SIN MIEDO

A la oscura y bella dama,
que detiene el latir de los corazones.
A ese auténtico sentimiento que ama,
dando confianza a retraídos caparazones.

Al existir ajetreado,
de la gran urbe.
A mi melancólico pasado,
y a todo lo que a mi pecho turbe.

Al futuro incierto,
viviendo el presente.
Siendo un experto,
de una alocada y disidente mente.

Ya que esto dura tres días,
deseo sentirlo plenamente.
Mientras tú lleno de esperanza te mentias,
pues en este mundo la eternidad está ausente.

Todo fluye,
nada me pesa,
mi alma intuye,
que deja de estar presa.

Del temor a esa dulce dama,
cuyo nombre es muerte.
Que en un ocaso me postrará en la cama,
lleno de paz, si me acompaña la suerte.

Mas ello no sé en qué tiempo será hallado,
siendo largo el querido,
dejando detrás mío un legado,
de un escribir, que sincero es pretendido.

Escrito el 28/09/2013.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s