LA SOLUCIÓN.

El sol en cada amanecer me encontraba meditando,

cientos de noches pasé en vela,

leyendo a unas horas en las que sólo

puede reinar la oscuridad y el silencio.

Siempre busqué esa verdad

que consolase mi alma,

estudiando sin reglar,

creyendo carecer de la necesidad de cultivar la amistad,

autodidacta y esclavo soy y fui

de las palabras que expulsa mi boca.

Pensé horas y horas sobre qué sería lo correcto,

en dónde estaría aquel bien que me enseñaron,

como aliviar los síntomas de unos padres enfermos.

Lo hice también en mi futuro,

ese que quiero compartir contigo,

en cómo guiar nuestro destino,

el que deseo que esté a salvo de posibles lamentos.

Y aunque mis test mostraban que poseo bastante inteligencia,

cavilé sin hallar solución,

me siento necio,

pues no sé la manera de arreglar mis problemas.

Y creo que fui comprendiendo la realidad,

pupilo soy de los que tropiezan siempre con la misma piedra,

pues el Carpe Diem jamás lo logré ejecutar,

sabiendo que es lo único que me podría dar algo de paz y felicidad.

Porque de dar tantas vueltas a esta mente que se encuentra crispada,

consentí a mi existencia habituarse a su soledad,

ante mi incredulidad mis padres se van consumiendo,

y fui abandonando a unos amigos a los que ya no me atrevo a llamar.

Pero lo que me apena más,

es que noto como te estoy perdiendo mi amor,

te prometo que lo intentaré,

mas no sé si algún día conseguiré cambiar.

Escrito el 12/06/2015.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s