LA HUIDA HACIA UNO MISMO.

Salió de uno de los hoteles que se ubicaban en frente de la playa del Sardinero, con su cámara en las manos y su mochila al hombro. La cadencia de su respiración se tornaba cada vez más pausada, más acompasada. Le iba envolviendo una tranquilidad que proporcionaba a su cuerpo un sosiego deseado por todo ser humano. La brisa marina le acariciaba el alma. Aquellos cinco días de descanso le fueron necesarios para reflexionar, para continuar el camino que se había propuesto hace un año, y que por motivos familiares tuvo que posponer.

Miró hacia el horizonte respirando su olor a sal y arena, poniéndose a andar sin un destino prefijado, caminando en dirección opuesta a la salida del sol, que vigoroso y brillante invadía con sus rayos la ciudad de Santander.

Llegó a un parque repleto de palmeras que circundaban una pequeña plazoleta que tenia un mirador en uno de sus extremos, el cual apuntaba, entre desafiante y dubitativo, a esas aguas hoy tranquilas del mar Cantábrico. Se sentó observando el vaivén de las olas, que chocaban contra la orilla retrocediendo al momento, con un ritmo monótono y contenido. Con la voluntad férrea de la constancia.

Fue entonces, ante aquella visión de calma plena, que sintió paz. Una paz interior jamás conocida por él, liberando así su mente de antiguos grilletes, los cuales le habían tenido amarrado al pasado, a una moral intransigente que ahora se alejaba de su pecho jugando con el viento, permitiendo a su corazón tener un latir más intenso. Más real. Preparado ahora para amar y ser amado. Listo para soñar, para dibujar un futuro lleno de esperanza, carente de odio, completo de pasión. Pasión por esta vida que se le antoja única, que no quiere que desaparezca sin haberla sentido auténticamente, sin haberla amado con intensidad.

Se levantó y extendió los brazos, invadiéndole así la energía positiva que posee el cosmos, del que él es parte. Exhalando alegría. Gritando con su voz un tanto áspera la palabra: LIBERTAD.

Escrito el 24/09/2013.

Publicado desde WordPress para Android

Anuncios

Un comentario en “LA HUIDA HACIA UNO MISMO.

  1. Este escrito es impresionante! bello y encantador, parece que uno se transporta a ese mismo lugar y que siente la brisa y la arena….esa libertad tan anhelada y esa paz que te envolvía……yo te deseo lo mejor
    felicidades

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s