EL MUGRIENTO CONTRATO

Aquella no era una casa cualquiera

era la vivienda de un auténtico gorrino,

pues no es que fuese sucia, sino que más bien era pordiosera.

En una pared había olvidada una compresa

incrustada al lado de un ronchón oscuro,

y el moho crecía en el lavabo y en la despensa.

El suelo estaba pegajoso y levantado,

y aquel baño era un verdadero estercolero,

en el que logré ver mi rostro horrorizado

en un espejo que no es que tuviera mugre,

sino habitantes nocivos transitando,

pues todo en él era cutre.

Hasta las vistas a un descampado,

en donde las flores seguro se pudren

gracias al olor allí aposentado.

Total, que con el dueño marrano,

sin saber aún muy bien el porqué

firmé un contrato, y dándole mi mano,

en la que al cabo apareció la sarna,

me quedé con aquel aposento no sólo insano,

sino pequeño y en ruinas,

que además parecía de oro al costar tan caro.

Pero todo lo haré por vivir aquí,

en la ciudad más contaminada de España,

cuyo nombre es Madrid,

pues es en donde se halla mi sentimiento y mi alma.

Y es que si no fuese por mi amor a esta ciudad,

mudarme a este hogar sería un desconsuelo,

mas en ella sólo es felicidad,

a pesar de este frio invierno,

que sin calefacción, me entumece los miembros con su hielo.

 

A PABLO RODRÍGUEZ.

 

Escrito el 25/01/2014.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s