SAGRARIO A FINALES DE 2013.

En este año que termina se la puede seguir contemplando con su pelo color gris ceniza, con las arrugas surcando una piel cada vez más pálida, llena de esas manchitas que son las pecas de la vejez.

Todavía conserva el anillo de casada en el dedo anular a pesar de la larga ausencia del hombre amado, y el gordo se mantiene tan deforme como siempre. Se la sigue viendo con su altura, de la cual no hay que olvidarse, que lejos de ser para ella un motivo de orgullo, es una condena con la que le cargó la señora naturaleza. Pero todas sus peculiaridades serán recordadas como se recuerdan los defectos de las personas queridas, como una simple anécdota de una vida ya vivida.

Hoy lleva un broche de flores de nácar blanco, y unos pendientes dorados de aro, le abriga una chaquetilla a cuadros, y está sentada sobre unas ruedas que la sirven de piernas, pues las suyas ya no andan al haber recorrido con valentía su senda.

Ahora su voz me parece cada vez más apagada, su tono cada vez más disminuido. A cada semana que pasa se la observa con mayor cansancio, como si algún ente divino poco a poco, como a empujones, la estuviese arrastrando hacia un lugar en las alturas, en el que no existe ni pena ni olvido. Un lugar en el que crecen los geranios cuidados por unas manos que la esperan, unas manos conocidas y al fin reencontradas, para que ya jamás sean separadas, compartiendo sus sentimientos juntos en el paraíso.

Pudiendo descansar al haber realizado en su pasado una gran obra, la más hermosa que un par de seres humanos pueden realizar, plasmada en unos hijos, nietos y bisnietos, y rubricada con la educación de su entendida cristiandad.

A partir de este momento desde el cielo y al lado de su Dios velarán por los suyos, tal como hicieron estos dos seres alados en la tierra. Al menos es lo que espera este autor algo descreído, que ve marchitándose a esta flor que es su anciana abuela.

Que mañana quizá no estará presente, pero que siempre se encontrará en un rincón privilegiado de su pecho. El que se halla ahora lejos de la melancolía, al descubrir junto a ella otro día nuevo.

Escrito el 07/12/2013.

Anuncios

Un comentario en “SAGRARIO A FINALES DE 2013.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s