DESPEDIDA A UN LUGAR.

Al río,

a los árboles de su vereda,

a tus floridas sendas,

a esas gentes

con sus rostros marchitos,

a aquellos chismorreos

que a veces contenían verdades,

a la perspectiva

de tu luna de otoño,

a la de ese sol que cegaba,

a esa hondonada de polen,

a la melancolía de tu mirada.

A la casa de mi adolescencia,

a los perros y sus tumbas,

a la enfermedad

que de mí poco a poco se ausenta,

y a esa dignidad que absurdamente buscaba.

A todo ello le digo adiós.

De la cara materna en cada mañana,

de su extrema belleza,

de querer romper

mi fealdad contra su espejo,

de maldecir con rabia mi suerte,

pues en eso ya no creo.

De tenerlo todo hecho

y su condena,

de no saber cual es mi vida,

del sentimiento amargo de que la estaba perdiendo,

y sobre todo de aquel intenso frío,

de su cruel e insólito deshielo.

De todo aquello me despido.

Como un lobo solitario

creo ahora mi destino,

mis manos son la prueba,

tus ojos, el mejor testigo.

Nunca hubo ni habrá en mí

ni pena ni lágrimas eternas,

aunque a veces atraque en mi pecho la nostalgia,

a pesar de que aún tienes en mí importancia.

Alegre por la oportunidad

de poder ser yo mismo,

en ocasiones estoy triste por lo que amo,

por lo que se halla ausente,

por mi lejanía perenne,

y por la distancia enorme

que a esta hora con su manto nos envuelve.

 

ESCRITO EL 16/11/2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s