UN SIMPLE JUEGO.

Me acuerdo de la alegría que me producía jugar a balonmano y efectuar algún pase que parecía inverosímil, así como conseguir un nuevo tanto para mi equipo, o robar la pelota para a continuación armar un contraataque.

Era bueno en ello, o al menos eso creía. No lo hacía precisamente por los elogios recibidos por aquel entonces, ni por la confianza que depositaba en mí el entrenador al nombrarme capitán. El entrenador al que todos sus jugadores admirábamos, ya que teníamos la certeza de que llegaría gracias a su talento y esfuerzo a cotas más altas y estábamos en lo cierto. Mi cara mostró una amplia sonrisa cuando le vio triunfar años después por la tele.

Tampoco pienso que lo hiciera por hacerle mucho caso a ilusiones poco reales, cuando escuché rumores de que quizá me querrían hacer un contrato. Puesto que yo  únicamente tenía fe en mi valía gracias a ti papá. Gracias a aquella mirada llena de orgullo. La que más profundamente me mostrabas cuando de tu boca solo salían duras críticas. Yo jamás me tomé a mal dichas críticas, y eso deberías saberlo, ya que sabía que eran para que no me durmiera en la complacencia del está todo hecho, para que diera siempre de mí cada vez un poco más.

Aprendí mucho de aquello, y estuve a punto de conseguirlo papá. Si no lo hice fue por la mala suerte que le puede aquejar a cualquier deportista, porque al igual que a un soldado que va a la guerra le pueden matar, a un deportista el infortunio de una lesión le puede quitar lo que a él le daba más vida.

Reconozco que uno de mis días más tristes fue en el que empecé a notar molestias en mis gemelos. Soy consciente de que me derrumbé al poco tiempo, y eso tú lo sabes muy bien. Estuviste conmigo cuando me informaron de que tendría que abandonar mi sueño, el de llegar a ser un jugador profesional. Recuerdo que en aquel instante tú me abrazaste mientras yo lloraba desconsolado, allí delante de aquel médico al que también se le saltaron un poco las lágrimas, como a ti, como a todos los que sabían de mi ilusión y de mi esfuerzo.

De repente, todo mi mundo y mi sacrificio se desmoronaron, y fue cuando tú cogiste las riendas de mi dolor e intentaste animarme. Lo conseguiste, puesto que desde entonces, en el transcurso de estos años aprendí que la vida siempre sigue a pesar de sus bandazos, y que si pierdes algo importante para ti debes buscar otra pasión, algo que te vuelva a ilusionar.

Vaya si la encontré papá. Al escribir soy feliz, y además puedo intuir en ti parte del orgullo de antaño, a pesar de que también te observo, observo tu sufrimiento.

Envejecer sé que no debe ser fácil, y me duele ver a veces tu angustia. Sé que la fuerza que antes tenías ahora notas cómo lentamente se debilita, y sé que a veces te sientes torpe.

Comprendo que hay ocasiones en que quisieras hacer aquello que hacías tan solo unos cuantos meses atrás, y entiendo que te entristezcas al comprobar que no puedes.

Es precisamente ahora papá cuando tienes que alzar la mirada y verme a mí en la grada con mis ojos vidriosos llenos de orgullo, porque yo sé cuánto vales, y me gustaría que en vez de dudarlo pudieras sentirlo.

No te preocupes tanto, porque si te lesionas en ese camino nuevo y viejo que emprendiste, y un mal día compruebas que algo te impide seguir tu rutina, déjame ser el hombro en el que llores, y después levántate…..y si no pudieras por ti mismo, permíteme ser la mano que te ayude a conseguirlo, el hijo que te apoye para que puedas cambiar dicha rutina, porque si esta ya no sirve, encontraremos otra que te motive….

Porque el vivir cada vez estoy más convencido de que es un simple juego, y papá, sobre todo en estos momentos, el amarse e intentar comprenderse es  entre tú y yo, lo más importante.

(A MI PADRE)

18/11/2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s