TARDE LLUVIOSA DE MAYO

 

Se apaga el sol

y yo me encuentro leyendo poemas.

Poemas escritos con dedos

temblorosos y tristes,

manteniendo el corazón oculto

en mi puño,

comprobando cómo las palabras

me subyugan el pecho.

Evocan todas mis ausencias,

las que todavía están,

y esas que sin pretenderlo

se fueron….

Una cabeza sobre mi hombro,

un juego de cartas,

los consejos tras las preguntas,

y guardada sin que nadie lo supiera

una fotografía en aquella

billetera ajada.

Echo tanto de menos a los que ya no están…..

Añoro tanto a los que no tengo cerca…..

Nuestra casa es como una tumba

cuando tú no estás,

silenciosa y sombría,

y sabes porque me conoces

que rompo fácilmente a llorar.

Recordándote como lo hago ahora

creo oír los pasos de un crío que no ha nacido,

y no sé si nos lo traerá la esperanza algún día……

Mas me siento cansado y perdido,

por eso me vienen a la memoria

los que me levantan.

Yo también fui como todos un niño,

y mis primeros berreos recorrieron

con ellos otro hogar y volaron libres tras su mirada por el campo.

Por ello a esta hora el ocaso,

la lluvia,

los poemas leídos,

la soledad de este cuarto….

hacen que sueñe despierto

con un reencuentro,

me hacen sentir tu abrazo…..

y no te preocupes que ya termino,

me conoces demasiado bien para saber

que cuando hablo a veces no paro…..

tan solo me queda decirte…..

nunca te olvido,

jamás lo podría hacer con aquellos que sé que me aman y amaron.

ESCRITO EL 15/05/2016

Anuncios