querido siempre´´.

Me quedo atónito, mi cuerpo permanece estático, como en parálisis debido al shock. Ella ya camina hacia el tren, vuelve su mirada y me hace el característico gesto del meñique y el pulgar que significa llámame.

El tren se marcha, y ella se halla subida en él, pensará en lo que acaba de hacer, y yo comprendo que en breve regresará.

Palpo el teléfono en mi bolsillo, y con el corazón lleno de júbilo entiendo que nuestro amor es mutuo.

En este concreto momento suena la música que me indica que tengo una llamada.  Es ella, que impaciente no supo aguantar la espera.

Escrito el 09/02/2014.

VUELVE A OCURRIR.

Me levanté confuso, con el desconcierto que se apodera de mi cada mañana de no saber muy bien dónde estoy. Aquel era mi cuarto, ligeramente iluminado por los primeros rayos de sol que han aparecido en el alba.

Bajo las escaleras de mi hogar pensando en las tareas que debo realizar a lo largo del día, en la cocina se encuentran mis padres que están preparándose para irse a pasar este sábado de febrero con mi abuela.

Todo se halla en un estado de normalidad, pacífico y estable, pero justo al momento de su partida, antes de salir por la puerta, mi madre se giró y le asestó un zarpazo a mi sentimiento, debido todo ello a un comentario, unas palabras que llenaron de inquietud mi alma.

‘’Me ha salido otra herida en el pecho, y en breve tendrán que hacerme unas pruebas’’, esto es lo que tornó gris un día soleado, en zozobra lo que parecía paz.

Intenté estudiar, pero mi intento fue en vano, después tomé la determinación de escribir, pero con escaso éxito, tirando lo que fueron unas líneas en un papel a la basura, sin embargo persistí, a pesar de que las ideas no venían a mi mente, lo que sí acudió a ella fue un profundo sueño.

Me despierto y ya ha anochecido, mi rostro se encuentra apoyado en el escritorio de la mesa que hay en mi despacho, mi cuerpo sentado, inclinado hacia delante, y en mi mano permanece mi pluma cuya tinta ha podido descansar durante toda esta tarde.

Salgo de este cuarto al oír lejano un lamento, y oigo detrás de una puerta cerrada sin querer del todo, una conversación entre mi madre y su hermano.

Camino hacia mi habitación después de haber escuchado lo suficiente para que me sobrevenga el recuerdo de tanta lucha, y la memoria de mi perro al exhalar su último suspiro, allí, en mis brazos, dándole un beso de despedida. Fuera puedo ver la calle vacía, con la triste luz de una farola iluminándola, en ella un gato transita tranquilo, es un vagabundo solitario.

Mi madre me ha mentido –me dije-, ya le han hecho las pruebas, y me sorprendo llorando en silencio, pues en este momento se halla mi esperanza muriendo en mi desgarrado pecho.

Escrito el 09/02/2014.

(NARRACIÓN EN PRIMERA PERSONA PARA EL CURSO DE ESTILO)

 

EL CONCIERTO.

EJERCICIOS DE REDACCIÓN. (PARA EL CURSO DE ESTILO)

-Hágase una narración evocadora de un concierto. (Medio folio máximo).

En la imponente y oscura sala del Teatro Real, se elevó un sonido de violines y timbales que se repetían en el tiempo, haciéndolo todo opresivo y monótono.

Encima del escenario se divisaban seis figuras negras, cada una de ellas en una postura diferente, que sobre un fondo verde y separadas las unas de otras por anchas columnas, se movían con la cadencia del ritmo de aquella música, cambiando así muy lentamente de postura, reflejo de lo que interpreté la falta de poder de transformación del ser humano en esa atmósfera asfixiante y continua en la que se basa la vida.

Gracias a un efecto de luz, el negro de aquellas figuras iba con el tiempo transformándose en un blanco intenso, signo de la ambivalencia del ser humano.

Ante tal espectáculo, la mayoría de los espectadores, habiendo pasado tan sólo cinco minutos, no pudieron soportar aquella realidad, y se levantaban de sus asientos con el ánimo malhumorado, decepcionados ante quien había osado a mostrarles su verdad, como ve el autor la existencia.

Pocos fuimos los que nos deleitamos con aquella obra, quizá los mismos que somos incondicionales a esa visión de la vida, que en su obra refleja tan magistralmente Samuel Beckett.

– Hágase una versión muy activa y presencialista de la misma narración (Medio folio máximo).

Entro a la espera de que empiece la función, una señora mayor me pregunta si conozco la obra de Samuel Beckett, el destinatario de aquel homenaje. Le digo que es mi escritor favorito, y ella me pide que le hable de alguno de sus relatos o cuentos. Yo me dispongo a comenzar con entusiasmo a hablarle de aquello, cuando las luces se apagan y de inmediato la música empieza.

Me disculpo y me acomodo, escuchando aquel sonido monótono y acompasado que me oprime un poco el pecho, mientras vislumbro unas figuras que expresan un leve movimiento en el escenario al compás de aquella música, que dentro de esa angustiosa cadencia me parecía bella, llena de sensaciones que ya he vivido, todas ellas juntas en aquel momento.

Sin embargo,  la mayoría de los espectadores se levantaban y se marchaban, y la señora que se encontraba a mi lado empezó a resoplar y a conferir exclamaciones como: ¡qué barbaridad!, ¡qué espectáculo tan soporífero!, marchándose ella también al poco tiempo.

Allí nos quedamos unos cuantos incondicionales, a los que nos parecía algo bello lo que a otros les parecía algo totalmente horroroso.

Escritos el 08/02/2014.

 

LA ÚNICA.

Como una cruel y sutil avalancha,
de tibia agua y de espuma,
traspasaste mi débil alma,
que anhelaba entre todas sólo a una.

La única, su amada,
la que más que una rosa,
fuese su hermosa hada.
Siendo ahora tu la que provoca,

estos sinceros sentimientos,
mas cuando veo tu partida,
surge de mi pecho un lamento,
ocultando toda esa felicidad que tu presencia me brinda.

Pues pasear a tu lado,
y dormir abrazado a tu cuerpo en mi lecho,
es cada noche por este ser melancólico soñado,
que se halla en tu ausencia desecho.

Pues cuando siente tu maldita lejanía,
llora al viento del Sur,
ya que él secuestró su alegría,
dejando en su pecho desasosiego e inquietud.

Siendo así que como una bella y sutil avalancha,
de tibia agua y de espuma,
traspasaste mi débil alma,
pues eres entre todas tan sólo una.

Esa dama que es única,
la mujer por mi querida,
esa melódica musica,
que intenta en este texto ser escrita.

(A nadie en especial)

Escrito el 07/02/2014.

EJERCICIO DE REDACCIÓN 2º

2- Transformar el comienzo de la narración Mi primer empleo en una escena con diálogos.

Esta mañana, en mi clase de Teoría General de Sociología, me tocaba explicar el pensamiento de Weber, entonces miré a mis alumnos y dije:

–       Sabéis, no es preciso pertenecer al protestantismo para adoptar su ética.

Sus mentes parecían más en las próximas vacaciones que en mis palabras, no obstante continué.

–       Mírenme a mi por ejemplo –dije-, mi padre es de origen judío y mi madre católica, y en mi hogar la palabra vacaciones nos produce sarpullido, es algo tabú.

Algunos de aquellos estudiantes melenudos y con barba empezaron a mostrar un chispazo de interés, y con ímpetu exclamé:

–       ¡ Acumular, trabajar, luchar, dar lo mejor de mi! Ese es mi único lema, ¿por qué? ¡Por amor al trabajo, por el afán de acumular!.

Ante tal exaltación repentina de su profesor, pareciéndose ahora mi clase más a una obra de teatro cuyo único actor soy yo, pero habiendo conseguido mi objetivo de llamar la atención de mis acólitos, les cuento para hacérselo comprender mejor, la historia de mi primer empleo.

Escrito el 05/02/2014.

(Diálogo inspirado en el principio del relato de Mi primer Empleo de David Lodge)

Ejercicio para el curso de estilo.

 

EJERCICIO DE REDACCIÓN 1º

1-Transformar los diálogos de Maxim y su esposa, que es la narradora de la historia, en una escena o relato sin diálogos, o sólo con un mínimo diálogo.

¨Rebeca ha ganado¨ dijo Maxim mirándola fijamente a los ojos y sujetando con fuerza las manos de ella bajo las suyas.

El pecho de ella latía a un ritmo acelerado y variable, sus manos parecían de hielo al contacto con las de él.

Una sombra de fatalismo había oscurecido su matrimonio. Él había evitado ofrecerle su cariño ante el temor de lo que irremediablemente había acabado sucediendo.  Entonces fue cuando a él le vino a la memoria el rostro de su antigua esposa, antes de exhalar su último suspiro, recordó aquella mirada de sarcasmo y falsedad, sabiéndose victoriosa antes de su muerte.

Recobrando un poco la compostura, Maxim le intentó explicar que ella no podía amar a una persona que era diferente a como ella creía.

Fue ese el momento en el que en un impulso de valentía le contó que el cadáver que habían encontrado en el camarote no era de un acompañante de Rebeca, que no lo podría comprender, y ella se puso de rodillas y le dijo que le amaba, y que quería ayudarle, pero que necesitaba que lo compartieran todo, porque deseaba vivir con él para siempre.

En ese instante él, con mirada pétrea y una expresión gélida en la cara, espetó que el cadáver encontrado era el de su antigua mujer, pues el cuerpo que descansaba en el panteón era el de otra, porque a Rebeca la asesinó de un disparo en la casa que se encontraba en frente de la playa.

Entonces bajó su mirada a ella, y con lágrimas le preguntó si ella podría posar sus ojos ahora en los de él y volverle a decir que le amaba, sintiendo una culpabilidad que hacía de su existencia un auténtico infierno.

Realmente Rebeca había ganado.

Escrito el 05/02/2014.

 (Relato inspirado en el final de la novela Rebeca de Daphne du Maurier)

Escrito para el curso de Estilo.

HISTORIAS SIN PAPEL.

Dónde se expresan todos tus sentimientos,
dónde queda plasmada la frustración,
dónde los profundos y dolorosos lamentos,
producidos por esa total ausencia de pasión.

¿Y las aventuras del resto de la gente?,
la que carece del don del saber cantar y escribir,
¿acaso sólo puede recrearlas la inspirada mente
de un humilde creador, o se tendrán que inhibir?.

Descubrí desconsolado, que bajo este sol no existe justicia,
pues historias de leyenda cayeron en el olvido.
Unos cuantos escribientes, con mayor o menor pericia,
intentamos rescatarlas del viento al mantener atento nuestro oído.

Ya que a veces nos consiguen llegar susurros lejanos,
en forma de letras deseosas de ser halladas,
en un texto de un ser que aún siendo profano,
muere buscando plasmar la belleza de las hadas.

Mas a menudo pienso que ese esfuerzo no merece la pena,
que toda nuestra tinta es escrita sobre papel mojado,
que con su pretendido arte recorre sombrío el Sena,
de aquel París bohemio por mi pecho recordado.

Escrito el 04/02/2014.

LA RENUNCIA.

ALEGATO CONTRA LA ANIMALIDAD HUMANA.

Amiga mía, te entiendo aunque tu no lo hagas del todo, y te aprecio por toda la ayuda que me ofreces.

No obstante, espero que recapacites y pienses en estas palabras, en este texto escrito por alguien que ha sufrido mucho, pero que ha encontrado su sentido para permanecer en esta vida.

Llámame rebelde, pero jamás digas que no tengo causa, piensa que soy un inconsciente, a pesar de que poseo una fuerte conciencia, exprésame tu idea de que así nunca hallaré la felicidad, que yo siempre pronunciaré que no es lo que busco.

Me enseñaron unos valores y unos principios, y a ser consecuente con ellos, y yo, di que es por temperamento o carácter, los acepté con amor.

No sólo los amo, sino que creo en ellos, a pesar de que no todos mis maestros fueran del todo honestos en sus enseñanzas, y algunos predicasen falsamente.

Sigo un ideal, quizá sacado del que considero como el auténtico Cristianismo, pero transformado con humildad y alejado de toda institución, sobre todo del mal entendido a menudo por sus fieles y dirigentes Catolicismo.

Me dijeron en mi adolescencia que tenía una enfermedad, ¿se equivocaron?, quizás si, o quizás no. Lo único que sé es que una etiqueta me ha hecho ver la verdadera esencia de una sociedad que se autodenomina civilizada y se halla en su mayoría muy por debajo de la animalidad.

Digo esto a sabiendas, ya que los animales jamás alardean de lo que no son, siendo así más honestos, pues no van comunicando a espuertas una bondad que finaliza mostrándose interesada.

Yo, amiga mía, con etiqueta o sin ella continuaré siendo la misma persona. ¿Qué me importa a mi dicha etiqueta?, aprendí a buscar la esencia humana, sin pensar en ningún condicionamiento ni físico ni mental, y soy más consciente que nadie que ese nombre asusta, no lo tengo que entender, porque lo he sentido demasiadas veces en mi propia carne.

He comprobado los obstáculos y rechazos de esa misma gente que se autodenomina como buena y honesta, y de instituciones que predican su virtud, no realizando éstas en absoluto, o al menos no correctamente. He visto tanta hipocresía en esta vida que ya nada puede cambiar mis circunstancias.

En el amor me han abandonado siempre al mencionar una palabra, que no soy yo, y que nunca lo seré, pues ni mi esencia ni ninguna otra se halla en trece letras. Eso me hace cuestionarme el valor de los sentimientos, si el mencionado amor no es más bien un mero acuerdo de intereses. Sonrío al pensar cuando me dicen que los animales carecen de sentimientos, porque gracias a mi cruel experimento me cuestiono si el ser humano los tiene realmente.

Es más, si yo no tuviese esta enfermedad, ¿se quedaría mi alma tranquila?, ¿y todos los que la tienen, no merecen ellos ninguna oportunidad?, ¿por qué tienen ellos que ser excluidos y yo no?.

La exclusión ya la realizó amiga mía, el tan denostado y con razón Nazismo, y he experimentado en carne propia, si bien a otro nivel, que esta sociedad de hoy en día también lo hace, y a veces dudo que es peor, que te gaseen y así eliminen tus penas, o que te excluyan y te señalen de por vida como hacen con muchas personas hoy en día.

Razono, amiga mía, que si yo no tuviera esta etiqueta nada en mi cambiaría, porque tan sólo la idea de que un hijo mío  sufriese gracias al azar cualquier otra enfermedad mental, y tuviese que sentir lo que yo he sentido tantas veces, no lo soportaría. Pues te aseguro que en ocasiones la exclusión es peor que una digna muerte.

Ya comprendes mejor mis escritos y mi lucha, porque para construir algo nuevo hay que derruir lo antiguo.

Por ello renuncio a todo amor que no acepte mi sinceridad, y no deseo la amistad que no busque mi esencia, y ya debes saber por qué detesto a toda la vil sociedad que se cree buena y honesta, pues en su mayoría tenemos que aceptar humildemente que nos comportamos peor que los animales.

Únicamente al darnos cuenta de nuestra debilidad, podremos empezar a ser cada día un poco mejores.

Escrito el 02/01/2014.

LAS ÚLTIMAS NOCHES.

Hoy, como en tantas noches de estos dos últimos años mi sueño se cruza con la vigilia, continuando juntas el camino por la senda del dolor. Mantengo en mi pecho perenne el duelo por aquella alegría que olvidé, por los amores que perdí, por mi total ausencia de libertad. Porque esta vida hace tiempo ya que se convirtió en una cárcel, pues sus barrotes son el cielo, los centinelas mis sentimientos, y mi celda la asfixia que siento en el cuello.

Amor y odio se mezclan en este pecho que vaga con la brisa por las calles, de un Madrid cada vez más oscuro y solitario en el que últimamente me pregunto….

¿Para qué escribir?.

Se aleja y se confunde con el horizonte mi ilusión, por no sentir un poco de pasión, por no hallar un resquicio de esperanza.

Mis suspiros se los lleva el viento pues nadie atiende a ellos, por ello, cada catorce de febrero me tumbo en mi lecho y abro una botella de champán, así puedo brindar con mi fiel amiga, que se llama soledad. Y este es uno de esos momentos en los que me pregunto….

¿Para qué escribir?.

Mi cama me espera, mis sábanas secarán como en tantas ocasiones mi llanto, ya que el tic-tac del reloj en mi nada cura, sino que más bien todo lo agrava.

Sólo me alivia levemente las noches de cena con Jorge, las conversaciones con mis amigos Carlos y Cris, algún encuentro esporádico con personas que son por mi queridas, y el trabajo con esos colegas que me miman y entienden, ayudándome en lo que pueden en superar mis penas. Sin embargo me pregunto….

¿Para qué escribir?

En medio de este silencio sólo acierto a pensar, que más que un propio deseo es un deber que hay que con esfuerzo realizar.

Pues más vale el alma desnuda que el abismo del abandono. Continuaré luchando por si consigo hallar alguna vez mi lugar en el mundo, y un resquicio de esperanza que me quite esta sensación amarga.

Escrito el 01/02/2014.