EL NIÑO QUE NO QUERÍA GORRINOS.

El recuerdo más feliz,

la juventud de mamá,

los empachos

a pan y leche caliente,

aquel nunca te abandono,

y las sonrisas de gente ajena al pasear.

 

Una senda que estoy perdiendo,

un refugio que dejo atrás….

y en mis zapatos ya no hay

ningún regalo de gorrinos,

ni hoy están a mi lado

los que en mi pecho y en mi mente

siempre están.

 

La nostalgia más profunda,

un barco a la deriva,

y algo en lo que puedo sumergirme,

sobre todo cuando la oscuridad de mis noches

me hacen temblar de frío,

o cuando la tempestad jalea a mis miedos

para que rompan lo que es ya de por sí

una alma quebradiza.
 

La niñez es

mi recuerdo más feliz,

la juventud de papá,

y aquel nunca te abandono.

 

Hoy me desperté siendo un adulto,

aunque reconozco

que al abrir mis ojos e ir a ver mis regalos

desearía más que nunca encontrar algún gorrino

entre mis zapatos.

 

 

(A MI FELIZ NIÑEZ EN LA QUE FUERON FUNDAMENTALES MIS PADRES)

 

 

ESCRITO EL 06/01/2016

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s