INSTANTES PARA LA MEMORIA PERSONAL.

Una brisa cálida, la semioscuridad interrumpida por el brillo creciente de las farolas, que se encienden, que iluminan nuestro paso.

Mis padres a mi lado, celebrando el hito alcanzado, el de este hijo que ahora ven sano, pues yo con su ayuda eliminé la melancolía de antaño.

Tristeza lejana, dolor sin importancia, sentimientos honestos de amor y respeto.

Los tres paseando, ellos cogidos de su mano, rodeados de este esplendor y su belleza, la que fuera para el disfrute de reyes, la de un Aranjuez que fue en los tiempos en los que ostentaba mi cólera tan odiado.

Sonrisa en el rostro, alegría en mi pecho, comida en un plato, cierta nostalgia con sabor a éxito, puesto que no por desear dejarlas atrás, se pierden las horas transcurridas en el recuerdo.

Iglesia de San Antonio, en frente tuyo mi sentimiento aquella noche era pleno, la felicidad me brotaba por los poros, ese es el día en que les quise más a ellos.

Hoy brindo por atesorar estos hermosos instantes, por olvidar teniendo presente mi lamento, y por todos aquellos horrendos años, los que me configuran, los que me han hecho esta persona que vive su momento.

Ya que el desprecio que hacia mí mismo tenía, se convirtió en un tremendo amor propio, transformé mi alma que era negra y vacía, en una flor de color que refulge en mi interior como si fuera una estrella.

Escrito el 27/09/2014.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s