LINEA DOS DE METRO

Entrábamos en la estación de CANAL, en su entreplanta se percibía el sonido de una obra melancólica, una música que provenía de la cavidad de un viejo violín. Instintivamente busqué unas monedas en mi bolsillo, pero tú me apremiabas, teníamos rápidamente que irnos de allí.

Subimos al vagón como cada mañana, aunque la de ese día era distinta a todas las demás, risueños y somnolientos nos miramos a los ojos, sabemos que no tenemos lujos, el único que nos permitimos es el lujo que nos brinda la felicidad.

Nos tenemos el uno al otro, comprendiendo que hace un par de años esto era un sueño ilusorio, un proyecto irreal, pero nos conocimos y poco a poco aprendimos a amarnos, reconozco más que nunca ahora que yo quisiera estar contigo hasta mas allá de mi día final.

Llegábamos a QUEVEDO, aroma a cine y teatro, mundos nuevos para ti a los que sin dudar te invité a venir, y a esa hora no pude por más que pensar, sintiendo tu cabeza apoyada en mi hombro, en todas las cosas bellas que nos quedan por compartir, y en la tremenda ilusión que tengo por las vivencias que nuestro futuro seguro nos deberá deparar.

En SAN BERNARDO, en un pasado cercano, cena un día con amigos, otro con tu tía y tu cuñada, pero cuando más disfruté es cuando lo hice a solas contigo. Al salir del restaurante tú me agarraste del brazo, era una noche de lluvia, y yo tapándote el cuerpo con mi chaqueta te guié precisamente hasta aquí.

También este fue el lugar en donde compramos nuestro primer calendario, ese que aún cuelga de la pared, en él está marcado que llevamos juntos más de un año, mi esperanza está en cada año poder venir a por uno, es algo que se puede convertir en una tradición si es que tu corazón quiere, el mío está dispuesto a hacerlo las veces que aún le diga nuestro pecho que todavía nos amamos..

NOVICIADO, sabor a paseo por el Madrid más castizo, con ese ambiente al caer el sol de terrazas repletas de risas, de librerías abiertas, y de calles que si te descuidas te absorben la juventud.

Allí encontré un libro que te intenté leer mientras te quedabas dormida, en una noche en el que te susurré al oído, tú sin darte cuenta, lo mucho que te quería. Ese libro aún lo conservo, los amantes mariposa es su nombre, cuando tú desees te lo intentaré leer de nuevo.

SANTO DOMINGO. ¿ No era por aquí por donde nos enamoramos?, ¿no fue detrás de una iglesia que se halla cerca en donde te besé por primera vez?, ¿ en este lugar no fue donde otra noche de lluvia te regalé ese anillo que nunca te quitas del dedo de tu mano?….

ÓPERA tiene el eco de los encuentros más tiernos, cuando nos encaminábamos hacia palacio y ansiábamos estar más cerca el uno del otro, pero nos atenazaba el miedo, pues aún no nos conocíamos demasiado.

Evoqué pájaros volando en un atardecer color naranja, nuestros labios que se juntaron, y los cuerpos mientras tanto temblando, sentados sobre un banco de piedra, sonriendo porque nos teníamos el uno al otro al lado.

Aquel fue el lugar en el que me di cuenta de que quería luchar por ti, en que tú eras la única mujer que realmente a mí me merecía la pena.

SOL, tantos paseos por sus aceras, tantas idas y venidas en tren, ya que tú vivías cerca, en aquella casa modesta y encantadora ¿te acuerdas? allí nos atrevimos a dormir aquella hermosa vez, abrazados al son de nuestros latidos, tu y yo, escuchando a dos corazones que lentamente se convertían en uno, y en ese momento supe que tú también me querías, que lo que era un mero sueño para mí se podría convertir en realidad.

En SEVILLA te confesé mi deseo de viajar contigo, pues a pesar de que ya hemos estado en Toledo y Salamanca, Alicante, Úbeda y Santander, y de que aún nos quedan infinidad de lugares que visitar, el trayecto al que yo me referí es uno que no termina, que hemos empezado a emprender ya juntos, no sé si me entiendes…. eterno quiero que sea, el tiempo dirá si ambos estamos dispuestos a permanecer en él dure lo que dure.

Estábamos ya en BANCO DE ESPAÑA, y noté que en tus ojos estaban a punto de brotar dulces y amargas lágrimas, me dijiste que pronto volveríamos a estar unidos, mientras me parecía que se aceleraba aquella infernal máquina.

Llegamos a RETIRO, y sentí un intenso odio hacia este mundo y hacia mí mismo, mas a ti intenté únicamente mostrarte mi cariño, y te sonreí aunque estaba triste, pues me invadió una desoladora añoranza.

Subimos unos peldaños fríos y grises, y mi corazón se quedó petrificado, me dijiste que dos meses no son nada, cuídate mucho amor mío, que pronto un nuevo amanecer juntos nos aguarda, y yo, nostálgico y apesadumbrado, no supe qué decir, te quise retener, pero te abracé y te dejé partir…. Prométeme exclamé, prométeme que entre nosotros cada adiós será siempre un hasta luego, y tu me sonreíste con ternura y después con tus manos en los labios me lanzaste un beso.

En soledad me quedé, en frente de aquella estúpida Puerta de Alcalá, vi a un niño correr, y caminé de vuelta a la boca de aquella sombría estación. La línea dos engulló a mi persona, mas jamás dejaré que haga lo mismo con nuestro amor.

Escrito el 25/06/2015.

Anuncios

REFLEXIONES MUNDANAS SOBRE TEMAS DIVERSOS XI.

LA BUSQUEDA DE LA FAMA.

 

La fama, tan buscada por muchos, tan envidiada….

Reconozco que hubo un tiempo que yo también la quería para mí, que por momentos me atrae, pues deseo algún tipo de reconocimiento de vez en cuando, comprendiendo de que quizá sea un modo de consolar a este ego malherido que en ocasiones poseo.

Casi todos en cierta medida, en diversos aspectos, nos hemos visto y sentido como seres superiores, pues no deberíamos ser hipócritas….. y ello es algo natural al razonar en nuestra esencia, a que únicamente logramos saber, y en ocasiones veladamente, lo que pensamos nosotros mismos, comprendemos nuestras propias razones, tenemos presente nuestra experiencia, puesto que solo conseguimos percatarnos de lo que nuestra vida ha hecho de nosotros…. a partir de ahí juzgamos, decimos deberías hacer esto o lo otro, nos enfadamos, no consentimos un respiro al del frente si nos sentimos infravalorados, o exclamamos la típica frase de que la gente o esta sociedad es así…. no nos damos cuenta realmente, porque nos intentamos disociar de todo lo que no aceptamos, de que esa misma gente, esa sociedad que quizá despreciamos, somos también nosotros mismos.

Podemos pensar e incluso exclamar e intentar llevar a cabo, siempre inflamando nuestro ego con muy buena voluntad, el transformar este mundo en aquello que nosotros consideramos que es lo mejor…. pero para ser efectivo en esto hay muy pocas opciones: Hacerte un dictador (si es que consigues seguidores), Profeta (si convences a incautos), o la opción más sencilla y difícil y por la que yo me inclino…. intentar empezar a cambiarse uno a sí mismo.

Hay un dicho que más o menos dice así: Señor, dame fuerzas para cambiar lo que puedo, y sabiduría para aceptar lo que no.

En mi historia he cometido bastantes errores, otros sin saber yo la razón me los han atribuido, he ofendido y perdido gente por mi camino, y continuo enfadándome, disgustándome, aunque no lo desee. Soy un ser humano.

Si tengo que pedir perdón lo hago, si alguien quiere hablar conmigo le recibo, y si creo que debo decir algo lo digo, pero intentando siempre ser prudente, ya que hay personas que confunden lo que es algo tan bello como es la sinceridad, y sin darse cuenta la convierten en algo irrespetuoso y grosero.

Mi nombre es de origen Hebreo, significa ´´juicio de Dios´´, y eso es lo que desearía para todos, pues si nos tuviera que juzgar alguien, querría que lo hiciera el único que puede saber como somos, lo que hemos vivido, y lo que supuso nuestra reacción ante todo ello, más allá de que cada cual crea en Dios o no.

Tantas veces no entendemos circunstancias, tantas nos empeñamos en llevar la razón, tenemos tanta necesidad de aplausos….

Confieso que yo me quiero distanciar de todo eso, mi búsqueda tiene como principal fin la ausencia de todo odio, el respeto hacia mi enemigo, y la empatía con aquel que tenga a mi lado, eso es lo que he aprendido, y desde niño me fueron enseñando.

Prefiero la paz del espíritu, la felicidad de los buenos ratos, poseer tiempo para los seres queridos, y disfrutar de mi senda mientras la voy paseando, que cualquier otro tipo de orgullo o de sensación de irrelevante importancia.

Sé que un día te encuentras en una nube, y al otro tu memoria se halla en el ocaso, para mí es mejor ser humilde que ansiar cierta e ilusoria fama o escudarte en un simple poder monetario.

Quizá me equivoque, y en parte no puedo cesar de compadecerlos, pero creo que los que buscan la fama se deben sentir muy solos, y los que se enaltecen por su dinero demasiado acomplejados.

Si me aceptas un consejo, tómalo o desprécialo si se te antoja, intenta ser feliz con lo que tienes, entiéndete, y si quieres mejorar lucha. Pero no te olvides y sé amable siempre contigo mismo, te lo dice un ex tirano de su propio ser, alguien que a base de golpes fue entendiendo lo que para él era lo importante ….. tengo la inmensa suerte de que poco a poco y con mucho trabajo me estoy consiguiendo amar, a pesar de que todos tenemos nuestros ratos.

 

Escrito el 22/06/2015

HELP

Nunca me expresaré como Lennon,

ni llenaré ningún estadio,

no imaginaré este mundo sin Cielo,

ni gritarán mis fans a mi paso.

Seré un harapiento que sueña,

un vagabundo turbado,

ante esta ciudad que despierta,

bajo este sol que estando a solas me ha emocionado.

Te busco y no te encuentro,

entre estas sábanas que no son de seda,

a través de estos muros,

tu fantasma y su aroma se ausentan.

Observo estas estrellas que caen,

que amenazan con partirme,

lloro al esperar,

tiemblo porque partiste.

E impotente

te digo que aquí estaré,

sabiendo que no soy el mejor hombre,

pues no tengo riquezas,

no tengo más que lo que en este papel se expone.

Ayúdame tú a sentirme alguien,

sé que tú puedes salvarme,

sin ti no consigo quererme,

nunca logro mirar adelante.

Comprendo que nunca me expresaré como Lennon,

únicamente sé rasgar las cuerdas que contiene mi pecho,

mi guitarra ostenta el nombre de una emoción,

mi canción es la que surge de mis sentimientos.

Mi letra habla de un mundo mejor,

de un universo que es solo nuestro,

una existencia llena de tristeza, alegría e ilusión,

y unos acordes que anticipan una vida juntos,

esa es la melodía que resuena en mi interior

sin ser ningún secreto .

Ahora ya sabes que aguardaré tu regreso

intentando componer la más bella canción,

 y sé que jamás será como las de Lennon,

porque en ella hablo de un intenso amor,

ese que existe tan solo entre tú y yo.

A MARISA BELARMINO MIENTRAS DUERME A MI LADO.

 

Escrito la madrugada del 20/06/2015

ESE AUTOBÚS DE COLOR VERDE

Pido perdón primero a esta hoja de papel

y a los que les gustaría verme intervenir.

A aquellos que aprecian mi parecer,

y a los que más me quieren,

pero lo que ocurre es que cada vez aumenta el cansancio en mi.

Llevo días así de lacónico,

de ojeroso,

de apesadumbrado.

Será porque mi amor se va,

se larga a donde no lo puedo ver,

aunque lo sienta dentro de mi ser,

a pesar de hallarse en lo profundo de mi alma.

Quizá sea también porque de un tiempo hasta aquí

me siento mucho más viejo ,

noto como me hastía este mundo,

hasta el punto de querer romper mi relación con todo lo que signifique aire libre,

y aquello que pudiera funcionar como espejo.

Porque desde hace varios atardeceres me encuentro solo,

a pesar de que las calles se encuentran repletas,

a pesar del ruido de la muchedumbre,

de estar constantemente con amigos,

de pasar la noche contigo,

pues me acaricia sin cesar la inmensidad de un lamento.

Sin más te digo que siento un frío que cala,

una tristeza que devora mi voluntad a cada segundo que pasa,

y me encuentro en un estado que está desprotegido del mal

que le produce su dolor,

mas a esta hora en que se oculta el sol,

sé que nada importa,

pues jamás idénticas lágrimas

logran caer en la misma fosa.

Me siento ante la lumbre en soledad,

escuchando el silencio,

y quisiera huir y quedarme,

desearía gritar y callar,

ya que tendría que saber volar sin arrastrarme.

Pero mis sentimientos no entienden de nada que no sea dualidad.

Esta es la locura de este joven que se cree sensato,

de este soñador que es únicamente pensamiento y carne que envejece,

mi existencia comprendo ahora que es un delito permanente,

hoy me sentí desgraciado,

vi alejarse a mis padres ya ancianos

en un autobús color verde.

Y entiendo que nada puedo hacer,

que únicamente me queda el intento humano de ser feliz,

pero sin más que decir,

sin más que poder expresar,

esta tarde estoy triste.

Me encierro en la habitación que aún compartimos

totalmente solo,

y una lágrima surca mi rostro,

escucho emocionado nuestra bella balada,

y descubro a ese vil ladrón

que quisiera apagar nuestro fuego sin lograrlo.

Te pido perdón papel por contarte estas cosas,

sé que llevo días sin leer ningún mensaje,

no atiendo a las llamadas porque no tengo ganas,

ni me vuelvo si por casualidad alguien pronuncia mi nombre.

Lloro y pienso:

para qué discutir, para qué dialogar,

si insignificante sé que soy,

si insignificantes os veo a vosotros.

Y entiendo que ya no quedan escusas para cambiar,

que es necesario coger la guadaña para trabajar,

y matar así mi pasado,

haciendo más que ayer,

contemplando menos de lo que estoy acostumbrado.

Mas no quiero llevar siempre la razón,

que si alguien me tiene que juzgar,

que solo lo haga el que se encuentra allí en el Cielo

en lo más alto.

Pues mi corazón tiene en sus cimientos una enfermedad,

la alegría son los momentos que hurto a mi desilusión,

quiero destruir aquello que soy,

ya que deseo empezar a edificar con esperanza y junto a ti,

una nueva vida y su libertad.

Escrito el 17/06/2015

LA SOLUCIÓN.

El sol en cada amanecer me encontraba meditando,

cientos de noches pasé en vela,

leyendo a unas horas en las que sólo

puede reinar la oscuridad y el silencio.

Siempre busqué esa verdad

que consolase mi alma,

estudiando sin reglar,

creyendo carecer de la necesidad de cultivar la amistad,

autodidacta y esclavo soy y fui

de las palabras que expulsa mi boca.

Pensé horas y horas sobre qué sería lo correcto,

en dónde estaría aquel bien que me enseñaron,

como aliviar los síntomas de unos padres enfermos.

Lo hice también en mi futuro,

ese que quiero compartir contigo,

en cómo guiar nuestro destino,

el que deseo que esté a salvo de posibles lamentos.

Y aunque mis test mostraban que poseo bastante inteligencia,

cavilé sin hallar solución,

me siento necio,

pues no sé la manera de arreglar mis problemas.

Y creo que fui comprendiendo la realidad,

pupilo soy de los que tropiezan siempre con la misma piedra,

pues el Carpe Diem jamás lo logré ejecutar,

sabiendo que es lo único que me podría dar algo de paz y felicidad.

Porque de dar tantas vueltas a esta mente que se encuentra crispada,

consentí a mi existencia habituarse a su soledad,

ante mi incredulidad mis padres se van consumiendo,

y fui abandonando a unos amigos a los que ya no me atrevo a llamar.

Pero lo que me apena más,

es que noto como te estoy perdiendo mi amor,

te prometo que lo intentaré,

mas no sé si algún día conseguiré cambiar.

Escrito el 12/06/2015.

DELIRIOS DE SU DESPEDIDA

Hace frío, mucho frío. Veo en el espejo del presente cómo se adhiere a esta piel que envejece, y forma hielo entre sus pliegues.

Observo en este amanecer un sol apagado, un resplandor pálido, sabía desde la primera vez que pude enfrentarme a tus ojos que lo que entre ambos crecía se estaba pudriendo, comprendía que tu adiós llegaría, que todo lo que me rodea en este momento se cubriría de una inmensa oscuridad, de un insano pesimismo, que se nublaría mi sensatez, y que las tinieblas me arrebatarían mi ya de por sí débil esperanza. Comprendía que la locura me atraparía de nuevo al percatarme de mi soledad, de esta vida mía que compruebo más que nunca que se halla plena de mediocridad.

Lo sabía y aun así te besé.

Veneno fuiste que me otorgó un poderoso aliento, y eufórico e insensato de mí me elevé para conseguirte la luna, allí arriba me di cuenta de que mi caída carecería de red y consuelo, y ahora veo como te conviertes en ese amor que se encuentra ausente, al que llamo recibiendo tan solo su eco, que fue como un definitivo adiós que por parte tuyo no tuvo duelo.

En este instante que te marchas como lo hace esta brisa de primavera, como ese susurro que nunca más será entre tú y yo cómplice, te descubro siendo esa dama blanca que a esta hora anidas en el fondo de las lágrimas, que quisiste sin poder serlo sirena, a la que acarician en este momento en vez de mis manos las algas, mujer que te convertiste en fantasma en vez de leyenda.

Rechazaste mi pasión y nuestra felicidad por brindar por entero tu vida a aquel tirano mar, alma que no hallo por la senda de mis sueños, que de mis sentimientos quisiste renegar, pues únicamente eres una imagen vaporosa, el espíritu más bello que jamás pude vislumbrar.

Estuviste ahí sin estarlo, fuiste humo que se esfuma en mi mente, algo que el tiempo y su benevolencia me hará como siempre hasta ahora olvidar.

Escrito el 07/06/2015.

EN TU LEJANÍA.

Te marchaste de improviso, sin quererlo, en aquel odiado amanecer, desapareciste como el rocío de las flores, como esa brisa cálida que confunde mi desolación con su añoranza al no poder sentirte en mi piel….. y es que no pudimos decirnos apenas ese adiós que los dos sabemos que es un hasta luego, un aquí te esperaré, mas no te preocupes que ambos entendemos esto mi cielo.

Después de aquella noche plena de cariño y de pasión, de cena para dos sin velas, de amor compartido en su mayor expresión, te vi con una sonrisa en los labios, en el preciso momento en el que el metro de Madrid parecía estar completamente vacío, y así supe entre tanto gentío que no existía, que no me importaba, que tú a mi lado eras feliz.

Reconozco que tu risa le da vida a mi pecho, sin ti casi todo en mí estaría muerto, por ello no temas mi dulce amor, porque la distancia que nos ha brindado esta tierra, la sabremos enmendar con nuestro entendimiento y esa confianza mutua que hemos aprendido a tenernos.

Ten en cuenta que nuestras almas caminan juntas, aún pasean por aquel alba que para nosotros dos no ha terminado, puedo notar ahora tus dedos enlazados con los míos, el tacto de tu mano, y a mis oídos llega una hermosa balada…..¿Puedes oírla? ¿Puedes escuchar la música que brota de mi corazón mientras vibra?, se siente así de alegre al recibir de ti un mensaje, al evocar el calor de tu cuerpo, al ver en un marco que tiene en su memoria tu sonrisa, pues te tengo como siempre desde que te conocí en todo momento presente.

No temas mi dulce amor, que yo estoy aquí. Nostálgico y triste sí, pero esperanzado en un futuro que sé que es real, en uno de nuevo a tu lado, y a pesar de que la espera a menudo es muy dura, debes saber que mi amor por ti carece de toda duda.

¿Te puedo contar un secreto?, soñé esta noche contigo, sentí que me abrazabas, ya ves que nunca te olvido.

Vendrán tiempos mejores, instantes para contemplar otra vez tu sonrisa, conoceremos bellos lugares, descubriremos la fortaleza de nuestros sentimientos, y todo ello lo haremos juntos. Porque ni el viento de un huracán, ni ese maldito reloj que de tu ausencia me avisa, podrá destruir lo que ambos deseamos, que es nuestra eternidad unida.

Te espero, y lo haré por siempre, y si no volvieras por algún despiadado motivo me convertiría en melancolía y leyenda, todos verían una roca de mármol cerca de esa estación que te debe traer de vuelta a Madrid, y dirían no sin pena que esa roca representa la locura de un hombre, un joven que esperó con anhelo a su amor, y que al no hallarla allí permaneció sin moverse, siendo de esta manera como con el transcurso de los años se quedó petrificado, esperando aún a su querer ausente.

Y sin más, únicamente puedo decirte que te quiero, que te amo, y que aquí estoy y aquí estaré, por favor, muestra una sonrisa como yo lo intento en tu rostro, que aunque por dentro estemos tristes, no debemos nunca demostrarlo.

Pronto saldrá un sol que vuelva a juntar nuestros dos corazones que tienen un solo latir, y tú y yo danzaremos al son de nuestra bella y feliz vida, ten confianza en mis palabras, pues sé que nada ni nadie jamás nos podrá desunir.

(Para Marisa Belarmino en su ausencia)

Escrito el 04/06/2015.