MI SECRETO.

Qué mundo es este en donde soy soldado perpetuo. Qué valle el de la batalla, si florecen por su tierra amapolas que se mezclan con mi sangre, mientras una guadaña traspasa las horas de mi día, y sé que al fondo me aguardan unos cipreses recios e insensibles ante tal sangría.

Explorando descubrí los mares de una ciudad que convertí en mi cárcel, con sus bellas sirenas sin cola ni espinas, entre sus algas recelosas me aguardan centenares de medusas, mas jamás permitiré que ni ellas ni nadie me roben mi alma, al igual que haré lo mismo con mi sensibilidad y su melancolía.

Al alba compruebo que soy un sucio y triste perro solitario, una bestia que muerde, que se muestra hostil hacia sí mismo y hacia cualquier otro ser humano…. y odio el reflejo de mi insensatez, me rebelo contra el lejano pasado, y desafío con actitud altiva a este corazón maltrecho que ansía a cada instante estar a tu lado. Mis armas son mi pluma con tinta y mi mano si desea escribir algo, lo poco que me queda de orgullo, es gracias a mi desnudez aunque no pueda presumir de Santo.

Mas me veo estúpido, como un mendigo harapiento que tiene sed y hambre, sin poder saciar nunca mi espíritu, llorando y riendo sin hallar por dentro ni por fuera motivo alguno, pirata cobarde que no agarra ese timón que es lo único que podría salvarle.

Así soy yo, un loco que mira hacia su horizonte sombrío, uno ciego de luz….pero sé muy bien que yo seré la lumbre que allane mi propio camino, yo mismo me sacaré de mi abismo, y le daré a mi existencia motivos…..mi secreto para ello es amarte, lo único que hace que en esta vida no sienta que nada en ella tiene sentido….

Escrito el 28/07/2015.

Anuncios

CARENCIA DE FE.

Mi normalidad despreciada,

desterrada a un lugar imposible,

vuestra mirada que sólo ve lo que quiere,

desahuciado mi entendimiento,

ya que aposentáis una cerrada mente.

 

Me piden sin dar,

al que presumen más débil es el más fuerte,

intento respirar,

cada día me ahogan más intensamente,

de mi boca brota sangre,

sufrimiento de mis sienes.

 

Siempre sed de libertad,

ausencia eterna de ella.

Te piden que creas palabras,

que sonrías en tu presente,

pero hechos no realizan,

ni lo intentan tan siquiera mostrándose ruinmente.

 

Consejos deshonestos,

en nihilista me he convertido,

incrédulos se volvieron mis ojos,

porque no entienden la desconfianza del resto.

 

Sé que ni lo hacen ni lo harán,

nadie jamás apostó un dólar por mi,

la vivencia propia es demostrar,

esperaré lo mismo de ellos en mi existir.

 

Mi verbo dejará de hablar,

nunca mentará su desdicha,

mis ojos lágrimas podrán reflejar,

intentaré que nadie se posicione por encima.

Sociedad ignorante,

familia carente de fe,

no me pidáis nada,

pues como un ser inútil me veis.

 

No os coloquéis medallas en mis triunfos,

ni se os ocurra llorar si desfallezco,

haced lo mismo que hacéis ahora,

desconfiad por completo de mi actitud valerosa.

 

Tratarme como a un desgraciado,

pues esa es la raza que este mundo me ha asignado.

 

En soledad se encuentra mi alma,

lucharé contra todos vuestros pensamientos,

jamás os volveré a pedir nada,

esperaré lo mismo de la falsedad que mostráis en determinados sentimientos.

 

Ni empatía ni ayuda de nadie recibí,

tan sólo su limosna,

aún así, aunque a lo mejor debiera,

la misma moneda nunca os ofrecerá mi persona.

Escrito el 21/05/2014.

SIN AVANCE.

Ardor en mis sienes,

fuego en la boca,

silencio que escucha,

grito de angustia,

melancólico improperio,

horror en mi pecho.

Sarna convertida en espuma,

odio brotando a cascadas,

lágrima sin posible consuelo,

esperanza a la que le falta el alma.

Ciudad odiada de esfinges,

inercia transitando sus calles,

mentira a la vista de todos,

perfume de sus rincones,

habladurías sinsentido,

difuso horizonte.

Ocaso en cada amanecer,

cárcel que con el tiempo crece,

padre que no permite ser,

pobreza en mi bolsillo y mi mente,

impotencia de un cambio,

tristeza que pocos entienden.

No vivir en su brisa al respirar,

sentir que el latido se escapa,

por alcantarillas de bronce,

el tercer puesto en una familia que nadie reconoce.

Rata inútil,

insecto Kafkiano,

voluntad de loba en el Tajo,

abismo sin fin de espera Beckiana.

Más intentos a lo Osamu no pretendo,

mi cuerpo no querrá retornar a ellos.

Mi garganta se asfixia,

su mundo no existe,

yazco en esta hierba muerta,

soy frustración constante,

soy deseo perpetuo de no existencia.

Escrito el 20/05/2014.