BARROTES EN LA VENTANA

De nuevo en el calendario otra casilla marcada de gris,

las nubes envuelven tras su opaco manto

 a una luz que se rinde impotente,

y hacen que nuestra casa parezca hoy un lugar mucho más lóbrego,

aún mucho más frío y oscuro de lo que lo fue ayer…..

 

En ese ayer que quiero olvidar tronó tu voz,

y en tu mente descubrí cómo surgió la espuma del odio,

un rencor que convirtió nuestro lecho en un ataúd,

pues no te pude tocar,

no encontré la manera de que mi olfato pudiera desear aspirar por una vez más

 tu aroma,

pero reconozco que tampoco lo quise…..

 

Silencio mantuve sin descanso,

y esta mañana me ha guiado hacia tu ausencia,

mis labios probaron su café más amargo,

pues tu risa me parecía perdida,

aunque todavía está impregnada en cada rincón de este cuarto……

 

Te confieso que ese sonido que me brinda la noticia de tu alegría,

ese ruido que me pareció en la pasada tarde tan lejano,

es el eco que mis oídos desearían escuchar por siempre,

y ahora me siento un ser torpe y estúpido,

pues mi presencia sé que aquí sin ti es tan solo vacío, y mis lágrimas gotas que nada importan, no sabes cuanto añoro tu tacto…..

 

Descoloco papeles buscando un orden que jamás encontraré,

y pienso en Miguel Hernández,

en la cebolla, la madre,

 y en un niño.

En nuestra ventana por si aún no lo sabes

 también hay recios barrotes,

mas yo en vez de escribirte una nana me acuesto,

tengo insomnio y siento remordimiento,

pues hay entre los dos un texto inacabado……

 

Mi reclusión finalizaría con tan solo girar una llave,

y mi libertad sé que únicamente eres tú,

me abandono en este instante en mi mundo,

y me acurruco buscando tu abrigo

en este hogar que se ha convertido en mi cárcel…..

 

Te espero en esta ahora tan solitaria cueva,

 en este refugio que es tan tuyo como mío,

pretendía ofrecerte mucho más que este menguante fuego,

como otros así lo dicen, poder regalarte la luna era mi deseo….

 

Intento inventar para ti el más bello de los cuentos,

la historia que haga brotar de tu rostro una sonrisa,

para cuidar eternamente de tus sueños,

 y optar así a ser ese hombre

 que cada día te ayude a sentirte más viva por dentro….

 

Mas qué puede decir alguien como yo,

un ser que soy de lo más inocente y simple,

que puedo expresarte que no sea mi verdad…….

 

 Y sin mucho más que decir,

al recordar en este momento tu mirada,

al evocar una caricia tuya,

escribo con mi dedo en el aire

lo que quizá es un tardío te quiero,

y se esfuma mi ímpetu,

a la basura tiro mi ego……

 

Mi cuerpo se va quedando dormido,

pero insensato de mí

 todavía mantengo la esperanza de recibir  

 algún mensaje que escriban tus dedos,

una breve frase que alivie esta tristeza,

apenas un par de palabras,

algo que me diga que no sabes cómo

has conseguido amarme,

que no sabes por qué me dices te quiero…..

ESCRITO EL 17/04/2016.

Anuncios