TU VISIÓN.

Te conocí en Madrid.
Disfruté de tu visión.
Como a un inocente aprendiz,
me robaste la razón.

Diste a mi latir alas,
que ahora descienden al averno.
Condenando mi triste alma,
al recuerdo de un rostro tierno.

Tu marcharas al extranjero,
a habitar en tu distante mundo.
Yo con mi verbo sincero,
continuaré un caminar vagabundo.

De pensamiento rebelde,
y hablar visceral.
De disidente mente,
y existir sentimental.

Siendo así que en Madrid,
tuve tu bella visión.
Como a un inocente aprendiz,
me robaste el corazón.

Escrito el 18/08/2013.

Publicado desde WordPress para Android

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s